Jump to content
Search In
  • More options...
Find results that contain...
Find results in...

La Era Del Lobo


Guest archad

Recommended Posts

  • Invitados

Saludos, hoy les presento un nuevo Fanfic titulado “LA ERA DEL LOBO” es la tercera parte de mis dos anteriores trabajos sobre la saga de Asgard y aunque son independientes todos entre si, bien existen nexos de unión entre ellos.

Argumento: La historia transcurre en el mundo helado de Asgard, Un terrible poder está despertando y diversas poblaciones del reino de Asgard han sido totalmente aniquiladas. Todos estos hechos transcurren mientras Fenrir de Epsilón guerrero divino de Asgard tiene sueños espantosos en los que un terrible y gigantesco lobo de niebla le ataca, mientras su armadura no solo le deja a merced de este ser, sino que se pone frente a él de modo agresivo dispuesta a atacar a su portador, todo esto mientras investiga el origen de ese nuevo peligro que amenaza  a Asgard. ¿Que relación habrá entre estos hechos?, ¿Podrá descubrir Fenrir lo que ocurre realmente y enfrentar al nuevo mal que planea con destruir todo el reino?

 

Esta es la obra y estos los capítulos, disfrútenla:

 

LA ERA DEL LOBO

 

PRÓLOGO

 

CAP.1: AULLIDOS DESDE EL CORAZON

CAP.2: BUSCANDO AL ENEMIGO

CAP.3: LOS HIJOS DE FENRER

CAP.4: KRULL, LA BESTIA DE LOS HIELOS

CAP.5: LA MALDICION DE KRULL.

CAP.6: LAS TRES ESMERALDAS

CAP.7: EL LEGADO DE SIGFRIDO

CAP.8: EL OJO DE LA OSCURIDAD

CAP.9: LA HERMANDAD DE LA LUNA

CAP.10: AQUEL QUE SE OCULTA EN LAS SOMBRAS

CAP.11: LA DAGA DE HIELO. DULCE MELODÍA DEL NORTE

CAP.12: LA TENACIDAD DE ALBERICH

CAP.13: CAMINO DE RECONQUISTA

CAP.14: EYVIND, EL SEMIDIOS

CAP.15: EL DESTINO FINAL DE UNA MALDICION

CAP.16: EL ERROR DE ALBERICH

CAP.17: SANGRE DE LOBO

CAP.18: YO, FENRIR

 

           FIN

 

 

Apunte: Cabe destacar la diferencia entre el guerrero divino de Epsilon llamado Fenrir y el Gran lobo del norte llamado Fenrer. Ya que los nombres tan parecidos pueden crear confusión normalmente me dirigiré en esta obra al enemigo como el gran Lobo, por su nombre humano o bien alguna vez aparecerá como Fenrer cuando se relaten hechos pasados o sean requeridos para resaltar la marca propia del gran enemigo de Asgard.

 

Link to comment
Share on other sites

  • Invitados

LA ERA DEL LOBO

 

PRÓLOGO

 

   La niebla se hace cada vez más espesa, como si de un manto cada vez más intenso se tratara; pero la cacería sigue su curso, nada ni nadie los puede parar, ni la niebla, ni la tormenta. La manada llega al recodo cerrando cada vez más la tenaza que aprieta el cuello de la presa, cada vez está más cerca de su objetivo. Todos los componentes de la manada lo saben, la presa está cercada no tiene escapatoria posible. Él, aunque uno más en la manada da órdenes silenciosas con solo unos gestos para que el ejército de las bestias avance. Sigilosos pero rápidos se muestran contundentes y efectivos. Ya están delante del objetivo, el ciervo no puede escapar, hoy la manada comerá. Fenrir se alegra por sus amigos y compañeros. Hoy han trabajado como un equipo compacto, como si de uno solo se tratara. En ese momento Fenrir al igual que sus camaradas siente el olor a miedo del animal acorralado, esto está hecho… pero hay algo más, normalmente las presas sucumben al miedo y no forcejean, pero este animal es distinto, está aterrorizado, siente su final pero aún con todo el animal sigue nervioso. _ ¿Como es posible eso? pensó Fenrir.

 

   Algo más profundo inquieta al animal, los lobos antes decididos empiezan a titubear ante el asombro de Fenrir, algo sin duda ocurre. El pánico del animal ha hecho mella en la manada, incluso Jing a caído en el embrujo que ejerce el miedo de la presa y estos comienzan a retirarse pese a las órdenes de Fenrir…

 

Fenrir: ¿Que hacéis?, ¿Jing?, ¿Jing? ¿Por qué os vais?, es solo un animal muerto de miedo, ¿es que el hambre que os frustra no es suficiente para dar el bocado final a esta presa que ya casi está en nuestras manos?

 

Mirando a la víctima, nota que tras la retirada de la manada el animal continúa aterrorizado, si, él sigue ahí pero, ¿realmente el animal nota que el peligro ha pasado o es otra cosa?.

 

El aire es cada vez más irrespirable y la niebla húmeda comienza a dejar mojados a los dos, presa y guerrero siguen bajo la angustiosa niebla uno al frente del otro, pero es esa niebla extraña la que le inquieta, esa que parece provenir de una distante isla rocosa  más allá del mar. Para los habitantes del norte a ese tipo de islas las denominan Holms, ¿Pero que tiene esta de especial?...

 

La presa está fuera de si, el terror la vuelve loca, jadeante y convulsionada, sus ojos son de un auténtico estupor hasta tal punto que incluso Fenrir duda si proteger al animal o atacarlo, pero no, algo más preocupa al guerrero un intenso poder está emanando de aquella isla de la que la niebla parece emerger. De ese inmenso poder maligno surge una garra que destroza completamente al animal…

 

Fenrir: ¿Pero que es esto?

 

El animal yace partido en trozos por la descomunal y carnicera garra gigantesca que ha aparecido de repente.

 

Como si de un aullido se tratara, el extenuante y terrorífico viento helado que se ha formado de la bruma y niebla trae consigo una enorme cabeza de lobo que se abalanza sobre Fenrir volviéndolo todo de una oscuridad intensa y de un manto color carmesí, todo es negro, con hebras finas de rojo intenso, todo tiene el amargo sabor salado de la sangre y el reflejo de unos colmillos bañados en sangre roja, unas risas, unos grotescos gruñidos y un aullido feroz que devora sin contemplación con su manto de niebla a la luna y a la misma noche estrellada… Su armadura no solo se ha desprendido de él, sino que formando el objeto de su protección permanece amenazante frente a él con las garras preparadas.

 

Fenrir: Que… Aghhhhhhhh

 

Fenrir volviendo en si junto a sus lobos se examina al igual que a la manada, nada, todo sigue igual ni una herida, la armadura de Epsilon sigue unida a él, realmente al final se cazó a la presa pero y el resto… ¿ha sido un sueño?, ¿Un preludio?, parte real y parte sueño… ¿Qué es esta señal y que significa todo eso?,... los lobos siguen con el banquete, pero todo ha sido tan real a los ojos de Fenrir, el aroma persiste, los lobos permanecen tranquilos, todos salvo Jing que mira angustiado a su amigo…

 

Fenrir: ¿Qué ocurre, viejo amigo, es que tú también has sentido ese sueño tan tenaz que proviene de la niebla más interna y maléfica que nunca se haya dado en la zona de la estepa de Asgard?, ¿Sientes ese olor a sangre como yo?, si, está claro, ahora lo sé algo no va del todo bien, a no muy pronto va a despertar la niebla del Niflheim y con ella traerá la ruina de los hombres, ¿Cómo afectará a los lobos?, eso es un misterio pero pronto lo averiguaremos…

 

 

 

CAPÍTULO 1: AULLIDOS DESDE EL CORAZÓN

 

 

   Hace 7 años…

 

 

   El niño al que todos llamaban Karls corría por la nieve, una docena de ojos le observaban desde la oscuridad, el no podía verlos pero sabía que estaban ahí. Sus padres antes de morir le habían dicho que corriera, que no mirara hacia atrás, por ellos tenía que salvarse. Su madre había caído del caballo junto con él cuando se encontraban de cacería sirviendo a su señor, el padre raudo y veloz había saltado para protegerlos de los lobos, pero estos eran muchos, siguiendo las órdenes de su padre el niño había salido corriendo con la intención de llegar a la ciudad más próxima de la zona de caza para así salvar la vida. Él sabía que sus padres habían sido asesinados por los lobos, pero él había escapado, su meta era Diome. Diome era el pueblo más alejado del reino de Asgard y en las cercanías estaba el misterioso mar del norte desde donde tantas leyendas surgían. Mar adentro había un considerable número de Holms o islas rocosas muy peligrosas para los navíos, estas servían de muralla natural contra posibles invasores. Diome, tan cerca y tan lejos se le antojaba, Tenía que llegar allí antes de que los lobos lo atraparan.

 

   Karls corría, el corazón palpitaba con toda su fuerza tum, tum, pronto estaría en Diome y volvería a por los lobos con un grupo de guerreros dispuestos a vengar la muerte de sus padres. Tum, tum, el corazón latía deprisa, el tiempo se agotaba y Diome no aparecía, pero sabía que pronto la hallaría, estaba cerca, él había ido a muchas cacerías con sus padres cuando acompañaban al señor, su padre era uno de los mejores cazadores de todo el reino, pero aquella extraña bruma surgió de repente y los distanció del grupo principal ocasionando el fatal accidente del caballo al que montaban.

 

   Karls notaba el aliento embriagado de sangre de sus perseguidores, por lo visto era muchos, pues no se habían saciado con sus padres y él aún tenía menos posibilidades que sus parientes de enfrentar a una turba de lobos hambrientos y asesinos. Tum, TUm, TUM… el corazón cada vez golpeaba con más fuerza, tal vez se debía al estado de nervios que sentía, pero lo notaba como si alguien estuviera impulsando sus latidos hacia un siniestro y lejano camino fuera de su cuerpo, parecía como si de un momento a otro fuera a reventar por dentro… TUM, TUM,TUM… el corazón parecía que fuera a salir de su propio cuerpo de un momento a otro impulsado por una fuerza descomunal, los perseguidores seguían ahí, calibrando el momento de saltar sobre la presa, estrechando el cerco cada vez más, él lo sabía, había acompañado a sus padres muchas veces y sabía perfectamente el actuar de los cazadores, fueran hombres o bestias…

 

   Pero el camino que había seguido no era tal y como él recordaba y pronto no supo donde se encontraba, el camino subía hacia un pequeño repecho del bosque helado, cerca del lado izquierdo se intuía la silueta de un bosque mucho más tenebroso y extenso, este era el bosque de hierro. En ese momento el niño supo donde se encontraba y el terror le inundó su pequeño corazón, TUM, TUM, TUM el corazón seguía latiendo fuertemente a punto de explotar… el niño Karls desvió su ruta, no quería entrar en el bosque de hierro pues nadie había conseguido salir de allí jamás con vida. Siguió subiendo hasta que llegó al borde de la pared de la montaña. Un barranco  de cientos de metros se interponían entre él y su vida, más allá se divisaba el pequeño pueblo de Diome…

Karls sintió que hasta allí había llegado, pronto tendría a los lobos cortándole el paso y acercándose incansables e insaciables hacía su pequeño cuerpo para devorarlo. Esa no era manera de morir, él aún no era un guerrero y no podría formar parte del séquito de guerreros junto a Odín… No, no podía morir allí de esa manera. De pronto un viento frío y furioso emanó del cercano bosque de hierro, con él trajo susurros, estos parecían una mezcla de palabras humanas y aullidos…

 

_Karls, Karls, decía la voz mezclada con aullidos y el furor de la tempestad repentina que se había levantado. (Voz de mujer…) Karls, Karls… deja que el corazón explote, dentro de ti hay un don… el que te otorga poder de conquistador, deja salir a la bestia… ella está escondida en tu interior, búscala hasta el día que salga por fin, aún no es el momento pero debes dejarla seguir su camino o morirás, Tú corazón no es el que está por explotar, es tú verdadero poder, tú única posibilidad, aquello por lo que has sido enviado a este mundo.

 

 

En el niño las palpitaciones eran cada vez más intensas y arrítmicas, TUM, TUM, TUM… la voz de la mujer volvió, esta vez recitaba algo: Deja que se apodere de ti, déjala salir es tú única  salida, las cadenas cada vez están más débiles, deja que las rompa, enciende tu corazón, no te resistas, es la vida o la muerte… Es Él o tú…

 

Karls: No moriré aquí… pague el precio que tenga que pagar…

 

Voz de mujer: Eso es Karls, sigue, continúa, refleja en la niebla y en la tormenta el autentico kaos de tu interior, salva tu vida con aquél que te protege y se el valiente guerrero que se espera de ti…

 

Con un grito desgarrador del niño empezó a surgir una energía terrorífica, sus ojos cambiaron a tonos más rojizos, en torno a él, un aura de lobo gigante hacía su aparición en el momento en que los cazadores surgían de las sombras para devorar a su acorralada presa. Los lobos se abalanzaron sobre Karls, al mismo tiempo una fuerza descomunal emergía del niño y la oscuridad se hizo con el entorno.

 

   Poco después de ese suceso el niño recobró la consciencia, al levantarse vio a los lobos descuartizados, una enorme carnicería se encontraba frente a él, por un lado estaba contento pues alguien había vengado a sus padres con la muerte tan salvaje de aquellas bestias.

 

 

Karls: ¿Qué ha ocurrido?, Los lobos… los lobos están descuartizados, ¿pero quién lo ha hecho?

 

   Dirigiendo su mirada a todos los lados posibles, Karls no vio ni un solo movimiento de nadie a quién pudiera atribuir estos hechos, Con todo eso pensó que tal vez se debiera a la suerte y que tal vez un fuerte oso o algún otro animal hubiere aparecido y entablara esa descomunal lucha siendo fatal para el lado de los lobos, era muy raro y poco usual pero no se le ocurría otra cosa. De todas formas el ser que pudiera haber aparecido lo pasó por alto y ahora tenía que poner rumbo a Diome, pues seguir allí podría costarle la vida y tentar dos veces a la suerte podría ser fatal. Y la voz, la voz de esa mujer, tan siniestra y dulce a la vez… es que era todo fruto de su imaginación o del miedo que le recorría por todo su ser… sea lo que fuere había tenido suerte, mucha suerte.

 

En ese instante dos figuras observaban impasibles desde una cierta y prudente distancia, sus atuendos reflejaban una apariencia de lobos erguidos, sin duda esa apariencia se las daban las extrañas armaduras que portaban.

 

Grimson: Por fin dimos con Él.

 

Jarl: No cabe duda es Él.

 

Grimson: Se dirige a Diome, Bien, que se quede allí por el momento, pronto nos reclamará y Diome será el punto de partida, desde aquí se siente muy fuerte la energía de nuestro señor.

 

Jarl: Nosotros seguiremos con el plan previsto, pero habrá que vigilarle para protegerle…

 

Grimson: ¿Te parece que necesite protección?, Nadie sospechará de él y cuando de él emerja el gran poder, para los habitantes de Diome será demasiado tarde. Su energía nos llevará de vuelta con él.

 

Jarl: Sea así

 

En el bosque de hierro

 

Grid: todo ha comenzado, pronto la bestia que habita en él tomará todo su control y el niño desaparecerá para dejar libre a la bestia… La era del lobo comenzará muy pronto, siento la debilidad de las cadenas, el momento está cerca… Que tiemble Asgard pronto el reino de Odín se reducirá a cenizas.

_____________________________________________________________________________________

 

 

CAPÍTULO 2: BUSCANDO AL ENEMIGO

 

 

Época actual

 

 

   Noticias inquietantes llegaban desde los distintos puntos fronterizos del reino de Asgard que se aproximaban a los peligrosos y turbulentos mares del norte. Las ciudades fronterizas de Diome y de Hutts habían sido arrasadas completamente, por ello La princesa y sacerdotisa Hilda de Polaris guardiana de Asgard y representante de Odín en la tierra había convocado a su poderosa guardia real, los guerreros legendarios de Asgard.

 

Hilda: ¿Que habéis descubierto?

 

Zyd: Esas dos poblaciones Diome y Hutts han sido barridas completamente, en ellas solo hay sangre y muerte, una autentica carnicería, nadie se salvó para decir lo que ha pasado.

 

Hilda: Eso es terrible. ¿Cómo vamos a iniciar una acción si no sabemos lo que pasa?

 

Zyd: Allí no hay rastro alguno de nada.

 

Fenrir: Si no hay rastro es por que tú no sabes seguirlo, debería haber ido yo Zyd, yo sé seguir cualquier rastro y lo que cuentas es más propio de la actuación de lobos que de cualquier otra cosa.

 

Zyd: ¿Qué dices Fenrir?, ¿Acaso tú tienes alguna prueba de eso?, He estado bastante tiempo allí pero nada ni nadie circunda esa zona, no hay resto de ninguna energía.

 

Fenrir: Siempre hay rastros que poder seguir, nadie hace algo semejante y se va a si sin más.

 

Hilda: Muy bien Fenrir, si crees que tú puedes conseguir algo más debes partir inmediatamente, para ver si como dices hay una prueba o un indicio de lo que está pasando, temo que si no descubrimos algo más, otros pueblos de Asgard sufran el mismo destino que Diome y Hutts.

 

Fenrir: Bien, eso haré.

 

Zyd: Espera, yo también voy con el permiso de Hilda, si algo se me ha pasado por alto debo saber que o quienes  son tan habilidosos como para escapar de mis garras.

 

Fenrir: Yo trabajo mejor solo, aunque solo no iré, tú pondrías muy nervioso a mis camaradas los lobos.

 

Zyd: Me da igual lo que digas, mejor aleja a tus lobos de mí o verán lo que realmente cortan mis garras.

 

Fenrir: No te preocupes… pronto te enfrentarás a los lobos si ese es tu deseo.

 

Hilda: Esta bien dejad eso ya, Zyd acompañará a Fenrir, temo que Fenrir se adentre solo en algún tipo de trampa, el que haya hecho esto podría esperar unas acciones semejantes y estando los dos tendréis más posibilidad de éxito.

 

Fenrir: Cómo deseéis mi señora, pero es posible que más que una ayuda sea un estorbo, estoy seguro de las habilidades de Zyd, pero para esta misión hace falta algo que solo los lobos podrían hacer… acorralar y perseguir a una presa como uno solo y Zyd no conoce como nos movemos.

 

Zyd: Viéndolo desde ese punto de vista haremos otra cosa, yo me dirigiré a Hutts y tú al centro neurálgico de los acontecimientos en Diome. Luego nos veremos en ese lugar, espérame y allí sacaremos nuestras conclusiones, además no estaremos muy lejos el uno del otro por si ocurriera algo.

 

Hilda: De acuerdo guerreros, marchad, debemos saber con premura lo que está ocurriendo u otros pueblos serán aniquilados por la fuerza misteriosa que ha aparecido en Asgard.

 

 

Fenrir: Descubriremos quién es el responsable de esto, no tengáis duda alguna.

 

Zyd: Bien, partamos ya, nadie puede atacar Asgard y salir indemne.

 

Ambos guerreros parten hacia sus destinos…

 

Hilda: Lo que más me preocupa es que no se siente ninguna energía amenazante. Temo que ellos se dirijan a una trampa.

 

Sigrid: Tal vez  sepa esconder muy bien esa energía nuestro enemigo o está en un lugar donde es imposible sentirla.

 

Alberich: Por una vez estoy de acuerdo con él, Aunque yo opino que es más un lugar, para hacer algo semejante se necesita una poderosa energía y no hay ni rastro de ella. Aunque Fenrir opine que él pueda descubrir algo, lo cierto es que si para Zyd ha pasado por alto es por que no hay ni rastro de lo que ha acontecido, salvo esos cadáveres descuartizados.

 

 

Hilda: ¿Tú crees que se ocultan?.

 

Alberich: Es más, tal vez sepa de que se trata.

 

Hilda: ¿Sabes quién o quienes son los responsables de esto?

 

Alberich: No se nada seguro, pero hay indicios que nos muestran algunas tenues pruebas. Es evidente que si han atacado pueblos fronterizos se deba a alguien de fuera, exiliados o algo por el estilo. Con una fuerza semejante no debe tratarse de un simple ejército de guerreros henchidos de codicia y conquista. Sobre todo por la masacre, no han robado nada y no han conquistado nada, se han limitado a masacrar a los habitantes y luego se han marchado, luego las palabras de Fenrir son las que me preocupan… es más común ese actuar de lobos…

 

Hilda: ¿No querrás decir que eso se debe a lobos?

 

Alberich: No a lobos comunes claro está. Mirad este fragmento que he conseguido rescatar de antiguos textos de los libros de nuestros antepasados.

“ Cuando la tempestad plegaba los pinos de las montañas, cuando las olas tronaban espumeantes al romper en la fría roca de los mares en su inmenso fulgor, cuando el gruñido del oso y el aullido del lobo se mezclaban con el terrorífico y sibilante sonido macabro del viento, el guerrero sabía que el momento de la lucha había llegado”

 

Sigrid: Eso es un antiguo texto sobre los guerreros del Valhalla que luchan por Odín, todo el mundo aquí lo conoce…

 

Alberich: Esto tiene su continuación, ese texto es de todos conocidos pero el resto se perdió en las mentes de los hombres, este fragmento que viene a continuación es el que más me interesa y este sigue al que todos conocemos.

 

“El guerrero del norte era consciente de lo que se cernía sobre sus almas y sus cuerpos, la gran lucha, Él clama a sus huestes, ya viene, resurgido desde su cautiverio para traer la destrucción y la aniquilación a todo los reinos de la tierra, esos sonidos serán las trompetas de su anunciación. Él y sus huestes plantarán batalla hasta a los mismísimos dioses y una nueva era de destrucción y desolación traerán consigo”

 

Alberich: A menos que se les detenga claro…

 

Hagen: ¿Detener a quién?, ¿Qué significa ese texto?

 

Mime: No puede ser… eso es…

 

Hilda: El gran lobo Fenrer y sus huestes de destrucción.

 

Alberich: El problema oh Hilda, es que al gran lobo no se le puede vencer.

 

Sigrid: Eso es imposible, no conozco a nadie salvo nuestro señor al que no se le pueda vencer.

 

Tholl: Además contamos con la espada de Odín…

 

Alberich: La espada de Odín no funcionará contra Él. Ningún arma de los dioses podrá con él. Eso es lo que nos cuentan las leyendas de nuestros ancestros. Esta vez la ayuda de nuestros dioses no nos valdrá para nada. Estamos solos aquí, si es que se trata del gran lobo de la noche de los tiempos.

Hilda: Si eso es cierto y es el gran lobo el que ha resurgido, el reino de Asgard está en peligro y es posible que Zyd y Fenrir se dirijan a una trampa.

 

 

Hagen: Si no hay arma que le pueda vencer ¿que haremos…?

 

 

   Un destello se produce en los ojos de Alberich… pese a todo Alberich conserva una extraña calma…

 

 

Lugar: Diome. Frontera nordeste del reino de Asgard.

 

 

   Fenrir llega con su grupo de lobos a Diome.

 

Fenrir: Tal y como contó Zyd es imposible encontrar rastro alguno de lo que aquí ha pasado, ni yo ni mis lobos somos capaces de encontrar nada. Eso no es posible…

 

   En ese momento una niebla empieza a recorrer toda la zona, los lobos de Fenrir comienzan a ponerse nerviosos y se retiran dejando solo al guerrero de Epsilón…

 

Fenrir: ¿Que ocurre?, ¿Jing?, esto no es propio de mis lobos, jamás me dejarían si un peligro acechara… ¿Pero y esta energía que comienza a crecer… ¿que demonios?, parece provenir de aquél Holm apartado… la niebla es cada vez más intensa y desde el Holm emana una fuerza formidable… pero, ¿de quién puede ser, a quién pertenece esa descomunal superenergía?

 

 

   Desde la niebla más espesa que emana de la pequeña isla rocosa surge una figura gigantesca de un gran lobo, la sombra nebulosa de la colosal figura se dirige hacia Fenrir, este es incapaz  de mover un solo musculo, está paralizado mientras el terrible lobo se dirige a devorarle. Primero una enorme garra le rasga su armadura, mientras Fenrir continua atónito he inmóvil, sangrando por todo su cuerpo, es incapaz de tan siquiera mover la cabeza. De pronto como por arte de magia Fenrir recupera sus movimientos pero ya es demasiado tarde una enorme boca se abre delante de él, sus colmillos son tan afilados como sables y con su enorme boca podría tragarse a dos docenas de guerreros, los ojos enrojecidos por el color carmesí de la sangre presagian el terrible destino final al que Fenrir guerrero divino de Epsilón se enfrenta en su último combate, Combate en el cual no ha tenido la más mínima oportunidad pese a su grandísimo poder…

 

   El guerrero yace en el suelo cubierto por un manto rojo de sangre, con sus miembros desmembrados y su armadura del lobo intacta delante de él formando el objeto de su fuerza divina, el lobo… el lobo que tenía que protegerle lo ha devorado, se haya furioso delante de él con las garras prestas a seguir desgarrándole,… mientras él solo tiene su mirada de muerto vuelta hacia el Holm desde donde provenía esa gigantesca forma que le ha arrebatado la vida…

Fenrir, Fenrir”

 

   En su cerebro solo se escuchaba su nombre, alguien lo llamaba… el quería contestar pero era imposible, aunque su corazón quería responder, sus movimientos se lo impedían… de pronto volvió en si…

 

Zyd: Fenrir, Fenrir… ¿que te pasa, contesta?

 

Fenrir de pie, mirando al mar, vuelve en si y descubre que está rodeado por sus lobos y por Zyd de Mizar el cual lo llamaba y lo agitaba bruscamente por los hombros…

 

Fenrir: ¿Qué?... ¿Zyd… Jing, amigos?, pero que a pasado?

 

Zyd: Estabas aquí durante horas inconsciente, pensé que habías combatido pero pronto caí en la cuenta que no tenías ningún síntoma de haber entablado una batalla y los lobos te protegían mientras estabas en trance.

 

Fenrir: Dime ¿has descubierto algo en Hutts?

 

Zyd: Nada, lo mismo que cuando vine, no hay ningún rastro de nada, solo los cadáveres devorados por los lobos.

 

Fenrir: Igual que yo, pero lo más raro es que nuevamente he vuelto a tener despierto ese extraño sueño…

 

Zyd: ¿Un sueño estando despierto?, comprendo, es lo que te ha provocado entrar en trance.

 

Fenrir: Es como si mi cuerpo y mi alma desearan escapar de algo, de un gran peligro. Un lobo que me devora y del cual no me puedo ni defender.

 

Zyd: ¿Que extraño?

 

Fenrir: Es como si mi propia armadura quisiera devorarme, ir contra mi, después de cada sueño en el que un terrible lobo gigante de la niebla me destruye, aparece mi armadura frente a mi con las garras y los colmillos prestas a seguir descuartizándome.

 

Zyd: Bueno, no se que tendrá eso que ver con lo que está pasando, pero lo cierto es que hemos vuelto a hacer el viaje en balde.

 

Fenrir: No, no lo hemos hecho, estoy seguro que todo esto de los sueños y el lobo tiene que ver con ese Holm que se divisa allá a lo lejos.

 

Zyd: Ese Holm… ¿Por qué?

 

 

Fenrir: De allí proviene siempre la niebla que se transforma en lobo y me ataca.

 

 

Zyd: Entonces será oportuno ir hasta allí y averiguar que está ocurriendo en tu sueño. Tal vez tenga relación con lo que estamos buscando.

 

Fenrir: Entonces iré hacia allá, si son mis propios miedos debo enfrentarlos cuanto antes y averiguar por que se producen… y lo más importante de todo ¿Por qué mi armadura quiere abatirme y se enfrenta a su propio dueño?.

 

 

 

CAPÍTULO 3: LOS HIJOS DE FENRER.

 

 

 

Palacio de Hilda. Gran sala de Valhalla

 

 

Hilda: ¿Dices que ningún arma de los dioses podrá con el gran lobo?

 

Alberich: Así es, contra el lobo que todo lo devora no hay victoria posible. Según la leyenda el gran lobo es el mayor mal que puede acontecer a Asgard.

 

Sigrid: Si ninguna arma divina puede contra él habrá que buscar otra cosa que pueda vencerle. El mundo no necesita a un lobo así morando por sus tierras.

 

Alberich: El problema radica en que Fenrer, no va solo y Él ya es un gran peligro considerable para todo el reino.

 

Hilda: De todos modos aún no sabemos que sea Fenrer el que está detrás de todo esto, esperaremos la vuelta de los guerreros divinos y veremos que han podido descubrir esta vez.

 

   Alberich pensando para si.

 

Alberich: Lo que me preocupa es que si es el gran lobo, ¿por que se ha escondido?, ¿Qué hace que no ataca ya a Asgard?, ¿acaso aún no tiene el control sobre su ejército o es que su poder aún no es total?. Mmm tendré que investigar, si logro encontrar una manera de manejar y controlar a ese sujeto seré el dueño de Asgard. El problema es que no sé como hacerlo…

 

Lugar.Jarnved. El bosque de hierro

 

   Una gran muchedumbre ataviada con ropajes de lobo, forman un gran pasillo homenaje hacia su señor que ha recobrado el poder del gran lobo. Al fondo, las ruinas de una humilde choza y ante ella una vieja mujer espera paciente la llegada de su amado hijo. La comitiva empieza andar, delante de todos, los seis lobos de las sombras seguidos por ocho guerreros corpulentos  portando la imagen de un gran lobo con las fauces abiertas. Detrás de estos un gran señor portando el cetro con la cabeza de lobo junto a un individuo con ropajes sacerdotales, y detrás el último, el pequeño Karls cubierto tan solo con un manto en forma de piel de lobo. Karls apenas tenía 14 años pero su mirada inspiraba un temor que iba más allá de cualquier mal que pudiera haber en este mundo. Sus rasgos no eran precisamente de un niño, algo hacia ver en él que no era un niño normal y corriente.

 

Grid: Te saludo oh gran hijo mío, padre de los lobos y futuro rey de nuestra nueva era.

 

Dejando paso a Karls, este se dirige al centro de lo que parece un altar de sacrificios. En él, una pequeña columnata de cinco piezas de menos de un metro de altas, siendo la central la que presenta un disco con unas extrañas runas. El gran señor entrega el cetro al sacerdote y este lo coloca en una hendidura justo en el centro del disco rúnico. Implorando una plegaria a la niebla y a la noche del norte le pide una muestra del poder al gran lobo. Karls se adelanta y se pone frente al gran sacerdote.

 

Karls: Es un buen ritual, pero ahora hace falta algo más…

 

Sin apenas una percepción de movimiento en el Señor de los lobos, la cabeza del sacerdote se separa de su torso impregnando todo el altar y la columna central de sangre. Produciéndose un enorme destello el cetro comienza a desaparecer en una caída descendente mientras que otra parte de la columna asciende con un extraño objeto. Este no era ni más ni menos que una corona de oro blanco adornada con símbolos cadavéricos y en el centro la diminuta cabeza de un lobo.

 

 

La vieja mujer tomando el presente del ritual, coloca la corona en la cabeza de Karls…

 

Grid: Adorar a nuestro señor, Él ha vuelto a conducirnos a la gloria, observad la corona del terror, con ella hará presa de pánico a nuestros enemigos y pronto nos otorgará el reino de Odín, Aquél que se jactaba de habernos encerrado de por vida en un recóndito e infernal lugar. Una nueva Era a de nacer. Todos los pueblos del norte serán destruidos y la era de sangre y destrucción comenzará. Es la era de los lobos.

 

 

Colocando la corona sobre la cabeza de Karls proclama rey de los lobos a su hijo. De esta empieza a manar un gran poder que acrecenta los bastos poderes que Karls ya poseía. En torno a él aparece una armadura del color oscuro de la noche, una armadura siniestra y a la vez formidable.

 

Grid: Señor Karls, hijo mío debéis ahora ir hacia Asgard y tomadlo a vuestro antojo, arrasad y convertir en cenizas el reino de nuestro enemigo.

En ese momento Karls agarra a Grid por el cuello impidiéndole respirar…

 

Karls: Nadie da órdenes al gran lobo, haré lo que tenga que hacer cuando quiera y todo aquél que no acate mis órdenes será destruido. Has comprendido. Sirve a tu señor o muere.

 

Aflojando la fuerza que ejerce sobre el cuello de la vieja señora, esta respira hondo…

 

Grid: Perdón señor… haré lo que mandes hijo mío.

 

Karls: Ya no soy tu hijo, soy el padre de la oscuridad, no lo olvides vieja. El mundo ha de cambiar y yo haré que todo cambie según mi voluntad.

 

 

Grid: Yo… solo creo en tu poder, quiero que seas nuestro rey.

 

Karls: Y rey seré, pero nadie más osará decidme lo que debo hacer o morirá.

 

El gran señor ataviado con una armadura de lobo se dirige hacia su señor y arrodillándose le jura lealtad.

 

Eyvind: Te juro lealtad mi señor Karls, yo y los grandes señores estamos a tu servicio. Tus huestes están preparadas para seguir tus órdenes.

 

 

Karls: Muy bien, hijos de Fenrer marchad, vamos a invadir Asgard. Destruid todo lo que os salga al paso, no quiero supervivientes, la era del lobo a comenzado, que la sangre sea nuestro néctar para la batalla, que la muerte sea nuestro estandarte y que los aullidos de los lobos sean nuestras trompetas. Quiero que convirtáis en cenizas a todo el reino jajajaja. Que reine el terror y la desolación jajaja.

 

 

CAPÍTULO 4: KRULL, LA BESTIA DE LOS HIELOS.

 

 

 

   Las poblaciones de todo el reino de Asgard eran brutalmente atacadas siguiendo un camino de sangre y destrucción. Estas no se podían ni defender y lo peor de todo es que cada vez se aproximaban más a la capital Asgard.

 

Hilda: Esto no lo podemos consentir, todas las ciudades de Asgard están siendo atacadas, debemos ir y enfrentarlos.

 

Hagen: ¿Crees Hilda que es prudente dejar a Asgard sin protección?, el enemigo pronto estará a las puertas de Asgard, debemos protegeros ante todo princesa.

 

Hilda: Ante todo hay que proteger al pueblo de nuestro señor Odín.

 

Sigrid: No importa que enemigo se ponga al frente, todo aquel que intente atacar Asgard se enfrentará a los guerreros legendarios. Nadie nos ha vencido nunca sea Dios o mortal.

 

Tholl: Nadie pasará las puertas de  Asgard, eso se lo prometo.

 

Alberich: Estáis muy valientes, bravo, que no se diga que los guerreros divinos carecen de valor, pero… ¿como pensáis vencer a un ser al cual nadie ni siquiera los dioses han podido vencer nunca?. Con valor solo pereceréis y con vosotros el reino lo seguirá detrás, Hilda y todo ser viviente que no tenga dos dedos de frente.

 

 

Hagen: No te permito que hables así…

 

Hilda: Basta Hagen, deja que Alberich se explique.

 

Alberich: Digo, que nadie ni nada a podido vencer al gran lobo y hagamos lo que hagamos será un suicidio.

 

Hilda: ¿Que propones que hagamos entonces?

 

Alberich: Aunque parezca un acto de cobardía, lo más sensato es abandonar Asgard a su suerte y concentrarnos en la manera de vencer a este rival.

 

Sigrid: ¿Abandonar a Asgard a su suerte?, ese es tu sabio consejo.

 

Alberich: Si quieres vencer al gran lobo, si. Tal y con lo que contamos ahora nos sería imposible vencerle.

 

Hagen: Las huestes de Fenrer están casi en Asgard, es el momento de salir a su encuentro si nos retrasamos más nos los encontraremos en las mismas puertas.

 

Hilda: No podemos arriesgarnos a que en Asgard suceda lo mismo que en otros lugares del reino, pero debemos detenerlos.

 

Alberich: Hay otra manera de detener al lobo. Pero debemos actuar deprisa…

 

 

En ese momento un soldado irrumpe en la sala.

 

 

Soldado: Señora, el enemigo se acerca… son incontables…

 

Hilda: Es demasiado pronto su avance ha sido rápido, oh no, ¿cuantos pueblos más han perecido en manos de esos sanguinarios locos?.

 

Alberich: Hay que tomar una decisión y rápido.

 

 

Mientras en las proximidades de Asgard…

 

 

Eyvind: Mi señor Karls, estamos cerca de Asgard, pronto nos haremos los dueños del reino de Odín.

 

Karls: Bien, tomando Asgard, desde allí podremos movilizarnos más rápidamente por todo el reino y llevar nuestro sacramento de sangre a todos los lugares jajaja. Instauraremos una nueva Era, todo aquél hombre fuerte que no se una a las huestes de los lobos serán ejecutados.

 

Eyvind: Si mi señor.

 

En otro lugar un poco más alejado… Zyd, Fenrir y el lobo Jing llegan al Holm rocoso, de él, el guerrero de Epsilón había tenido sus peores pesadillas.

 

 

Zyd: ¿Que lugar es este?

 

Fenrir: Es el Holm de hierro, vamos debemos seguir adelante, si no me equivoco pronto llegaremos a una cueva de rocas puntiagudas.

 

Zyd: Pero este lugar es el que describen las leyendas, ¿no es donde los dioses encerraron al lobo Fenrer?.

 

Fenrir: Si, eso parece. Si el lobo está libre es por que ha roto sus cadenas, lo extraño es que este lugar me es familiar, por mis sueños o por otra cosa.

 

Zyd: Que extraño.

 

Justo antes de entrar en la caverna Jing se pone en guardia, aunque no solo el lobo ha captado el peligro.

 

Fenrir: Aquí hay alguien muy poderoso.

 

Zyd: Si, noto una energía enorme.

 

Fenrir: Pero no es la del gran lobo.

 

Zyd: ¿Cómo puedes estar tan seguro de que no es de Fenrer?. Es una energía muy grande.

 

Fenrir: No, no es la del lobo, la puedo sentir por que ya la he sentido antes.

 

Zyd: ¿Desde tu sueño has sido capaz de captar la energía del gran lobo?.

 

Fenrir: Por extraño que parezca así es. ¡Cuidado la energía que hemos sentido está a punto de aparecer!

 

 

Desde la caverna emerge una descomunal figura portando una armadura colosal que simbolizaba a una bestia del pasado.

 

 

Krull: ¿Quién osa internarse en el Holm prohibido?.

 

Zyd: Somos guerreros divinos de Asgard y venimos a buscar respuestas.

 

Krull: La muerte es lo que venís a buscar, jajaja. Toda respuesta llega ya tarde.

 

Fenrir: ¿Por qué dices eso?

 

Krull: El gran lobo ha desunido las cadenas y se ha liberado, su ejército de lobos salvajes ya marcha contra el mundo.

 

Zyd: Entonces es cierto, se trata del lobo Fenrer.

 

Krull: Jajajaja y que esperabais, todo el mundo está ya condenado, primero caerán los pueblos de Asgard, después, el mundo entero.

Fenrir: ¿Qué dices? El lobo ha comenzado sus movimientos hostiles.

 

 

Krull: El lobo Fenrer se encuentra ya a las puertas de Asgard dispuesto a tomar la capital del reino.

 

Fenrir, Zyd: ¡Quee! ¿El lobo está en Asgard?, ¿tan pronto?.

 

Zyd: Debemos ir lo antes posible a proteger a Asgard?

 

Krull: ¿Y como lo vais a hacer, si sois ya cadáveres? Jajajaja no os dejaré salir de aquí con vida.

 

Zyd: Bien, si debemos luchar antes contigo, te venceremos enseguida…

 

 

Krull: Jujuju

 

Fenrir cogiéndole del puño detiene a Zyd el cual se disponía a lanzar uno de sus poderosos ataques contra el gigante Krull.

 

Zyd: ¿Qué haces Fenrir?

 

Fenrir: Déjamelo a mí. Tú te dirigirás a Asgard para ayudar a proteger a nuestra señora Hilda. Yo me ocuparé de este sujeto.

 

Zyd: Pero, yo solo podría…

 

Fenrir: Además de derrotar a ese sujeto debo entrar ahí, tengo que descubrir algo más acerca de mis sueños que me atraían hacia este lugar. Es algo que debo de hacer, lo siento dentro de mí.

 

Zyd: Bien te lo dejo, pero apúrate tal vez necesitemos del poder de todos los guerreros divinos.

 

Krull: No te dejaré marchar, desde el principio de los tiempos ninguna víctima se me ha escapado.

 

Zyd: Toma esto. LA GARRA DEL TIGRE VIKINGO.

 

Krull Intenta protegerse del ataque pero este vira y choca contra el suelo cegándole por unos momentos. Aprovechando esta situación Zyd escapa del lugar y frente al gigante se coloca Fenrir y su lobo amigo.

 

Krull: Maldito… no escaparás…

 

Fenrir: Ahora tu adversario seré yo.

 

 

Krull: Tú, noto la energía del lobo en ti… ¿eres acaso uno de los fieles servidores de nuestro amo y señor?.

 

Fenrir: No, yo soy un lobo que pertenece a otra manada y no dejaré que ningún otro lobo nos prive de nuestro territorio. Yo y mis amigos venceremos al gran lobo.

 

Krull: Juju noto la gran fuerza que posees, hay más del gran lobo en ti de lo que piensas… pero no te dejaré pasar. Si decides huir, salvarás tu vida, sino te destruiré.

 

Fenrir: ahora verás como lucha un lobo de verdad.

 

 

Mientras en Asgard…

 

 

Hilda: No nos dará tiempo de evacuar a la población.

 

Sigrid: Yo os concederé ese tiempo, saldré al encuentro de nuestros enemigos.

 

Hagen: y nosotros también lo haremos.

 

Sigrid: No, si es cierto lo que dice Alberich, hoy no podremos ganar, pero os daré el tiempo suficiente para que evacuéis a la población, debéis dirigir vuestros esfuerzos en proteger a Hilda.

 

Tholl: No hay tiempo que perder y ¿A dónde nos dirigiremos?

 

Hilda: A Bluegard, ya envié emisarios allí, Pietr nos espera…

 

Sigrid: Hagen, te confío la vida de Hilda.

 

Hagen: No dejaré que sufra mal alguno.

 

 

Hilda: Vamos rápido, Sigrid, que unos cuantos soldados te acompañen y no mueras te necesitamos.

 

Sigrid: Es posible que a vuestra vuelta ya esté todo solucionado si consigo vencer al gran lobo todo habrá terminado. Esa es la única esperanza. Estos lobos se mueven muy bien, han sabido hacerlo, ahora como si de una presa se tratara nos tienen contra las cuerdas.

 

 

CAPÍTULO 5: LA MALDICION DE KRULL.

 

 

 

   Mientras el pueblo de Asgard marcha protegido por los guerreros divinos rumbo a Bluegard, el poderoso Sigrid acompañado de un reducido grupo de soldados salen al paso del ejército enemigo, ante ellos una gran hueste de guerreros de la generación del lobo se muestran dispuestos a aniquilar el último reducto de resistencia de la gran capital de Asgard.

 

   Los soldados enemigos se lanzan como fieras ante los soldados de Asgard pero estos con gran valentía consiguen aguantar el primer envite, pero pronto y ante los gritos de júbilo por lo que consideraban una primera gran victoria, un estremecimiento golpea sus corazones valerosos y los inunda del terror más profundo… una sección de enemigos despliega un gran número de guerreros soldados que se dirigen hacia la posición del desnutrido número de soldados asgardianos.

 

   Pero en ese momento todos esos guerreros son aniquilados por un gran poder, Sigrid guerrero divino de Alfa los ha mandado con su poder al más negro destino del mundo de la niebla eterna. Ante esto un nuevo número de vítores se alzan al cielo.

 

Soldado: Viva Asgard y sus poderosos guerreros legendarios.

 

Soldados: ¡Viva Asgard!

 

   Estos soldados henchidos sus corazones por el poder de su gran capitán se lanzan a aniquilar en tromba a unos confusos soldados lobos…

 

   Pero en ese instante una gran fuerza emitida desde la retaguardia del ejército enemigo hace morder el polvo a esos guerreros que habían pasado de sentir el valor de un corazón henchido de victoria y fuerza, a un temor en sus almas, y en lo más negro de su última visión de este mundo, sus peores pesadillas se hacen por un momento realidad, la mordedura de los lobos es brutal y como tales presas solo tienen un momento para mirar y poder observar su propio fin. Todo se apaga para ellos y son rodeados por una densa bruma que los conduce al camino de los valientes; pero un camino que al fin y a cuentas conduce a la muerte.

 

   Los grandes señores lobos se adelantan…

 

Sigrid: ¿Has sido tú el que ha hecho eso?

 

_le pregunta Sigrid al que parecía ser el líder de esos grandes señores poseedores de una fuerte energía.

 

Eyvind: Si, y eso es solo una muestra insignificante de mi poder, prepárate, ahora serás tú el que pruebe mi poder. LOBO REY DEL VIENTO.

 

   Una inmensa ventisca empuja a Sigrid y le hace retroceder unos metros pero este con las manos en alza consigue detener el empuje del viento. Acto seguido del origen de esta ventisca sale una cabeza de lobo formada por el viento e impacta de lleno sobre el guerrero divino, pero este solo retrocede un poco más.

 

Eyvind: Has podido controlar al rey de los vientos, ¿Cómo lo has hecho?.

 

Sigrid: Yo soy un guerrero divino y tus poderes aunque son fuertes no podrán competir con los míos ahora recibe tú el golpe de un verdadero guerrero de Asgard…

 

 

   Ante estas palabras el resto de grandes señores se pone en rededor de su líder dispuestos a combatir también…

 

Sigrid: No importa cuantos seáis, os derrotaré a todos a la vez, ahora contemplaréis el gran poder de Sigrid guerrero divino de Asgard.

 

En ese instante en el que Sigrid comienza a emitir su gran energía para realizar su poderosa técnica la espada de Odín, una voz les detiene.

 

Karls: Alto, yo seré tu oponente, hace mucho tiempo que quería tener un rival semejante.

 

Sigrid: este joven es…

 

Eyvind: Sigrid, este es nuestro señor, Karls.

 

Sigrid: Como puede tener una energía tan enorme y tan maléfica a la vez…

 

En ese instante otro de los grandes señores intercede…

 

Nal: Señor Karls, no debe mancharse las manos con él, déjemelo a mí, yo podré fácilmente con él.

 

Karls: ¿Osas interrumpir a tu señor?

 

Nal: No, mi señor pero…

 

Karls: Él es mío… vosotros preparad la invasión a Asgard.

 

Nal: Maldita sea, no has tenido suerte de enfrentarte con él, mi mayor deseo es vengarme de ti… pero dejaré que mi señor lo haga ya que no puedo desobedecer.

 

Sigrid: ¿Vengarte de mi?, no se quién eres y ni que puedo haberte hecho. Esto si que es un misterio.

 

 

Pronto los señores de los lobos parten hacia Asgard dejando solo a su señor.

 

Sigrid: Les pides que te dejen solo frente a mí, eso es un error.

 

Karls: No, no es un error, solo me llevara un par de segundos.

 

Sigrid: De acuerdo entonces, atacaré yo primero. QUE LAS LLAMAS DEL DRAGÓN TE CONSUMAN.

 

   El gran poder de Sigrid impacta en Karls que ni tan siquiera se mueve de allí, este recibe el poder de Sigrid como si de una leve racha de aire se tratara.

 

Sigrid: Mi poder no le ha hecho nada, será verdad que nada puede abatir al gran lobo.

 

   De Karls acto seguido surge una enorme energía que no para de crecer y de esta unas fauces terribles se dirigen hacia Sigrid el cual asombrado intenta contener el ataque pero es demasiado tarde, de un solo golpe Sigrid cae en un mar de sangre abatido e inconsciente.

 

Karls: Ni los mismos dioses pueden nada contra mi, yo soy superior a ellos, aquél al que temen, ¿cómo un mortal como tú, se enfrenta de esa manera contra mi?, ahora solo eres una víctima más… jajaja

 

   Dejando a Sigrid en el suelo, Karls parte hacia su objetivo, pronto saboreará lo que será su nuevo reino…

 

Mientras en otro lugar Fenrir se encuentra frente a Krull aquél ser que tiene una armadura en forma de bestia el cual porta un descomunal escudo…

 

Krull: Pese al poder que noto en ti no vas a ser rival contra la bestia antigua de los hielos sombríos.

 

Fenrir: Eso lo veremos, tú solo sientes el poder que de ahora emana de mí pero no su totalidad. Es importante que entre ahí en esa cueva, es muy posible que ahí halle las respuestas que busco. Veremos que puedes hacer contra esto, QUE LAS GARRAS DEL LOBO TE DESTROCEN.

Krull que es consciente del incremento de poder de Fenrir se ríe y esquiva fácilmente el poder con el escudo que le otorgó la armadura de la bestia al cual su armadura representa. Clavándolo en el suelo el escudo reacciona con un brillo oscuro el cual atrae todo el poder de Fenrir hacia él y lo engulle.

 

Fenrir: Ha blocado mi ataque fácilmente, ¿como es posible que de todas mis garras lanzadas las haya atraído hacia ese escudo?.

 

Krull: Jujuju este escudo pertenece a la gran bestia del hielo y repele cualquier ataque, cuanto más formidable es el ataque más resistencia ejerce el escudo. Aunque fueras un dios y tuvieras su poder nunca derribarías este escudo. Observa tú ahora el poder de la bestia. LA BESTIA NEGRA DEL HIELO.

 

   Pese a que Fenrir intenta esquivarlo gran parte del ataque impacta en Fenrir ocasionándole un gran daño tanto a su armadura como a él mismo. Solo gracias a sus reflejos y su habilidad consigue que no le impacte a bocajarro y ese instante que dura solo milésimas de segundo es el que aprovecha para no ser completamente derrotado. Aún así el poder es diferente de todo lo que Fenrir ha visto, ese poder podría equivaler a los dioses… no, ese poder es algo más, Fenrir muy perspicaz percibe que ese poder no proviene solo de ese gigante, alguien le brinda ese poder, ¿Pero quién? De seguir así solo encontrará la muerte, ese ser que dice ser el guardián del Holm y de la entrada secreta a la cueva donde el gran Lobo Fenrer estaba encarcelado, es algo más, mucho más de lo que aparenta, pero un peligro tan real como el propio lobo Fenrer.

 

Krull: Pareces aterrado por mi poder jajaja no desesperes pronto acabará todo.

 

Fenrer: Krull, dices que eres el guardián del Holm y de la entrada secreta a la cueva del Lobo de la noche, pero tu poder me ha enseñado algo más. Ese poder te lo brinda alguien no es tuyo propio… el impacto contra él me ha enseñado muchas cosas. Tú no pareces pertenecer al séquito del gran lobo, de ser así ahora tú tampoco estarías aquí.

 

Krull: Veo que no eres un Alfeñique de tres al cuarto, jajaja, El poder me lo brinda un dios antiguo…ella fue la causante de que posea este poder y de que esté aquí, fui engañado y este es el pago por mi jactancia y mis ansias de poder. Nunca he seguido al gran lobo, es más hubiere combatido contra él si fuera preciso, pero ahora ya es tarde.

 

Fenrer: ¿Ella, te engañó?.

 

Krull: Hace mucho tiempo, más del que puedo contar, yo era un joven y valeroso guerrero, debido a mi fama y mi jactancia de ser el mejor guerrero de aquella época, mis enemigos se la ingeniaron para que demostrara de verdad que era un guerrero valiente y valeroso, el mejor de todos y así yo sin entenderlo bien quise darles una lección y les dije que me propusieran cualquier cosa, la haría sin ninguna dificultad. Ellos que ya lo tenían previsto me dijeron que para demostrarles que era tal y como todos decían tenía que atravesar el Jarnverd.

 

Fenrir: Jarnverd, el bosque de hierro.

 

Krull: Así era, yo que no temía a nada me integré en su más profundo haber y allí encontré el peor de los males que podía ocurrirme y volví a ser engañado. Ante mí apareció la vieja bruja Grid, mediante susurros me atrajo hasta su guarida, ella, esa vieja del demonio… me ofreció algo que no tenía, un presente para el guerrero tan bravo y valeroso que se había adentrado en lo más profundo del bosque maldito. Ella me concedió esta armadura, me dijo que una vez vestida me otorgaría el poder de la gran bestia, un poder divino y con ello la juventud eterna. Yo inconsciente y sin reparar en nada más presa de mi ceguera me la puse sin preguntar por ese presente… el poder emanó de todo mi ser, pero algo más se hizo notorio… la bruja comenzó a reír, me dijo que ahora era uno de sus esclavos que todos esos dones tenían un precio y era que la bestia tenía que servir a su Hijo dios, hasta que despertara, era el guardián del sagrado Holm y debía proteger a su señor hasta que el Gran lobo se liberara.

 

 

Fenrir: ¿Y no te enfrentaste a ella?.

 

Krull: Lo intenté, pero la armadura tiene vida propia y no dejaba que levantara la mano sobre ella, tampoco me permitía quitármela, al igual que el lobo que voluntariamente se puso las cadenas y fue su perdición, a mi me ocurrió lo mismo. Además la propia Grid me teletransportó al Holm y me condenó a pasar toda mi existencia como guardián de su terrible hijo. Al final mis enemigos si consiguieron librarse de mí. Me otorgó un poder terrible pero con una maldición, yo no puedo hacer frente a la bestia que me domina y tengo que arrebatarte la vida, lo siento. Tu sangre debe bañar este lugar.

 

 

Fenrir: Veo que tu vida a sido toda una serie de calamidades, pero debo traspasar el umbral de esa cueva, de ello depende la salvación de todo Asgard estoy seguro… Ahora probarás que poseo mucho más poder del que imaginas.

 

 

   Aumentando su energía cósmica el poderoso guerrero de Epsilon prepara su nuevo ataque…

 

Fenrir: QUE LAS GARRAS DEL LOBO TE DESTROCEN.

 

   De la misma manera Krull vuelve a disponer su escudo clavándolo en la tierra helada del Holm y todo el poder de Fenrir es absorbido por el descomunal escudo.

 

Fenrir: Otra vez, no es posible.

 

Krull: Jajaja Ahora verás como mi poder termina contigo. LA BESTIA NEGRA DEL HIELO.

 

   El impacto esta vez lo recibe de lleno, pero sin embargo esta vez Fenrir apenas nota la terrible acción de ese poder…

 

Krull: ¿Cómo? No has recibido daño alguno, ¿como puede ser eso posible?, Antes mi poder hizo mella en ti… ¿Cómo ahora es que no surte ningún efecto?

 

Fenrir: No tengo ni idea, pero ahora sé como puedo lograr derrotarte…

 

Krull: ¿De veras?, ¿Y a qué esperas para hacerlo?.

 

   Fenrir vuelve a intentar su poder de las garras del lobo entonces Krull lanza su escudo contra el suelo para ejercer de defensa pero en ese instante un objeto azul se coloca debajo del escudo momento el cual Fenrir aprovecha para golpear con todas sus garras el escudo. Este se hace trizas y estalla en mil pedazos ante el asombro de Krull.

 

Krull: ¿Cómo has conseguido romper el escudo de la bestia?... pero mirando debajo, Krull descubre un objeto pequeño de color azul… ¿Qué es este objeto y por que está aquí?

 

Fenrir: Jajaja ese es un zafiro de Odín, es un objeto divino e indestructible ante un golpe como el tuyo, pensé que el escudo de la bestia de hielo tomaba su fuerza y su consistencia de la misma tierra helada, de ahí los destellos al recibir el impacto de mis poderes y de que tuvieras que clavarlo siempre al suelo, de ese modo daba igual que te atacaran como fuera, tu escudo siempre absorbía el poder viniera de donde viniera. Así conseguía evitar que tu escudo absorbiera los efectos desde donde se cargaba de poder, intuí que se convertiría en un vulgar escudo sin poder y de ahí el resultado. De ahí el hecho que usara mi zafiro para ello en el momento que tu escudo fuera a golpear el suelo y cargarse de poder.

 

Krull: Jajaja bien pensado eres un audaz y temible adversario, pero aún poseo más poder del que jamás pudieras imaginar… prepárate… este es mi ataque final jajaja…

 

Fenrir: Esto no me gusta, de su cuerpo emana una fuerza que se acrecenta cada vez más. ¿Será incluso capaz de igualar el poder del Lobo Fenrer?

 

 

Mientras cerca de Asgard…

 

Sigrid el guerrero divino de Alfa se reincorpora sumido en la tristeza de la derrota y que con ella ha permitido ver el horror de quienes se dirigen al lugar que él como guerrero divino debe proteger…

 

 

Sigrid: Si han salido a tiempo de Asgard todos estarán a salvo, pero me preocupa la invasión, Asgard si no está ya en manos de nuestros enemigos pronto lo estará, debo hacer algo.

 

   Mirando al cielo Sigrid ve a dos cuervos negros que lo vigilan, cuervos que lloran al igual que su alma, si, es seguro, el enemigo ha entrado en Asgard.

 

Ahora solo queda esperar una cosa, todo el reino será arrasado por las hordas maléficas del Gran lobo, Ningún objeto le puede matar pero…

Sigrid: No puedo hacer otra cosa, he sido derrotado de un solo golpe. Si ningún poder afecta a ese muchacho, habrá algo que si lo hará… debo traerla de inmediato… espérame Fenrer, pronto tus días de sangre tocaran a su fin. Pronto volveré y esta vez te derrotaré. Tal vez una leyenda mate a otra.

 

 

 

CAPÍTULO 6: LAS TRES ESMERALDAS.

 

 

   Asgard estaba invadida por los lobos, todos los soldados y grandes señores de los lobos esperaban la entrada de su Rey-dios.

 

   En ese momento Karls llegaba y el gran señor Eyvind le habría el paso hasta el trono de Valhalla. Antes Karls se fijó en la estatua de Odín.

 

Karls: De modo que este era tu reino, como ves ahora alguien más capaz lo controla y lo domina. Desde ahí verás como subyugo a tu pueblo. Verás masacres y sangre, tu reino se convertirá en un mar de muertes y todos temblarán al oír el aullido de los lobos. La Era del lobo ha empezado y desde tu reino se extenderá a otros países hasta que todo el mundo sea mío.

 

   Haciendo un gesto con las manos la cabeza de la estatua de Odín salta en mil pedazos…

 

Karls: Señores de los lobos desde aquí comienza mi reinado, la Era del lobo dará comienzo, pero antes de masacrar a todo el mundo buscad y dar muerte a todos los guerreros divinos que queden con vida, así como a su gran sacerdotisa Hilda . Una vez acabados continuaré con mi propósito, no podemos tolerar que nadie nos enfrente como lo hizo el guerrero anterior, todos deben ser los primeros en morir.

 

Eyvind: Sus órdenes serán cumplidas mi señor.

 

   Un destello brilla en los ojos de aquél gran señor de los lobos al que llaman Nal…

 

   El camino de la huída se hacía insufrible, el amargor de dejar sus casas hacía mella en sus corazones, todo el pueblo de Asgard caminaba como si de una marcha fúnebre se tratara, el destino era incierto, ni en Hilda ni en los demás guerreros divinos había una atisbo de esperanza, todos ellos marchaban con el único propósito de proteger a la población, pero eran conscientes que el enfrentamiento contra el Gran Lobo era inevitable, esto solo demoraba el momento y tanto da igual que se hubieren enfrentado antes a las huestes de Karls, si no había manera de derrotarlo solo se retrasaba el momento en que los pueblos libres y castigados por la brutal naturaleza de la zona serían además aniquilados de una vez para siempre y los vestigios de una época de grandes hombres del norte tocaría a su fin como ocurrió con los valerosos y fuertes hombres de Atlantis. Pero he aquí algo distinto tan solo uno de ellos no tenía el rostro alicaído, ese guerrero se dirigió hacía la princesa de Polaris y le expuso su idea.

 

Hilda: Adelante Alberich di lo que tengas que decir.

 

Alberich: Oh, gran Hilda, creo que tengo la solución de cómo vencer definitivamente al gran Lobo.

 

   El resto de guerreros divinos le prestaron aún más atención si cabe a las palabras dictadas del guerrero de Delta.

 

Hilda: Bien, espero tus palabras, todos las esperamos.

 

Alberich: Es cierto que al gran lobo no se le puede vencer con los recursos que tenemos aquí, pero si se le puede volver a encerrar en su cautiverio. El que el gran lobo sea consciente del gran poder que tiene será nuestra baza a jugar, dado que se cree superior a todos nosotros y a los mismos dioses, será fácil volver a engañarle y apresarlo, pero tendremos que ir por ciertos objetos que nos serán muy necesarios.

 

 

Hilda: ¿Ciertos objetos?

 

Alberich: Los objetos son los tres sellos sagrados que los dioses en su día usaron como las tres cadenas para atar al gran lobo, Leding, Drome y Gleipner. Con ellos volveremos a condenar al gran lobo en un encierro milenario.

 

 

Hilda: Pero esas son las cadenas que antaño encerraron al lobo…

 

Alberich: Así es, al principio el lobo solo era un juguete en manos de los dioses, pero un oráculo había vaticinado el desastre para aquellos de seguir el lobo en libertad. Ante este temor y el increíble crecimiento del lobo los dioses se vieron obligados a engañarle y crearon una cadena muy fuerte a la que llamaron Leding y que ningún dios podía romper. Estos se la mostraron al gran lobo Fenrer y le dijeron que si se ataba y se liberaba de esa colosal cadena les demostraría la gran fuerza que podría llegar a atener el lobo y su fama se acrecentaría. El lobo que se jactaba de su tremendo poder no tardó en caer en el vil engaño de los dioses, de modo que se dejó atar, el lobo con una gran fuerza hizo pedazos la cadena ante el asombro y la congoja de los dioses, así pues crearon a Drome con materiales más duros, siendo esta cadena mucho más gruesa y le expusieron lo mismo al lobo, este volvió a caer en la trampa y aunque le costó más el lobo la hizo añicos.

 

 

   Los Dioses ya desesperados pidieron ayuda a los antiguos habitantes del bosque de hierro, los elfos oscuros que antes moraron ese bosque tenebroso y estos crearon a Gleipner una fina cadena no tan gruesa como sus hermanas anteriores pero mucho más resistente, esta estaba compuesta por seis materiales mágicos, la fabricaron con el ruido que hace el paso de un gato, la barba de una mujer, las raíces de las montañas, los nervios de un oso, la respiración del pescado y la saliva de los pájaros. Es decir materiales secretos de los que nadie puede creer que existan, ese es el secreto. Así pues convencieron nuevamente al lobo para probar su fuerza pero este intuyó algún tipo de trampa, ya que no le daría reputación romper una cadena tan fina. Como prenda para ponerse la cadena pidió que uno de los dioses metiera su mano en sus fauces, no vaya a ser que tras colocarse la cadena y no poder liberarse los dioses no tuvieran prisa en desatarle. El valeroso Tyr fue el que se ofreció a ello y así el lobo fue encadenado y condenado al Holm de las sombras. Desde luego Tyr perdió su mano al no poder el lobo romper la cadena y sentir las risas de los dioses, desde ese día el lobo juró odio eterno a los dioses y que él sería el que pusiera fin a su existencia y masacraría a todos los que venerasen a sus captores.

 

Hagen: ¿Y donde se encuentran tales objetos?

 

Alberich: Si el gran lobo ha desunido por fin esos sellos de cadenas, no me cabe duda de que volvieron a sus respectivos lugares de origen en forma de esmeraldas, pero no solo debemos encontrar los sellos, debemos utilizarlos en orden o el hechizo no surtirá efecto. Debemos ir cada uno a por una de las esmeraldas y presentar batalla al gran lobo, aunque sea en el mismo Valhalla.

 

Hilda: Bien dispón lo necesario para ir en su búsqueda, mientras, un guerrero divino nos acompañará hasta que el pueblo de Asgard esté puesto a salvo en Bluegard.

 

Hagen: Yo quedaré a la protección de Hilda y del pueblo de Asgard hasta que estén sanos y salvos en Bluegard. Pietr nos ha concedido asilo y me guardaré que así lo cumpla.

 

Alberich: Pues entonces quedamos nosotros tres para traerlos aquí.

 

Tholl: ¿Dónde hay que ir para traer esas joyas?

 

Alberich: Tú mismo Tholl, te dirigirás a los montes asgardianos de Graskal allí debería estar Leding, los herreros de los dioses que la fabricaron moraron aquellos lugares. La reconocerás por su brillo intenso amarillo.

 

Tholl: ¿Una esmeralda amarilla?

 

Alberich: Una esmeralda mágica. No es una esmeralda común, es un sello de gran poder, las tres esmeraldas son de color amarillo, narnaja y rojo. Tholl, la tuya es la primera que deberá despertar ante el lobo.

 

 

Tholl: Bien, traeré esa joya lo antes posible.

 

Alberich: Mime tú irás hacia la población de Grondar, allí te esperará el poder de Drome. Se dice que ante la falta de materiales especiales para hacer una cadena todavía más resistente que Leding los herreros de los dioses tuvieron que usar un material especial, que solo allí se encuentra. La esmeralda anaranjada es la tuya.

 

Hilda: Entonces tú irás por Gleipner, Alberich.

 

Alberich: Gleipner se encuentra en el bosque de hierro, tendré que adentrarme en él y conseguir el tercer sello.

 

Hilda: Buena suerte guerreros, el futuro y la esperanza de Asgard está en vuestras manos.

 

   Una vez los guerreros divinos han partido, Alberich se pregunta si sería posible controlar al lobo con esa tercera cadena, si es así, no solo obtendría todo el reino para él y sus sueños de conquista se verían adelantados y conseguidos, sino que tendría a un sirviente leal y poderoso. ¿Pero es posible controlar al gran lobo…? Todo queda por ver, pero podría ser una gran ocasión para relanzar a la casa más poderosa de todo Asgard. Una vez más la casa de Delta serían considerados como reyes… de modo que sumido en esos pensamientos Alberich se dirigía hacia su destino, sabiendo que el gran lobo además de poderoso era inteligente como él y no estaba seguro de poder engañarle nuevamente.

 

 

Mientras en el Holm, la lucha entre Fenrir y Krull persistía.

 

 

Krull: Mira Fenrir, este es el poder de la bestia de hielo, el poder que iguala al de los dioses.

 

Fenrir: Ese poder… Qué fuerza tan diabólica y oscura a la vez.

 

Krull: Este poder es el que me otorga, la armadura de la bestia. ESCLAVO DE HIELO.

 

Fenrir intenta esquivar el poder pero este con una velocidad y un poder inmenso, le alcanza de lleno tumbando al guerrero de Epsilon…

 

Krull: Has sido un gran adversario, lástima que no te unieras al gran lobo… ¿Qué… pero qué es eso?

 

Fenrir se había levantado como si nada, aparentemente ese poder colosal apenas había magullado en absoluto al guerrero.

 

Krull: ¿Pero como lo has esquivado?

 

Fenrir: No tengo ni idea, solo que tu fuerza ha resultado ser del todo ineficaz, debe tratarse de mi armadura divina, pese a que tienes un poder de origen demoníaco, no es suficiente para detener al lobo de la estepa…

 

Krull: ¿El lobo de la estepa?, entonces es por eso…

 

 

Fenrir: Ahora recibe tú el impacto de mis garras. QUE LA GARRA DEL LOBO TE DESTROCE.

 

Krull: Ya detuve tu poder antes y aunque no cuente ya con el escudo se como detener ese poder, para mi será como un juego de niños…

 

Pero el poder de Fenrir parece que es más poderoso incluso que antes y el poder asesta un golpe mortal a su adversario…

 

Krull: ¿Pero como…?

 

Fenrir: Jamás subestimes a los lobos…

 

Krull se encuentra gravemente herido y al borde de la muerte… en él resuenan las palabras de Fenrir… el lobo de la estepa… entonces lo comprende, pero no ve posible como su adversario ha obtenido ese don.

 

Krull: Me has vencido… ahora lo comprendo, Aunque te hubiera atacado con un poder aún superior no hubiera podido acabarte, a medida que te enfrentabas conmigo lo he entendido, tú o tu armadura están conectadas de alguna manera al gran lobo.

 

Fenrir: ¿Qué quieres decir con eso?

 

Krull: La gran bestia del hielo me ha dado una serie de dones pero también maldiciones, una de ellas es que jamás podría atacar al gran lobo, a medida que luchábamos me di cuenta que no podría contigo, tú o tu armadura tienen alguna relación con el gran lobo y el espíritu de la bestia lo intuyó… por eso he perdido.

 

 

Fenrir: Pero ¿entonces por que luchaste si lo intuías, si sabías que nada podría afectarme por eso?

 

Krull: Solo la muerte  podía liberarme de mi destino. Gracias guerrero por liberarme de mi prisión y de las maldiciones que durante largo tiempo han socavado mi vida. Hoy estoy feliz, haz algo por mi… yo jamás he sido el guerrero que soñé desde mi infancia, hazlo por mi… derrota al gran lobo, así mi espíritu que se condena en las más profundas nieblas del Niflheim descansará en paz como el guerrero que siempre quise ser y  luchar por los dioses y por el pueblo de Asgard. Mi vanidad me llevó por el camino opuesto al que debía seguir.

 

Fenrir: Te lo prometo, lucharé y haré morder el polvo a ese ser del averno. Ahora debo…

 

Krull: No es necesario que entres ahí, yo te diré lo que buscas, tú y tu relación con el lobo… debes enfrentarte a Él. Solo tú podrás detenerlo, tú tienes una misión… enfrentándome a ti lo he sabido, la conexión de tu armadura, se dice que una armadura divina fue forjada bajo el signo del gran lobo, este puso su sangre para que la armadura fuera a su servicio, pero Odín apresó al gran lobo y a esa tu armadura, Odín atrajo para su lado, pero la huella del gran lobo quedó latente en ella, esa es la relación que guarda, por eso parte de Él reside en tu armadura y por eso yo no he podido contigo, jamás podría levantar la mano contra el lobo, a medida que luchábamos tu armadura se cargaba de la esencia de Él y este lugar a ayudado a ello; es como un amplificador del espíritu del lobo, este sagrado lugar actúa así como defensa.

 

Fenrir: Pero mi armadura, en mi sueño me ataca a mi mismo…

 

Krull: ¿Crees que te ataca? No, tu… armadura solo te indica el camino… tú y ella frente al gran lobo… sigue el camino… venga la afrenta que me hicieron… ahora eres un lobo y Karls es tú presa… Aghhh… gracias por hacerme sentir otra vez vivo… gracias por devolverme mi espíritu tal y como era…tienes que detenerlo… Aghhh

 

Fenrir queda atónito al observar que tras la muerte del guerrero que primero había sido su rival y ahora se convertía en amigo, de él escapa una densa alma furiosa, una forma grotesca y gigantesca de negro color y alma más negra todavía. La maldición estaba acabada.

 

 

Fenrir: Lo lograré iré a buscar al lobo y le venceré… yo Fenrir guerrero divino de Epsilon, por mi señora Hilda y mi dios Odín. Ahora lo se, mi armadura no me atacaba, solo me indicaba que tengo que ser yo el que luche contra él, pues de otro modo todo se perderá. Lobo contra lobo… pero él es más que un Dios y yo solo un guerrero, ¿podré con él…?, Eso espero.

 

________________________________________________________________________________

 

CAPÍTULO 7: EL LEGADO DE SIGFRIDO

 

 

 

   Sigrid vencido por el gran lobo consigue llegar hasta la casa donde le vio nacer, una de las casas más nobles de todo el reino, el portón de entrada de la gran mansión estilo nórdico era protegido por sendas gárgolas que representaban a un dragón de dos cabezas, signo  y posición que alcanzó su divino antepasado al derrotar al gran dragón.

 

   Sigrid se dirigió a una de las estancias más secretas y allí un viejo sirviente de aspecto demacrado y viejo y de estatura baja le abrió las puertas de la habitación la cual daba por una extraña puerta enrejada hacia las catacumbas de los antepasados del guerrero. Allí en la más sombría oscuridad solo perturbada por la tenue luz de pequeñas antorchas, abrían paso por el camino de la cripta hacia un altar mucho más iluminado… ante él se erguía como el más precioso de los tesoros, el más preciado y secreto objeto que guardaba la casa de Alfa desde tiempos inmemorables…

 

Sigrid: Está aquí y sigue intacta totalmente, con ella derrotaré al Gran Lobo. Con el más preciado de los tesoros de esta casa. La espada mágica de Sigfrido el grande, la asesina de dragones. Este objeto no pertenece a los dioses sino a los hombres, con ella venceré al lobo como mi antepasado venció al dragón. Con ella derramaré la sangre del lobo en la tierra sagrada de Asgard y el mundo comprenderá cual poderoso es el descendiente de la casa de Alfa y protector de Odín.

 

 

Guldan: Oh señor Sigrid, ¿es que va a utilizar el poder de sus antepasados para derrotar a su adversario?, con todo el poder que posee ¿Es que has encontrado a un rival al cual no puedes vencer?.

 

Sigrid: Guldan, mi fiel sirviente, ha llegado la hora de mostrar el poder de mis antepasados, el rival al que quiero vencer es al gran lobo.

 

Guldan: ¿El gran lobo es libre?

 

Sigrid: Si, y ya me enfrenté a él, pero el poder de este ser es mucho mayor del que pude imaginar y según las profecías ni los hombres ni los dioses podrán con él, por eso recurro a este don, la espada mágica pertenece a fuerzas místicas que se encontraban en estas tierras, ni humanos ni dioses son los responsables de su creación y por tanto es la única manera de acabar con el peligro que atenaza a todo el reino, sino una era de completa destrucción se cernirá sobre todos los pueblos libres del norte y la raza de los grandes guerreros desaparecerá.

 

Guldan: Mi señor, le deseo suerte en su empresa, que no es menor que enfrentarse a la mismísima reina del Niflheim, ni a sus depravadas hordas de seres infernales.

 

Sigrid: Lo derrotaré, por la sagrada alma de mis antepasados y por la armadura y sus dones que ostento. La sangre del lobo correrá por Asgard y el cazador se convertirá en presa.

 

   Así partiendo con la espada Sigrid se dirige de vuelta a Asgard para presentar batalla ante el gran lobo. El destino de Asgard ahora está en sus manos.

   Durante el trayecto Sigrid se ve sorprendido por una fuerza amenazadora que aparece frente a él.

 

Nal: Por fin te doy alcance guerrero de alfa.

 

Sigrid: Tú eres uno de los señores de Karls.

 

Nal: Jaja así es. Eres muy fácil de seguir, para un lobo someter a una presa tan sencilla como tú es un juego de niños. Ahora estás cercado por mi poder jajaja.

 

Sigrid: ¿Sabías que me dirigía hacia aquí?

 

Nal: Desde luego, esa espada que llevas corrobora mis sospechas, cuando mi señor te derrotó tan fácilmente, tu única posibilidad era blandir nuevamente la espada del maldito Sigfrido, ahora adquiriré gran esplendor al derrotar a uno de su estirpe y vengarme por fin de la afrenta sufrida…

 

Sigrid: No se a que afrenta te refieres, pero si estás del lado del gran lobo pasaré por encima de ti si es necesario.

 

Nal: Jajaja tú no recuerdas las batallas anteriores pero en el seno de mi familia, la venganza es a lo que aspiramos. Por fin el honor de mi familia quedará restaurado.

 

Sigrid: Sigo sin saber quién eres y que relación tienes conmigo y mi estirpe.

 

   Acumulando una niebla extensa alrededor de toda la zona, unas sombras comienzan a moverse en el interior de estas, producidas por el poder que emana del señor de los lobos.

 

Nal: Tal vez esto te lo recuerde. DRAGON DE LAS SOMBRAS.

 

   De esas sombras un dragón de dos cabezas emerge como una sombra negra y ataca a Sigrid el cual con la espada de Sigrid y de un solo tajo parte en dos, antes de que la demoníaca sombra del dragón lo alcance.

 

Nal: ¿Has partido la sombra del dragón en dos?, esa es la espada de Sigrid… ya veo su poder y con razón derrotó al dragón.

 

Sigrid: Esta espada es la espada que venció a Fafner el dragón de sangre inmortal, esta espada es capaz de partir el agua de un arroyo en dos mitades, es una espada mágica.

 

Nal: Esa espada me pertenece, debería estar en mi poder… es mi derecho a reclamarla como su señor…

 

Sigrid: Comprendo, entonces tú eres descendiente de la casa del dragón… ese ataque que me hiciste antes, el dragón de las sombras… es Fafner.

 

Nal: Así es y como sabrás esa espada y tú propia vida me pertenece, te venceré y recuperaré el poder que antaño mis antepasados dejaron escapar por su crueldad y por su ambición.

 

Sigrid cogiendo la espada la lanza hacia el centro de los dos contendientes…

 

Nal: ¿Pero que estás haciendo?, ¿Qué diablos significa esto?

 

Sigrid: Lucharemos por la espada, si me vences tuya será, pero te lo advierto, no necesito la espada para vencerte…

 

Nal: Eso lo comprobaremos. DRAGÓN DE LAS SOMBRAS.

 

   Esta vez y sin la ayuda de la espada el dragón de las sombras se dirige hacia Sigrid pero este con un solo gesto con los brazos la detiene…

 

Nal: ¿Como has podido detener mi ataque solo con tus brazos?, ahora no tienes la espada mágica.

 

Sigrid: Crees que el poder de Fafner tiene alguna posibilidad contra mi. Yo el descendiente de Sigfrido domino al dragón, su sangre hizo inmortal a mi antepasado y ese es un legado que se a transmitido a todos los descendientes varones de la casa de alfa… el poder del dragón corre por mi sangre y ni tú ni tu dragón por muy espectral que sea podrá derrotarme jamás.

 

Nal: recuerdo la historia…

 

 

   EL ORO DE LA MUERTE

 

 

   Durante años un granjero de nombre Hreidmar, ambicioso y cruel al igual que sus hijos y que además descendía de una facción de hombres que poseían el don de la brujería, anhelaba convertirse en señor por medio del oro que sabía que tenía escondido el enano hechicero del bosque de nombre Andvare, sabía que tenía mucho oro y este sería algún día para él, así adquiriría poder y pasaría a formar una casa nobiliaria de gran poder y quién sabe si algún día podría ser alguno de sus hijos rey. Acompañado de sus dos hijos Fafner y Regin se adentraron en el bosque para dar caza  y robar el oro del enano. No tardaron en descubrirlo y hacerles llevar hasta donde el enano tenía oculto su oro.

 

   El enano les dijo que si no le hacían ningún mal podrían llevarse todo el oro a excepción de una moneda mágica que sus padres le habían dado, ya que esta moneda era la causante de que el enano pudiera fabricar oro y así recuperarse de tal robo. Pero el Granjero pensó que con ese oro y ese poder mágico llegaría incluso a ser rey él mismo, no tendría que esperar a que sus hijos lo fueran algún día.

 

   El enano que era un hechicero les vaticinó un gran mal si es que decidían quedarse con la moneda pues es una moneda maldita, la cual provocaría un gran mal a todo aquel que la tuviera y que no se la hubiera ganado de manera noble. El granjero no lo escuchó y le robó la moneda, pronto formó una casa nobiliaria, pero la maldición del oro mal adquirido comenzó a perfilar el futuro funesto de la casa de Hreidmar.

 

   Un día sus hijos le reclamaron parte del oro adquirido exponiéndole, que ellos fueron los que encontraron al enano y que sin su ayuda no podría haber obtenido semejante botín. El padre que se había convertido en un ser huraño y avaro se negó rotundamente.

 

 

   Una noche Fafner se acercó a su padre mientras este dormía y le asestó una cuchillada la cual lo mató al instante. Fafner se hizo con el oro y con la casa de su padre, entonces el hermano de este Regin que se había convertido al igual que su hermano en un experto en artes oscuras, le reclamó su parte de la herencia. Pero Fafner se negó y convirtiéndose en un gran dragón de dos cabezas mediante conjuros se llevó el botín y se ocultó en las montañas.

   Regin que no sabía que hacer para recuperar el oro a sabiendas que su hermano lo custodiaría día y noche y puesto que era un rival demasiado peligroso para él, decidió acudir a un guerrero de grande fama llamado Sigfrido. Este le otorgó una espada mágica que había pertenecido a su familia de negros hechiceros desde eras anteriores a estos tiempos y en donde la magia y la brujería era lo común en esos tiempos turbulentos de magia y espadas.  Sigfrido le dijo que una espada mágica no le haría tener más valor pero aceptaba el presente como pago por su trabajo. Se decía que esta espada era la espada de un rey brujo de los atlantes y que tenía el poder de partir el agua en dos mitades.

 

 

   Regin informó a Sigfrido del paradero de su hermano, ahora convertido en un dragón sanguinario y de paso le recordó que todo el oro que guardaba en su guarida debía ser íntegramente para él. También le dijo que si mataba al dragón y su sangre le tocaba este sería invulnerable en toda aquella parte del cuerpo que fuera bañada por la sangre de este dragón inmortal. Sigfrido aceptó de buen grado tan valiosa información y los requisitos de su misión.

 

   Sigfrido una vez ante el escondite del dragón le retó a que saliera, este, orgulloso y vanidoso salió a su encuentro a sabiendas de que ganaría sin más importancia que si de una pulga se tratara, pues hasta ahora todos los intentos por parte de los humanos por matarle habían fracasado. Su poder de fuego era tal que nadie había resistido ningún envite del dragón. Sigfrido que conocía la peligrosidad del enemigo utilizó la espada mágica y de un tajo creó una enorme zanja delante de él. El dragón salió loco de furia, de sus fauces escupía un fuego infernal que se dirigió hacia el valeroso guerrero, pero este de un salto se ocultó en la zanja abierta por la espada. Cuando el dragón Fafner avanzó para ver el cadáver de su retador, Sigfrido salió de la zanja frente a él y le clavó la espada en el corazón. Ante los chorros de sangre que caían del dragón, el valeroso guerrero se desnudo y fue completamente bañado por la sangre del dragón, pero ocurrió que una vez más la maldición del oro tocó a todo lo que le rodeaba y aunque Sigfrido no lo había tocado si es cierto que mató a uno de sus causantes salpicándole una parte de la maldición. Pues cuando este se bañaba en los chorros de sangre del dragón un viento arrastró una hoja la cual quedó pegada en la espalda del guerrero a la altura del corazón y fue este uno de los males que le llevó más tarde a Sigfrido a perder la vida, aunque había ganado para si y su estirpe el don de la sangre del dragón y a partir de ese momento todos sus hijos varones portarían el poder de la sangre del dragón con las mismas debilidades y virtudes.

 

   El dragón Fafner se desplomó y murió, solo entonces cuando el último aliento del dragón había espirado, Regin apareció para recoger su oro, pero este que no se fiaba de Sigfrido de que pudiera haberse quedado con algo, decidió tentar a su suerte y de paso recuperar tan presente regalo que le había hecho al entregarle la espada mágica de sus antepasados; Este se acercó a Sigfrido y le dijo que si ahora quería además de ser inmortal tener la vida eterna debía comerse aún palpitante el corazón de Fafner, solo así sería como un dios, como muestra de que no había problema el mismo hincó un mordisco en el corazón y comió un pedazo, pero Sigfrido que se olió la trampa, ya que este no dejaba de mirarlo,  atravesó de parte a parte a Regin con la espada y se alejó de la zona dejando allí los dos cadáveres de los dos hermanos y el tesoro maldito del enano, pues su casa era demasiado rica y no le habían pagado por el oro, Sigfrido pensó que con el don de inmortalidad y la espada estaba suficientemente pagado. Sigfrido de haber comido el corazón del dragón habría perecido, al poseer ya la sangre del dragón en su cuerpo.

 

   Pero Regin antes de morir profirió unas últimas palabras… _ sea nuestra desdicha, la tuya, ya que el veneno del enano ha hecho mella en nuestras vida sea igual para el que ha matado a los malditos, pues algún día Sigfrido, tú y tus descendientes tendréis una muerte inesperada, así habrá de ser para todos los descendientes de tu casa. Y diciendo estas palabras espiró.

 

Nal: Durante generaciones esta historia ha estado recitándose interminablemente hasta que llegue el momento del enfrentamiento y ahora yo soy el destino que te persigue, yo seré el que de muerte al guerrero de alfa de esta era. Yo seré el mal que te atraviese el alma y ejecute la maldición de Andvare.

 

Sigrid: Lamento que creas esas tonterías del pasado, muchas generaciones han pasado ya, tú no podrás vencerme ni ahora ni nunca pues tengo una misión divina. Debo matar aquél que gobierna a los lobos de la noche y si para ello primero debo ejecutar a todos sus guerreros lo haré.

 

Nal: Muy bien hablado, valeroso como Sigfrido. Pronto me haré con esa espada y con tu vida.

 

   Creciendo nuevamente la niebla en todo en rededor, el poder de Nal comienza a incrementarse y de la niebla surgen unos ojos furiosos, ojos llenos de odio y de fuego…

 

Sigrid: ¿Qué es esto que se esconde en esa niebla?

 

Nal: Son los hijos del dragón, tiembla ante sus garras. LAS GARRAS DE LA OSCURIDAD.

 

   El poder ataca a Sigrid pero este aunque recibe todo el golpe y es derribado se levanta y se vuelve a poner en pie.

 

Sigrid: Tu poder es fuerte guerrero lobo, pero no podrás contra mí. El dragón inmortal.

 

Nal: No puede ser, es que este guerrero no tiene puntos débiles como lo tenían sus antepasados.

 

Sigrid: Tal vez si los tenga, pero yo soy conocedor de mis puntos débiles, pero para acertar en ellos debes ser más poderoso y rápido que yo, y tú no lo eres. Yo soy el elegido por Odín para ser uno de sus guerreros y ahora el poder de nosotros ha aumentado hasta ser dignos de Valhalla. Este es el poder que anhelas, este es el dragón que te abatirá. QUE LAS LLAMAS DEL DRAGÓN TE CONSUMAN.

 

Nal: Es… es el espíritu del gran dragón… Aghhhh que poder, aún no estaba preparado para vencerle… pero mi señor te vencerá Aghhhh vendrá tu fin en esta era te lo garantizo…

 

Sigrid: Un guerrero de Odín no teme al destino, pues siempre estaré al lado de mi señor. El miedo y la muerte no son nada para un guerrero divino. Yo recuperaré Asgard y devolveré el esplendor de los valientes.

 

 

 

CAPÍTULO 8: EL OJO DE LA OSCURIDAD

 

 

 

   El gigantesco guerrero penetra en los límites de las montañas de Graskal, su misión: conseguir el primer sello para detener al gran lobo que se encuentra escondido en una esmeralda de color amarillo. Según Alberich, pronto daría con ella, pues en estos montes es muy sencillo captar la energía que desprende la piedra, aunque tenue es posible sentirla, el problema es si esta está vigilada, aunque eso para Tholl carecía de importancia pues estaba dispuesto a cumplir la misión que su princesa le ha encomendado y además salir victorioso, si…, recuperaría para ella el trono perdido de su señor Odín y mandaría al lobo al peor de los infiernos conocidos para que los muertos puedan roer los huesos de su carroña.

 

   Tholl en todo momento percibía el poder de esa esmeralda que curiosamente vibraba en conjunción con su zafiro de Odín.

 

Tholl: Parece que ambas piedras están conectadas, tal vez es por ello que noto su resonancia y su poder. Cada vez que me acerco más, más fuerte siento el poder de esa piedra o lo que rayos quiera que sea.

 

   Graskal era una tierra escarpada, cubierta de nieve y hielo, pese a todo no era del todo intransitable, pero para un guerrero divino curtido en los más fieros entrenamientos durante tormentas cargadas de tempestades, hielo y fuerte nevadas, no era más que un sencillo paseo, pero algo no iba del todo bien y sentía que alguien le acechaba… si se tratara de uno de los señores de los lobos era que habían descubierto el plan y para ellos al parecer resultaba fácil seguir la pista de un guerrero de su tamaño. De todas formas por formidables que fueran esos guerreros el era uno de los más poderosos guerreros del reino y su condición le daba ventaja ante cualquier eventualidad. Si era un señor de los lobos pensó pronto el cazador caería como presa, pues él era uno de los elegidos para portar las divinas vestimentas que su dios Odín les otorgará.

 

 

Tholl: Aparece de una vez perro, o vas a seguir escondiéndote todo el camino.

 

Oltar: Jeje que fácil es seguir a una gran presa como tú, Tu caza me va aportar grandes beneficios jajaja, mi señor estará contento.

 

Tholl: Si subestimas el poder de Gamma, solo la muerte hallarás.

 

Oltar: Jaja por más gigante que seas tu poder es mucho menor que el mío, ahora somos nosotros los que gobernamos Asgard y todo el reino se convertirá en pasto para los lobos, cazaremos y mutilaremos a todos cuanto encontremos jajaja, bienvenido a la era oscura del lobo.

 

Tholl: No por mucho tiempo Asgard estará en manos impías. Mira una muestra de mi fuerza.

 

Tholl blandiendo sus hachas las descarga sobre su enemigo pero estas pasan a través de él sin apenas hacerle ningún daño. Acto seguido  las hachas vuelven por si solas a las manos de su lanzador.

 

Tholl: ¿Qué pasa?, mis hachas le han atravesado como si fuera un fantasma.

 

Oltar: ¿Que pasa guerrero divino, acaso no puedes ver donde está tu enemigo?, ¿Tan ciego estas?

 

   Este apareciendo delante de él le asesta un golpe marcando con sus garras la armadura de Gamma.

 

Oltar: Muy buena armadura y muy robusta, sin ella ahora estarías yaciendo en un charco de sangre sin vida.

 

Tholl: ¿Cómo lo hace para ser tan rápido?, no acierto a ver su velocidad, no puede ser que supere la mía, solo un dios podría hacer semejante cosa.

 

Oltar: Jaja y casi un dios soy, soy uno de los señores de los lobos al servicio de Karls y también soy uno de los integrantes de la hermandad de la luna.

 

Tholl: La hermandad de la luna… jamás he oído hablar de ella.

 

Oltar: Y jamás la volverás a oír mencionar. ATAQUE DIENTES DE SANGRE.

 

   El ataque golpea a Tholl pero este resiste en pie el tremendo golpe ante la perplejidad de su oponente.

 

Oltar: Veo que encajas muy bien los golpes, bravo, ¿pero hasta cuanto aguantarás?

 

Tholl: Es cierto, si no paso a la ofensiva terminará por derrotarme.

 

   Pero el caso se repite y Tholl continúa sin poder parar la velocidad de su enemigo.

 

Oltar: ATAQUE DIENTES DE SANGRE.

 

   De nuevo ante Tholl se produce el golpe, pero Tholl sigue aguantando y resistiendo en pie… entonces Tholl comprende lo que pasa. Aquellas palabras que había dicho el guerrero de Epsilon antes de su partida a la ciudad de Diome, este le había dicho a Zyd que su presencia sería una molestia, pues no sabía como actuaban los lobos.

 

Tholl: Claro, eso es. Los lobos actúan acorralando a la presa, pero el que asesta el golpe mortal es uno al que la víctima no había visto antes… aquí ocurre lo mismo, cuando ataca con su velocidad solo proyecta imágenes vagas de un guerrero que realmente no está ahí, el que me ataca es al que no puedo ver, pero si puedo sentir, por eso me engañó… ahora lo comprendo. ¡Oltar! Ataca veremos si esta vez puedes alcanzarme, ya se como derrotarte.

 

Oltar: Pura bravuconada, jamás podrás con mi super velocidad que iguala a la de los mismos dioses. Aquí va mi ataque. DIENTES DE SANGRE.

 

Tholl: Te tengo…

 

   Usando sus hachas y concentrando su enorme cosmos lanza las hachas a la dirección opuesta a la que recibe el ataque, es entonces cuando alcanza su objetivo…

 

Oltar: Demonios ¿como has…?

 

 

   En ese instante el enemigo se derrumba en el suelo.

 

Tholl: Creías que un guerrero divino es presa fácil, tú no tienes una velocidad más rápida que la mía, todo era un engaño, mientras tú permanecías oculto, tus rastros me atacaban, así yo nunca podía alcanzarte, ni verte, es entonces cuando aprovechabas y atacabas, como el lobo que se esconde para matar a la presa, solo uno que la víctima no había visto antes es el que asesta el golpe mortal y así la presa muere sin saber exactamente quién es el atacante verdadero.

 

   En ese instante el zafiro de Odín comienza a brillar intensamente y una intensa niebla oscura se mueve hacia Tholl…

 

Tholl: ¿Qué es esto…?, La esmeralda se está acercando hacia mí, ¿pero que ocurre…?, ¿Quién la porta y es que acaso siente las misma vibraciones hacia mi zafiro?.

 

   Es entonces cuando de la niebla oscura que se acerca surge un gran ojo que parece envuelto en llamas.

 

   Tholl entonces se pone en guardia, pero se da cuenta que realmente lo que le había parecido un ojo envuelto en llamas en la oscuridad, no es otra cosa que el brillo intenso de la esmeralda amarilla…

 

   Es en ese instante cuando un gigante constituido todo de hielo aparece frente a él al disiparse la niebla oscura, en la frente porta una diadema de hielo en la que en el centro está incrustada la esmeralda que andaba buscando.

 

Tholl: Es un gigante del hielo, anterior a todos los mitos y leyendas, ¿Por qué ha venido aquí?

 

   Pero el gigante que medía el doble del tamaño que Tholl, le lanza un golpe que hace tambalear al coloso divino.

 

Tholl: No te permitiré que me derrotes así, monstruo.

 

   Lanzando sus hachas estas se incrustan en el cuerpo de hielo del gigante sin hacer el daño deseado.

 

Tholl: El cuerpo del gigante ha absorbido mi ataque. ¿Cómo es eso posible?

 

   Dando grito, el gigante empieza a emitir una fuerza antigua y de el comienzan a desprenderse un anillo de hielo que se desliza por el suelo rodeando al guerrero de Gamma, de estas ondas anulares, comienzan a emerger a imagen y semejanza del gigante otros gigantes que pronto rodean a Tholl, entonces una vez alcanzado el tamaño de su origen, comienzan a emitir un sinfín de duros golpes hacia el guerrero asgardiano. Este pronto cae rodilla en el hielo ante el salvaje ataque del gigante traído por la niebla más oscura.

 

   Pero Tholl con su titánica fuerza reacciona y comienza a girar sobre si mismo creando un huracán con el filo de sus hachas en todo el círculo de enemigos para golpear a todos a la vez, pero el resultado es el mismo que cuando atacó el cuerpo del gigante. Tan solo pequeños cortes hacían intuir que los gigantes de hielo habían sido alcanzados por un golpe.

 

Tholl: Esto se complica demasiado y debo conseguir, esa esmeralda al precio que sea.

 

   En ese momento un cosmos ya conocido reaparece tras Tholl y el círculo de gigantes…

 

Oltar: De modo que era eso lo que venías a buscar aquí, el sello sagrado para utilizarlo contra mi señor…

 

Tholl: ¡Oltar!, ¡no estás muerto…!

 

   Aunque el aspecto del guerrero lobo era muy lamentable se mantenía en pie.

 

Oltar: Lucha tú contra el círculo de gigantes jajaja, que yo arrebataré la joya a ese gigante surgido de la más intensa niebla. Este ataque le vencerá sin problemas y me haré con el objeto para entregárselo a mi señor, seguro que me lo agradecerá jajaja. LOS COLMILLOS DE MANADA.

 

   Un millar de colmillos se dirigen hacia el gigante e impactan contra él, pero el cuerpo de este los absorbe todos y pasan a formar parte del helado cuerpo del coloso de hielo.

Oltar: no puede ser, ha aguantado mi ataque más poderoso.

 

   En ese instante el gigante que porta la diadema de hielo lanza un ataque de hielo con su puño que cambia de forma a una más puntiaguda y atraviesa al señor de los lobos…

 

Oltar: Aghhh, ¿Qué es este engendro…?

 

   El guerrero cae muerto en el hielo… mientras la mirada del gigante se vuelve hacia su nueva posible victima, no quitando ojo al zafiro de Odín que Tholl portaba.

 

Tholl: Debo, abrir una brecha y atacar al principal.

 

   Usando sus enormes hachas, este las lanza contra el suelo creando una gran zanja en el que caen los gigantes que le cierran el paso y se abre camino  hacia el gigante principal. Entonces Tholl le ataca con  el Puño del Titán haciendo que el gigante se tambalee y se incline hacia delante debido a la presión del propio golpe, momento tras el cual Tholl aprovecha para quitarle la diadema y colocarse tras él de un prodigioso salto.

 

   Los gigantes se vuelven con la mirada furiosa hacia Tholl, pero enseguida de los gigantes, empiezan a desprenderse partes de sus cuerpos como si de muñecos de nieve al derretirse se tratara, hasta formar montículos de hielo y nieve sin vida…

 

Tholl: De modo que es esta joya la que servía de protección hacia si misma. Al caer en mis manos los gigantes han perdido su actividad y han vuelto al lugar desde donde se crearon, las nieves y hielo del lugar. Se rompió el hechizo que les daba la vida. Parece que existe algún tipo de atracción de la esmeralda hacia mi zafiro, ¿o es que la propia esmeralda esperaba el encuentro?, me da en la nariz que esto no ha sido casual. Ahora debo volver a Asgard lo antes posible, la princesa Hilda y el reino me necesitan…

 

 

 

CAPÍTULO 9: LA HERMANDAD DE LA LUNA

 

 

 

   Mientras, en el camino que conducía hacia la capital de Asgard, el guerrero divino de Zeta se abre paso a través de bosques cubiertos de nieve, con el único objetivo de llegar a tiempo para poder luchar para defender Asgard.

 

 

Zyd: Tengo que llegar lo antes posible, espero que Fenrir esté bien ese gigante no era un rival sencillo de abatir.

 

 

   En ese momento Zyd se para y comienza a mirar hacia todos los lados.

 

Zyd: Una energía me sigue, lo noto está cerca… no, no es una energía solamente, son dos… el enemigo está cerca.

 

Grimson: Jajaja ya eres nuestro guerrero, llevamos tiempo esperándote, sabíamos que pronto pasarías por aquí.

 

Zyd: ¿Quiénes sois y por qué me habéis seguido?

 

Jarl: Somos los señores de los lobos, enviados por Karls que reencarna al gran lobo del norte para eliminar a todo guerrero de Asgard que encontremos a nuestro paso.

 

Zyd: De modo que es cierto, es el lobo Fenrer el que está detrás de todo esto.

 

Apareciendo de la nada, dos figuras con el mismo rostro se presentan ante Zyd.

 

Grimson: Yo soy Grimson y este es mi hermano Jarl.

 

Jarl: Y juntos además de pertenecer a los señores de los lobos, pertenecemos a la hermandad de la luna.

 

Zyd: ¿La hermandad de la luna?, de modo que sois vosotros…

 

Grimson: Veo que lo recuerdas, ahora terminaremos lo que antaño quedó pendiente.

 

Jarl: Es el precio que debes pagar por no haber entrado en la hermandad.

 

Zyd: Como veis el destino no me tenía preparado ser un lobo, sino un tigre…

 

Grimson: Eso no importa, un tigre también es buena pieza para ser cazada por una jauría de lobos.

 

 

Años atrás…

 

 

   Unos adolescentes traen consigo a otro joven a la fuerza…

 

Grimson: ¿Y este quién es?, parece que pertenece a una casa nobiliaria, tanto mejor.

 

Zyd: Soltadme, perros estúpidos u os haré pagar por esto.

 

Zak: Es un luchador muy fuerte, se llama Zyd, él solo derrotó a quince de los nuestros, solo el cansancio nos ha hecho apresarle.

 

Jarl: Entonces será un gran candidato para entrar en la hermandad de la luna.

 

Zyd: ¿La hermandad de la luna?

 

Jarl: Nosotros hemos fundado esta orden para poder tener una hermandad de poderosos guerreros a la espera de que el gran lobo del norte despierte, Él y su fuerza permitirá que todos los residentes del norte sean los más poderosos y volver a ser un pueblo digno de los dioses, como antaño lo fueron nuestros antepasados. La corrupción y la dejadez ha hecho mella en muchos aldeanos que descuidan el por qué son merecedores de vivir en este lugar. Por eso cazamos a las gentes del lugar que se aventuran a recorrer los páramos del reino del norte, a los que son guerreros los sometemos a las pruebas y si las pasan forman parte de nuestra hermandad, si no las pasan o no quieren hacer la prueba son eliminados.  Nosotros somos cazadores, somos lobos y ellos nuestras presas. Somos guerreros y los guerreros del norte deben ser fuertes, no hay lugar para los débiles. Todos nosotros hemos superado la gran prueba, si la superas serás uno de los nuestros.

 

 

Zyd: ¿Y quién crees que quiere pertenecer a tu patética banda de desarrapados?, yo formaré parte del séquito de guerreros de Asgard que luchan por Odín, no por sus enemigos.

 

Jarl: Como te atreves…

 

   Zyd que estaba sujeto por dos jóvenes recibe en la boca del estomago un potente golpe de Jarl.

 

Grimson: De cualquier modo ya no tienes opción, ahora solo puedes ser uno de los nuestros o morir…

 

Zyd: Ni lo sueñes, jamás perteneceré a vuestra hermandad.

 

Jarl: Eso lo veremos.

 

 

   Los jóvenes arrastran a Zyd hacia lo que parece ser un foso, en él había un lobo enorme esperando que le arrojasen comida para satisfacer su hambriento estómago.

 

Jarl: Este es Colmillo de niebla y será tu adversario. Si logras vencerle te convertirás en uno de los nuestros sino, serás su merienda jajaja.

 

Grimson: Mi hermano y yo fuimos los primeros en enfrentarnos a los grandes lobos, por descuido nos caímos al foso en donde tres lobos habían caído, la fortuna hizo que venciéramos y matásemos a los lobos, desde entonces los lobos son nuestros guías, el destino tal vez hiciera que nos encontrásemos en esa situación, pero comprendimos que todo es un designio del gran lobo que habrá de aparecer en un tiempo. No vale la pena seguir a los débiles dioses de Asgard, Él traerá la fuerza y el autentico valor perdido a los que sobrevivan a su cólera y le sigan.

 

 

Jarl: Adentro con él.

 

   El joven Zyd es arrojado hacia el foso, Zyd con rapidez esquiva el primer ataque del lobo, pero parece cansado y el lobo pese a estar débil por su falta de alimentos se muestra extremadamente mortífero, ya que comprende que se juega la vida en ese bocado. Zyd vuelve a esquivar la carga del lobo pero una de las garras consigue herirle bajo un coro de vítores de aquellos que seguían el combate.

 

   Zyd que comenzaba a dar síntomas de una fatiga pesada y que le podría conducir a la muerte, concentra todo lo que le quedaba en un golpe, sin saber que era, de Zyd nace una fuerza que deja estupefactos a todos los asistentes. En el momento en el que el lobo abría sus fauces Zyd se lanzó contra el lobo consiguiendo abrirle la mandíbula hasta desgarrarla por completo, ya que conocía la debilidad del lobo por la falta de alimentos, aún peligroso solo tenía esa oportunidad y la aprovechó ya que el lobo sería más lento de lo que habitualmente sería en el caso de estar bien alimentado.

 

 

Jarl: Parece que realmente si que vale algo este muchacho.

 

Zyd Que aún no controlaba del todo el poder recién adquirido, sale del foso y les presenta batalla, de un solo golpe tumba a todos los asistentes que ya se encaraban contra él, ante el asombro de los dos hermanos que lo observaban. En el instante en el que los hermanos iban a abalanzarse sobre él, unas voces los detienen, eran los guerreros del padre de Zyd que buscaban a su hijo, la hermandad aún no estaba preparada para enfrentar a tantos guerreros y  con odio en los ojos lanzan un juramento. El juramento comprende que en el futuro terminaran con la vida del muchacho que rehusó unirse a la hermandad de la luna. Para ellos la única posibilidad es la muerte y aunque tarde su tiempo harían cumplir la ley de la hermandad.

 

 

Época actual…

 

Jarl: Ahora pagarás el precio por haber osado rehusar a la hermandad.

 

Zyd: No es problema, como si toda la hermandad me atacara al tiempo, os derrotaré y volveré a Asgard a defenderla de vuestro señor.

 

Grimson: Jajaja ¿seguro?, ignoras que Asgard ya se encuentra bajo nuestras manos.

 

Zyd: Eso es imposible, mientes.

 

Jarl: Es desde allí que parte la orden de matar a todos los guerreros divinos. La era del lobo ha comenzado.

 

Zyd: Entonces los guerreros divinos han sido derrotados… un momento ¿has dicho que perseguís a los guerreros divinos?

 

Jarl: Solo uno nos presentó batalla y mi señor se encargó de él. El resto escapó, pero no te preocupes los lobos sabemos como capturar a ese tipo de presas jajaja

 

Zyd: ¿Uno solo?, ese debe ser Sigrid sin duda alguna, pero no siento la perdida de ninguno de mis compañeros, parece ser que aún no han sido encontrados o bien están regresando por alguna razón a Asgard, ¿Qué los habrá hecho abandonar Asgard y dejarla en manos del lobo?, de cualquier modo eso no importa, yo regresaré a Asgard y haré pagar al enemigo su osadía.

 

Jarl: Ya basta de hablar, tu cabeza será un buen presente para mi señor Karls. TORMENTA DE GARRAS

 

   El ataque se dirige hacia Zyd pero este riendo lo esquiva con un solo movimiento muy rápido al tiempo que Grimson ataca desde el otro flanco con la misma técnica. Para Zyd por el momento es muy fácil esquivar un ataque que el considera demasiado lento, pese a ser dos los contrincantes. En ese momento los dos se combinan y lanzan las garras al mismo tiempo, en esta ocasión Zyd debe recurrir a esquivarlas parándolas con los brazos.

 

Zyd: Felicidades, con ese ataque combinado habéis conseguido hacer que me esfuerce para poder detenerlo. Ahora os toca a vosotros. POR LA GARRA DEL TIGRE VIKINGO.

 

   El poder de Zyd derriba a los dos hermanos a la vez ocasionándoles un gran daño. Pero estos aunque heridos se vuelven a incorporar apoyándose uno en el otro.

 

Grimson: Tal y como esperaba eres una gran presa Zyd de Mizar, hubieses sido una gran adquisición para nuestra hermandad, pero el camino que elegiste es el de la derrota. Ahora comprobarás nuestro verdadero poder.

 

 

Grimson, Jarl: EL ATAQUE DOBLE DEL LOBO DIABOLICO.

 

   Juntándose los dos hermanos crean un poderoso golpe de un lobo de dos cabezas con cuernos, el ataque sorprende a Zyd por su velocidad y su poder, y este cae hundiendo su cuerpo en la fría capa gruesa de nieve que recubre el camino arbolado.

 

 

Jarl: Jajajaja ahora has pagado el precio que debías pagar por tu inconsciencia.

 

   Pero los dos hermanos vuelven a asombrarse cuando  Zyd se vuelve a poner en pie…

 

Grimson: ¿Cómo es posible que hayas resistido el golpe del lobo diablo?

 

Zyd: Mi armadura no es una armadura cualquiera… esta es una de las armaduras divinas de Asgard y aunque el golpe fue formidable aún me protege lo suficiente como para poder volver a levantarme. Una jauría de lobos no podrá con el tigre de los hielos.

 

Jarl: Muy bien, no nos dejas otra opción. Esta vez nos emplearemos a fondo, mira el estado en el que estás, si el lobo diabólico te toca una vez más, aunque poseas una armadura digna de los dioses, te destruirá. No podrás contener esta fuerza. Vamos hermano Concentremos todo nuestro poder, ahora verás.

 

Grimson, Jarl: LOBO DIABOLICO.

 

   El poder golpea nuevamente a Zyd que es incapaz de poder esquivar el golpe y este vuelve a caer derribado en el suelo…

 

Grimson: Ahora estás acabado.

 

   Pero no muy lejos de allí una sombra observa la batalla, dispuesta a intervenir en cuanto Zyd quede inconsciente.

 

   Mientras Zyd yace en el frío suelo, su gemelo Bud espera con paciencia el momento en el cual debe intervenir sin que su hermano repare en su presencia, como sombra es lo que le toca hacer muy a su pesar. Esa es la misión del tigre negro de las sombras.

 

Bud: Ha llegado el momento, ahora derrotaré a esos dos de un solo golpe.

 

   En el momento en que Bud de Alcor se disponía a dar el golpe oculto, un extraño poder paraliza y atrae a Bud hasta un lugar más alejado de la zona de combate…

 

Bud: ¿Pero qué?

 

Zeiste: Jajaja pensabas que podrías sorprender como una sombra y sin embargo es una sombra la que te ha sorprendido.

 

Bud: ¿Quién eres?

 

Zeiste: Soy el lobo que se oculta en la noche. El autentico líder de la hermandad de la luna. Y ahora comprobarás mi poder y nada podrás hacer por tu hermano. Ambos sois nuestra caza mayor. Jajajaja

Edited by archad
Link to comment
Share on other sites

  • Invitados

CAPÍTULO 10: AQUÉL QUE SE OCULTA EN LAS SOMBRAS.

 

 

Bud: ¿Tu rostro?, eres… el hermano de esos dos.

 

Zeiste: Así es, soy el hermano mayor. Todo funciona de esa manera, debe funcionar así. El autentico líder de los lobos debe estar en las sombras, es el que asesta el golpe mortal. Tú haces lo mismo, el tigre que se oculta… jajaja ambos somos iguales. Pensaste que podrías engañarnos y hemos sido nosotros los que os hemos engañado a vosotros jajajaja. Tu hermano está perdido y pronto tú le seguirás.

 

Bud: Eso lo veremos, un tigre que se oculta es más voraz que un lobo solo, el tigre puede actuar en solitario el lobo no.

 

Zeiste: Aunque no necesito de esos dos, pronto habrá tres lobos acosándote, ¿realmente piensas que podéis escapar?, vosotros dos seréis víctimas más de la nueva era que comienza.

 

Bud: Tal vez la nueva era termine donde ha empezado, la verdadera era es la que muestra la valentía y el poder de los guerreros divinos de Asgard, los dioses aún no nos han abandonado y mientras siga siendo así, siempre venceremos, pues la muerte no la contemplamos como tal. Si en la vida y en la muerte nuestros espíritus están a la par, no podréis vencernos jamás.

 

Zeiste: Ahora veremos que tal fuerte es la sombra de Asgard. EL AULLIDO RELAMPAGO.

 

   Una gran descarga eléctrica se cierne sobre Bud, este recibe de lleno el poder y se tambalea ante semejante ataque…

 

Bud: Eres fuerte, lo reconozco pero aún así no podrás con la garra del tigre negro. GARRA DEL TIGRE NEGRO.

 

   El poder golpea también fuertemente a Zeiste y este es derribado contra el suelo por la terrible furia descargada por Bud. Aún así el guerrero de los lobos se levanta semiherido aunque con alguna que otra dificultad…

 

Zeiste: Buen golpe, tu golpe es diferente al de los guerreros que me he enfrentado, tu golpe tiene algo más… no se, es una sensación extraña, cuando he recibido tu golpe parecía que luchabas contra alguien más… ¿Pero contra quién?.

 

Bud: Toda esa palabrería está demás, mi enemigo eres tú y solamente tú. Pronto la hermandad de la luna habrá desaparecido para siempre.

 

Zeiste: La hermandad de la luna, jajaja creé esa hermandad para satisfacer mis instintos asesinos y poder matar salvajemente a la gente, me encanta, fue muy fácil convencer a todos de que lo que realmente significaba era la preparación del regreso de nuestro señor. Jajaja me hace reír como se dejan manipular los hombres de esta era, jajaja. Tan solo tuve que hacer entrar en el foso de las pruebas a mis dos hermanos de sangre para hacer creer a todos que la cosa iba enserio.

 

Bud: Quieres decir que tú realmente no sirves al gran lobo.

 

 

Zeiste: Yo, jajaja solo me sigo a mi mismo, pero Él me ha dado la oportunidad de masacrar a todos por cualquier rincón del reino, jajaja fue la hermandad de la luna la que destruyó Diome y Hutts y toda población que nos salió al paso. Me encanta la era del lobo, jajaja

 

Bud: Eres un loco psicópata. Yo pondré fin a tus días ahora mismo…

 

Mientras no muy lejos de allí.

 

Grimson: Parece que por fin dimos muerte al tigre jajaja

 

Jarl: Yo no estaría tan seguro, mira… se vuelve a levantar.

 

Grimson: ¿De que pasta están hechos estos guerreros?… ¿acaso no serán semidioses…?

 

Zyd: Es posible que no seamos dioses o semidioses, pero si somos guerreros dignos de ellos. Los guerreros divinos tenemos una misión que cumplir y nada nos hará fallar.

 

 

Grimson: Prepárate el lobo diabólico esta vez acabará contigo.

 

Jarl: Unamos los poderes…

 

Grimson, Jarl: LOBO DIABOLICO.

 

Zyd: Aquí vienen otra vez, pero esta vez seré más rápido, ese ataque ya no me puede sorprender… POR LA GARRA DEL TIGRE VIKINGO.

   Esta vez la poderosa garra del tigre pasa entre las dos fuerzas conjunta y abate a los dos hermanos al mismo tiempo dejándolos postrados en el suelo.

 

Grimson: ¿Cómo lo ha hecho…?

 

Jarl: Su rapidez va en aumento.

 

Zyd: Esas son las autenticas garras del tigre, ¿Qué os han parecido?

 

Jarl: Maldito seas, pero también has fallado, el tener que utilizar la garra contra dos hace que su efecto mortífero sea menor, con un poder así no podrás contra los dos y al final los lobos te cazarán.

 

Zyd: Eso estará por ver, ¿aún no entendéis la autentica fuerza de un guerrero divino?, mi poder os llevará a la tumba.

 

Grimson: Concentremos nuestra fuerza al máximo desencadenaremos al lobo de la muerte, esta vez perecerá.

 

Jarl: Esta vez estas perdido.

 

Grimson y Jarl comienzan a hacer ascender sus potentes energías pero Zyd que comprende que preparan un nuevo ataque hace lo propio…

 

Grimson, Jarl: LOBO DIABLO DE MUERTE.

 

   El poder arranca de forma violenta de los dos dos hermanos, pero mientras Zyd invoca su poder divino…

 

Zyd: EL ATOMO AZUL.

 

 

   El átomo azul es tan poderoso que engulle el poder combinado de los dos hermanos, este es tan veloz que fulmina a los dos ocasionándoles el irreparable descenso hacia los mundos infernales y nebulosos del Niflheim.

 

Zyd: Desde un principio no eráis rivales para mí. Ahora debo correr hacia Asgard, otro reto mucho más peligroso me espera. Espérame Lobo Fenrer, pronto sabrás a que sabe el terror de mis garras.

 

Mientras el combate entre las dos sombras continuaba…

 

Bud: ¿Has sentido esa fuerza tan brutal?

 

Zeiste: Miraba asombrado hacia el lugar en donde antes había tenido lugar una gran batalla.

 

Bud: Esas dos fuerzas que se han hecho añicos… han sido la de tus hermanos. Por lo visto los lobos han fallado ante su presa.

 

 

Zeiste: No puede ser… Ellos han sucumbido al poder del tigre…

 

Bud: ¿Que esperabas?, Un ciervo no se puede defender, pero un tigre tiene garras más potentes que la de los lobos y al menor descuido el cazador se convierte en presa.

 

 

Zeiste: Jajaja, no me preocupa la suerte de esos dos, si se han dejado matar que Hell haga con ellos una hermosa guirnalda con sus almas… no me interesan para nada los fracasados, en el campo de batalla debe haber bajas en todos los lados… ellos han demostrado que me equivoqué al elegirlos para la hermandad y otorgarles un puesto de honor.

 

Bud: No me extrañan tus palabras.

 

Zeiste: Ahora veras lo que un autentico lobo puede hacer. ¿Has oído hablar de la lanza del rayo del lobo?.

 

Bud: La lanza que hirió al demonio lobo en su lucha contra los dioses, antes de la aparición de Fenrer.

 

Zeiste: Esta lanza acabará contigo y te electrocutará, dejará a un felino chamuscado jajaja serás la sombra de las sombras.

 

Bud: Estaré preparado. Esta vez pondré todo mi empeño en desgarrar tu cuello, el poder autentico del tigre negro de Asgard.

 

 

   Zeiste lanza su poder eléctrico contra Bud al tiempo que este usa la garra del tigre negro, pese a que el poder eléctrico choca contra Bud este continúa avanzando conteniendo los rayos eléctricos de su adversario con la garra del tigre negro.

 

Zeiste: No es posible, mi fuerza no solo no le hace nada, continúa pasando sobre las descargas eléctricas sin sentir nada dispuesto a atacarme… son esos ojos,… sus ojos… están llenos de odio, pero no hacia mí… ¿Hacia quién?. Aghhhh

 

   El poder de la garra del tigre negro golpea de lleno a Zeist y este cae gravemente herido en el suelo.

 

Zeiste: Felicidades, has conseguido derrotarme… pero solo por lo que he visto… y tú dices que yo soy un asesino de corazón negro, tu corazón es más negro que el mío, ya te he descubierto… no es a mí a quién veías en la lucha, es… a tu hermano… pero no lo comprendo…¿por qué ese odio hacia aquél que defiendes?

 

Bud: Eso no es de tu incumbencia…

 

Zeiste: Tú, eres demasiado peligroso, como creer que me haya enfrentado a alguien como tú. Serías capaz de enfrentar y matar a tu propio hermano y sin embargo lo proteges y haces que otros rivales sean los que tomen la apariencia en tus ojos de él. Eres terrible… Aghhhh digno de un demonio… Aghhh

 

Bud: Lo que me depara el destino es una maldición que lleva persiguiéndome desde que nací y fui abandonado, pero algún día mi sino cambiará y ocuparé el lugar que me corresponde como guerrero divino de Asgard. Lo juro.

 

 

 

 

 

CAPÍTULO 11: LA DAGA DE HIELO. DULCE MELODÍA DEL NORTE

 

 

   En un lugar llamado  Bluegard, Hilda llega a las puertas de su capital acompañada de su séquito, su pueblo y su guardián Hagen.

 

Hilda: Por fin hemos llegado, mientras dure el conflicto, el pueblo de Asgard estará a salvo aquí.

 

Hagen: Pero Valhalla a sido conquistada, debemos recuperar el palacio y el reino lo antes posible.

 

Hilda: Primero pondremos al pueblo a salvo y después iremos hacia Asgard para recuperar lo que pertenece a nuestro señor Odín.

 

   En ese instante las puertas de Bluegard se abren y de allí sale una comitiva de soldados. A la cabeza de este grupo de soldados iba Alexia el capitán de los guerreros azules…

 

Alexia: ¿A dónde vais, con tanta prisa?

 

Hilda: Es tu señor Pietr el que nos espera.

 

Alexia: Seguro… yo diría que es una revolución para conquistar el reino de Bluegard.

 

Hagen: ¿Cómo te atreves a decir eso?

 

Alexia: vosotros no sois huéspedes sino enemigos del reino.

 

Hilda: Tu padre nos permitió refugiarnos en Bluegard mientras los guerreros luchan por recuperar la ciudad y el reino que está siendo atacado por las hordas del gran lobo del norte. Como ves aquí no hay ejército, sino gentes libres del norte.

 

Alexia: Si bien es cierto que no es un ejército como decís, vuestro acto de cobardía atraerá hasta aquí al lobo y peligrará este reino también.

 

Hilda: La misión del gran lobo no es solo conquistar Asgard sino todos los pueblos del norte.

 

Alexia: Ahorradme eso por favor, no entraréis en Bluegard.

 

Hagen: Es esta la hospitalidad de la que Pietr no había hablado. Es que su palabra vale menos que la tuya.

 

Alexia: Pagaras por lo que has dicho, ponte en guardia, ahora verás por que los guerreros azules somos más poderosos que los guerreros de Asgard.

 

   Mientras en otro lugar un poco más lejano Mime de Benetnach llega a Grondar, en sus límites un palacio de Cristal se yergue majestuoso rodeado de hielos eternos. El zafiro de Odín comienza a vibrar con toda su fuerza, entonces Mime comprende que está cerca de su objetivo.

 

   Ante él aparece un soldado de hielo el cual hace señas al guerrero divino para que lo siga, Mime es muy consciente que se dirige hacia donde está la joya que guarda el segundo sello y que encierra a su vez la poderosa y compacta cadena Drome. Tal vez se trate de una trampa pero no tenía más elección que seguir al soldado de hielo.

 

   El soldado acompaña a Mime hasta un trono de hielo dentro del palacio, después este se retiró. Toda la estancia era completamente de hielo y en ella no había más que ese trono de hielo. Este era un asiento formidable en la que sus guías eran formadas por cabezas de dragones de hielo y en la cúspide del trono aparecía una corona gigante, en la cual en el centro se encontraba la esmeralda naranja refulgiendo un magnífico e intenso fuego. Un fuego brillante y majestuoso que no derretía el hielo que allí se encontraba; ni siquiera afectaba al trono. En el trono sentada había una dama. Las leyendas hablaban de una dama de los hielos, nunca se solía mostrar y todo aquél que alguna vez se aventuraba en esas estancias jamás volvía a salir. Esta dama era conocida como la Daga de hielo o Dama blanca de los hielos.

 

   La dama permanecía con los ojos cerrados, hasta el momento en que Mime entró en la sala del trono la cual los abrió. La dama pese a estar constituida en su totalidad de hielo y cristal se presentaba con una belleza extraordinaria, ella misma bien podría ser una joya de hielo. Sus cabellos eran del color del hielo y de la nieve como el resto de su cuerpo, parecía que estaba desnuda pero en realidad un manto de hielo y cristal le cubría todo su cuerpo. Del techo del palacio caía una suave cortina de cristales que emitían destellos luminosos, estos eran los causantes de la iluminación de la sala…

   Mime se daba cuenta del peligro que corría pues notaba un aura maléfica entorno al lugar. La dama levantó su mano de hielo mostrando la palma de la mano. Del suelo junto a Mime surgieron unas columnas de hielo, que encerraron a modo de celda al guerrero.

 

Mime: ¿Pero que es esto?

 

   Mirando a los ojos de la dama observó que está lo miraba con furia, sus ojos abiertos azules como el hielo habían dado paso a unos más anaranjados dominados por la llama del color de la esmeralda. Pero la dama no decía nada pese a los esfuerzos de Mime en intentar un diálogo con ella. La dama solo gesticulaba y solamente cuando Mime hacia algún movimiento.

 

   Mime usando su poder intentó un ataque desde su prisión, pero todos los rayos fueron absorbidos por la dama del hielo.

 

 

Mime: Este ser, es la dama blanca de los hielos. Dice la leyenda que cuando surge en el reino, surge como un espejismo y todo aquél que se adentra en este lugar jamás sale vivo para contar cuan bella es la dama que rige el reinado del palacio de cristal. Mis poderes parecen que no surten ningún efecto ante este ser y parece que le obsesiona mi zafiro de Odín… un momento, la corona que hay sobre la cabecera del trono. Hay un hueco, no… uno no, siete… será que la dama ansía los zafiros de Odín. Son unos ojos llenos de codicia y maldad, lo puedo notar.

 

   En ese momento la dama sonrió y un ataque de puntas de hielo se dirigió hacia Mime, pero este que preveía un ataque los detuvo con sus poderosos rayos, pese a estar en la prisión de hielo, esta era lo suficientemente espaciosa como para poder moverse y esquivar los ataques, pues la prisión comprendía una amplia zona del centro de la sala. Pese a todo los esfuerzos por romper la columnata que hacia de rejado de la celda, habían sido infructuosos, nada había conseguido, esta celda era indestructible y hacía que en parte estuviera a merced de su enemiga.

 

   La dama no parecía nerviosa, pero tampoco complacida con el resultado, tan solo mantenía la mirada hacia el lugar donde estaba su ansiado zafiro, sus ojos seguían del color ígneo del fuego anaranjado que también despedía la esmeralda. Pese a la maldad que sentía Mime de la dama no emanaba odio alguno. Ha su entender parecía como si la dama fuera objeto de algún hechizo y tan solo fuera un cascaron vacío por dentro. Pero de ella si era cierto que emanaba una fuerza titánica y maligna.

 

Mime Preparó otro ataque, sus rayos pasaron los barrotes de hielo de la celda e impactaron en la dama, pero esta ni se inmutaba, además con cada ataque la resistencia de la celda se hacia mucho más compacta.

 

 

   De la dama surgieron cristales puntiagudos que se dirigieron en tropel hacia el guerrero. Esta vez cayó herido por el brutal ataque, como si de puñales se trataran, los cristales provocaron no pocos daños al guerrero. Mime no encontraba la respuesta para traspasar y destruir la celda que le aprisionaba y a cada ataque suyo la celda le oprimía más, pues más fuertes se hacían los barrotes. Con cada ataque la dama le devolvía otro más poderoso y su celda de hielo y cristal se hacia mucho más infranqueable.

 

Mime: Es como un espejo, el primer golpe de la dama fue realmente flojo, pero ahora cada vez parece que se encuentra más fuerte. ¿Será debido a mis continuados ataques?.

 

   Miró el solitario lugar, y observó que únicamente se hallaban ellos dos, aparte de un silencio helado, solo la aparente hermosura de la dama blanca y el color vivo de la esmeralda daban el color de la vida a aquél extraño y maléfico lugar. A parte de él nadie más se encontraba en la sala.

 

 

Mime: Tal quiera que me quede aquí por los siglos a la espera de que tras mi muerte consiga la dama la joya que anhela. Pero yo tengo prisa, mi princesa me necesita y el reino de Asgard clama para que sus valientes guerreros salven el reino de una destrucción total. ¿Pero que se puede hacer ante una dama que todo lo repele.

 

 

   Mime lanza un nuevo ataque, esta vez los hilos musicales de su lira intentan atrapar a la figura postrada en el trono de hielo, pero estos hilos caen resbalando al suelo y nada consiguen de su objetivo.

 

Mime: Es increíble… no puede ser, ninguno de mis ataques hace mella en ella. Este ser no puede ser mortal, acaso es una diosa de los tiempos en los que los dioses aún no existían.

 

   En ese instante Mime inconscientemente mueve sin quererlo una serie de hilos de su lira a la vez, el resultado es que la dama al escuchar el sonido se había movido. Como si un sufrimiento le aconteciera. Mime pensó que tal vez un ataque no pudiera con ella, pero un tono musical sin ánimo de combate tuviera otro resultado…

 

 

Mime: Tal vez obtenga alguna respuesta, la música no se puede reflectar y si es un ataque lo que espera, esto tal vez le guste a una dama como aquella.

 

   Mime comienza a tocar su lira, la canción elegida era una vieja canción que había escuchado en su visita a una casa nobiliaria en la cual ofrecían una suculenta cena amenizada por trovadores venidos de la corte de Asgard. La canción se llamaba la danza de las diosas. La canción contaba el baile sagrado que hacían las sacerdotisas cuando despedían a sus reyes caídos, para acompañarles valientemente en los primeros inicios del camino a las blancas y densas brumas de la noche, hasta que los grandes señores llegaban al atrio de su señor Odín en Valhalla, para prestar el juramento de héroes que combatirán junto a las huestes de su Dios por delante de todos los demás hombres valerosos de los reinos.

 

   La música hizo estremecer a la dama, la cual hacia gestos abruptos e incontrolables, mientras la estancia entera se venía abajo. El trono se deshizo como el polvo se evapora al ser arrastrado por el aire, quedando suspendida en el aire la corona de la esmeralda, de ella surge una luz que crea delante de la dama un espejo, esta quedó reflejada en él y como si de una dimensión extraña se tratara la dama fue engullida por él y desapareció. Toda la sala se resquebrajaba por momentos y los barrotes de la celda antes fuertes como el hierro se quebraron como el más fino hilo de cristal. Mime corrió a coger la esmeralda y salió corriendo del palacio, el cual poco después fue destruido, quedando solo motas de cristal y hielo que caían dulcemente contra el suelo. Pero de la dama no se escuchó el más mínimo susurro.

 

   En ese momento Mime siente un cosmo cerca de él…

 

Vaner: Vaya parece que tu música ha hecho las delicias de una bonita destrucción.

 

Mime: ¿Quién eres?

 

Vaner: Uno de los señores de los lobos que han conquistado la capital de Asgard. Es mi señor Karls quién me manda para garantizar la muerte de los guerreros legendarios jajajaja.

 

Mime: Tu señor Karsl… más le valdría huir inmediatamente de Asgard o lo lamentará eternamente.

 

Vaner: El destino de Asgard ya está decidido y el de sus guardianes también. La era que mi señor va a iniciar no se puede detener. El sino del norte es perecer ante la autentica fuerza, aquella que va más allá de lo que pueden los miserables dioses de Asgard.

 

Mime: Entonces debemos luchar…

 

 

Vaner: Desde luego, entrégame esa joya que llevas y te prometo que tu muerte no será sufrida, será violenta, pero no durará.

 

Mime: Te voy a dar yo un consejo parecido, vete hacia las tierras exteriores de Asgard y no vuelvas más o aquí entre la nieve y el hielo hallarás tu muerte y caminarás hacia las nieblas eternas del Niflheim.

 

Vaner: Eres un inconsciente, ahora verás el poder de los lobos.

 

 

   Haciendo un gesto circular con sus brazos el guerrero lobo, traza la forma de unas fauces dispuestas a despedazar a Mime.

   Mime permanece quieto, en ese instante el puño se dirige hacia el rostro de Mime pero este sigue sin moverse…

   En ese instante en el que el golpe va a impactar en Mime, Vaner lo detiene…

 

Vaner: ¿Qué haces?, ¿Por qué no te defiendes o intentas detener mi ataque?, ¿Es que has elegido voluntariamente entregar tu vida en sacrifico a mi gran dios?

 

Mime: Tal y como pensaba, no has podido cumplir tus amenazas, no has sido capaz de golpearme… dime, ¿acaso no sigues al lobo por tu propia voluntad?.

 

 

Vaner: ¿Qué dices?

 

Mime: Te he visto, lo veo en ti, tus motivos son otros… dime ¿por qué sigues a Karls?

 

Vaner: Yo… no sigo a Karls por devoción a él ni a sus proyectos, pero tengo que hacerlo. Es por una deuda de sangre…

 

Mime: ¿Una deuda de sangre?

 

Vaner: Yo formaba parte de la hermandad de la luna, Las ordenes de Grimson y Jarl fueron atacar a una pequeña población, tan solo yo y tres guerreros más fuimos los elegidos para esa misión. La población estaba vacía… tan solo niños y mujeres poblaban la aldea, por lo visto los guerreros del poblado habían salido de caza o bien a proteger de algún enemigo que les acechaba, eso no lo se con exactitud. Fue entonces cuando mis compañeros se disponían a masacrarlos, algo que para mi carecía de valor. Un guerrero lucha contra otro guerrero o contra varios pero no contra débiles niños y mujeres indefensos. Yo los detuve y me tildaron de traidor a la hermandad. A uno de ellos tuve que derrotarle pero el otro huyó e informó al resto de la hermandad.

 

   Pronto a la llegada de los guerreros del poblados y tras contarle lo sucedido, se produjo una cacería, por un lado me perseguía la hermandad y por otro los guerreros del poblado, que aún me creían enemigo. Yo aún era joven pero fuerte. Primero me enfrenté a los guerreros del poblado, traté de explicarles que yo no era enemigo pero no me creyeron. Aunque al borde del agotamiento maté a todos ellos, saqué fuerzas misteriosas de las cuales aún no comprendía, pero les gané a todos, los aniquilé.

 

   Al poco me alcanzó la horda de guerreros de la hermandad, yo ya no podía combatir más estaba exhausto, pero aún así me levanté y me dispuse a vender cara mi vida… en el momento en que se iniciaba el ataque una orden los detuvo… de aquel extraño niño emanaba una energía prodigiosa y muy poderosa, todos la captamos… entonces vi como los capitanes de la hermandad se arrodillaban frente a él. El niño se acercó a mi y me dijo si quería formar parte de su séquito, el encarnaba al gran lobo que habría de traer a este mundo una nueva era de guerreros formidables… los dioses estaban enfadados por que la debilidad se había apoderado de Asgard y de sus tierras vecinas, el norte ya no era una nación de guerreros poderosos y eso tenía que cambiarse.

 

   Karls me dijo que como yo había sido un hombre fuerte, tanto como para derrotar a muchos valientes guerreros, sería uno de los elegidos para combatir a su lado. Yo acepté, aunque no me dio realmente opción, mi elección era esa o enfrentarme a toda la hermandad de la luna. Aunque él no lo dijese, si no aceptaba estaba claro que tendría que morir allí mismo. Después el niño volvió a Diome y me quedé con la hermandad aunque no acepté una sola orden más de Crimson o Jarl, ni ellos a dármela, ya que no me consideraban como uno de sus seguidores. 

 

Mime: Ya veo, realmente Karls te salvó la vida allí.

 

Vaner: Si, enfrentar a un guerrero es una cosa pero a personas indefensas y a niños no es propio de un guerrero del norte… eso es de cobardes. Pero en tu caso es distinto… mis ordenes consisten en traerle a Karls las tres esmeraldas y destruir a todo guerrero divino que encuentre. ¿Por qué no hiciste nada por esquivar mi ataque?

 

Mime: Si lo hice, y no eres tan bueno si no te diste cuenta.

 

Vaner: ¿Qué?

 

Mime: No pareces una mala persona, retírate y salvarás tu vida, hay mucha diferencia entre nosotros dos.

 

Vaner: Crees que con palabras como esas harás que me retire, al contrario probaré de lo que soy capaz y te haré morder el polvo… una lucha así si que tiene sentido, el resultado no lo conozco pero no me importa morir… yo soy un guerrero. Esta vez no detendré el puño del lobo.

 

   Vaner comienza a hacer el ritual del puño del lobo y una vez trazadas las fauces del lobo, conecta un temible golpe hacia Mime.

 

   El golpe impacta en Mime pero realmente este sale proyectado a través de él y golpea en el suelo frío de la nieve.

 

Vaner: ¿Pero qué a pasado?, he errado el golpe.

 

   Al alzar la vista buscando a Mime descubre que no solo hay un Mime, toda la zona esta llena de ellos.

 

Vaner: ¿Un truco?

 

   Es entonces cuando el sonido de la lira mágica comienza a envolverlo todo.

 

Vaner: ¿Que es esta música…?

 

Mime: Esta es una dulce melodía en honor a un guerrero que va a morir, es tu propio réquiem… una música que te llevará a la tumba.

 

 

   Diciendo estas palabras de todas las ilusiones salen rayos que golpean a Vaner salvajemente.

 

Vaner: Aghhh, ¿como puede ser que de un espíritu tan calmado como ese se desprenda un ataque tan salvaje?.

 

Mime: Sigue escuchando la música pronto entrará en tu cabeza y solo a la muerte te conducirá…

 

Vaner: Está bien… ahora comprobarás el poder que tengo. EL AULLIDO DEL VIENTO.

 

   Una tormenta de viento arrastra sonidos de aullidos y estos apagan por completo el sonido musical de Mime, siendo todas sus ilusiones golpeadas una por una hasta dar con el objetivo principal.

 

Mime: Te felicito, no solo has cortado la sintonía que te envolvía, sino que además has conseguido impactar un tremendo golpe.

 

Vaner: Tu lira, no podrá emitir ningún sonido más mientras tenga mi aullido del viento. Ahora estás a mi merced, no podrás escapar del Aullido del terror.

 

 

   Pero antes de que Vaner use su Aullido del terrero un sinfín de cuerdas en vuelven a Vaner.

 

Vaner: ¿Pero que significa esto…?

 

Mime: Ahora eres mío, la autentica sinfonía mortal de cuerdas, ahora no puedes emitir tu viento. Cuando la última nota toque a su fin el réquiem habrá terminado y tú morirás.

 

Vaner: Maldición no puedo liberarme.

 

Mime: Escucha atentamente pues la melodía se acerca a su final, mi réquiem de cuerdas es lo último que oirás… Adiós guerrero has sido un formidable rival, lástima que no luches por la causa más noble.

 

Vaner: Aghh no puedo liberarme, cada vez me apreta más y más…y su energía no para de crecer…

 

Mime: NOTA FINAL.

 

 Vaner: Aghh…

 

Mime: Si los lobos habéis sido enviados a por nosotros ha sido una mala estrategia, vuestro orgullo y vuestra confianza en si mismos os ha hecho caer derrotados… si una manada de lobos no pelea junta, el desastre es total. De esta forma nunca podréis vencernos y aunque el gran lobo represente un gran problema, nosotros si estamos unidos y peleamos como uno solo. Al final el que los guerreros divinos nos hayamos separado ha tenido muchos más beneficios de lo esperado. Ahora te toca a ti Karls, tu jactancia será tu ruina… la era del lobo acabará antes de comenzar.

 

 

 

CAPÍTULO 12: LA TENACIDAD DE ALBERICH

 

 

   Puertas del reino de Bluegard…

 

Hilda: ¡Alexia!, no hemos venido a pelear…

 

Hagen: Atrás mi señora este tipo no atiende a razones.

 

Flaren: Por favor Hagen ten cuidado, no hemos venido a hacer ningún mal al reino de Bluegard.

 

   Alexia lanza un poderoso rayo helado de sus manos y de Hagen ocurre lo mismo, ambas fuerzas emitidas convergen en el centro de los guerreros. Ni uno ni otro parece tener la fuerza necesaria para desestabilizar el poder del otro y tras una explosión de choque las fuerzas quedan empatadas.

 

Alexia: Eres bueno, guerrero de Asgard, pero no lo suficiente para vencer a un guerrero azul.

 

Hagen: Tu poder tampoco está nada mal, pero no creas que aquí está todo mi poder, pues te llevarás una desagradable sorpresa.

Alexia: Jajaja así se habla guerrero de Asgard. Ahora verás mi autentico poder.

 

   De Alexia empieza a surgir una fuerza poderosa que se  acrecenta cada vez más…

 

Hagen: Parece que está hablando en serio, cada vez noto más poder emanando de él.

 

Alexia: Vas a recibir el mejor golpe de los guerreros azules… IMPULSO AZ…

 

Natasha: Ya está bien alexia detente…

 

Alexia: ¡Hermana!

 

Natasha: Esta no es forma de tratar a nuestros invitados.

 

Alexia: Solo estaba probando a nuestros huéspedes, no deben hacer nada que nos haga intuir una traición…

 

Idún: Ya está bien Alexia, es tu propio padre el rey de Bluegard quién ordena la presencia de Hilda en la cámara.

 

Alexia: ¡Sacerdotisa Idún!… de acuerdo sois libres de ir por Bluegard pero ir con cuidado pues os estaré vigilando… cualquier movimiento en falso y os tendréis que ver conmigo.

 

   Eliminando la intensidad de su fuerza, alexia vuelve la espalda a los recién llegados y se marcha con el tropel de fuerzas que le habían acompañado.

 

Idún: Te presento mis disculpas Hilda de Polaris, sed bienvenidos tú y tu pueblo, pasad… Piotr os espera.

 

Natasha: Será para mi un placer acompañaros hasta la corte para ver a mi padre.

 

Hilda: Muchas gracias

 

 

  Una vez dentro Hilda, Flaren y Hagen comparecen ante el Rey, Este estaba acompañado por su hijos Alexia y Natasha y al lado de ellos la sacerdotisa Idún se mostraba con sus ropas sacerdotales de gala. Hilda le expone todos los detalles de su huida de Asgard y de lo acontecido, también le cuenta que los guerreros divinos ya se hayan en combate contra el lobo y sus tropas y que pronto la batalla final se producirá contra el enemigo de todos los pueblos del norte.

Piotr: Eso que me contáis Hilda es muy inquietante… si es la reencarnación del gran lobo será un peligro terrible para todas las poblaciones del norte.

 

Alexia: El proceder de los invitados hará que el gran lobo se fije en Bluegard y pronto nuestras tierras serán también atacadas.

 

Hilda: El gran lobo atacará de cualquier forma a todos los reinos del norte, su meta no es solo conquistar y destruir Asgard, su meta es la de destruir y arrasar a todos los pueblos del norte sin importar quienes o que sean.

 

Piotr: Si, me doy cuenta de ello y creo que tenéis toda la razón, decidme pues ¿que me solicitáis?

 

Hilda: Te pido protección para mi pueblo y mi hermana, ellos quedarán bajo tu protección en el reino de Bluegard.

 

Flaren: Hermana pero ¿y tú que piensas hacer?

 

Hilda: Yo y Hagen volveremos para ayudar a los guerreros divinos, juntos tenemos la obligación de reconquistar Asgard para nuestro señor Odín.

 

Flaren: No puedo permitir que vayáis solos yo también quiero ir.

 

Hagen: Flaren, pero necesitamos que alguien se quede para dar esperanzas a nuestro pueblo, es mejor que tú te quedes aquí… yo te prometo que protegeré a Hilda. Ningún mal la tocará, tienes mi palabra de guerrero.

 

Natasha: No te preocupes Flaren no estarás sola yo te acompañaré en todo momento y hablaremos sobre la vida en nuestros distintos reinos. Juntas inspiraremos valor a los pueblos unidos del norte.

 

Piotr: De acuerdo os concedo esa petición, pero no puedo mandar a mis guerreros azules al combate, si lo que dices es cierto, necesito que se queden aquí para salvaguardar el reino, no vaya a ser que alguna oleada de enemigos arriben hasta aquí y Bluegard esté sin protección.

 

Alexia: Si algún enemigo llega aquí lo lamentará profundamente.

 

Hilda: Que des refugio a mi pueblo es cuando te pido. También te pido que me dejes partir de inmediato pues hay un largo camino hacia Asgard.

 

Piotr: Haré que os preparen alimentos para el viaje, suerte allá en Asgard.

 

Hilda: Gracias por vuestra hospitalidad para con mi pueblo alteza.

 

   Despidiéndose de todos, Hilda y su guardián parten nuevamente tras poner a salvo a su pueblo rumbo hacia el reino del cual huyeron.

 

 

   Mientras en el bosque de hierro de Jarnved, un guerrero se adentra en el espeluznante y sombrío bosque de las almas y de los espectros.

 

 

Alberich: Me siento vigilado, ¿es que ningún alma de este bosque puede descansar en paz?. Un poder me atrae hacia la parte más interna del bosque… claro mi zafiro está vibrando, la esmeralda no estará demasiado lejos de aquí.

 

   Alberich llega hacia un pequeño claro rodeado de árboles oscuros de los cuales colgaba una niebla siniestra a modo de ramas, los troncos de estos eran totalmente negros como si hubiesen sido calcinados por un inmenso y terrible incendio y sin embargo seguían vivos, o eso parecía. Semblaba un bosque fantasmagórico y desde luego el olor a muerte era muy intenso.  Más adelante una pequeña choza interrumpía el camino hacia una gran pared vertical, era evidente que ese era el final del camino. La inmensa pared que cerraba toda posibilidad de continuar por un posible sendero había sido ocasionada por la terrible lucha que antaño los dioses de Asgard protagonizaran contra sus más fervientes enemigos, los gigantes del Jotunheim, las montañas habían sido plegadas y muchos desfiladeros y muros de piedra natural se habían formado, muchos de ellos encerrando misteriosos recuerdos  que sería mejor no descubrir.

 

   La choza era más bien cochambrosa, de techo de madera pero resquebrajado con multitud de fisuras, toda la choza estaba muy deteriorada y parecía que de un momento a otro fuera a ceder y venirse abajo pues todas las paredes de madera ennegrecedida que ostentaba la choza estaban seriamente carcomidas y en muy mal estado, era como si estuviera abandonada desde hace siglos. Sin duda Alberich intuyó que ese era el resultado de los rituales maléficos que allí se habrían realizado, ya que los espíritus solían mostrarse muy agresivos, pues turbar su paz era una afrenta que les dolía en lo más malígno y profundo de sus negras almas y el tener que servir a quién los despertara era todavía peor, un solo error y los espíritus podrían atacar a sus propios invocadores y eso es lo que más de un ente esperaba conseguir, sino su furia se incrementaría y forzarían a obedecer a su invocador pero todo ello provocaría un inmenso alboroto de destrucción a su alrededor. Eso Alberich lo sabía muy bien. De cualquier modo la choza era de aspecto tenebrosa y se intuía el enorme poder de espíritus, almas y demonios que pululaban libremente enderredor de la casa, como si una burbuja cercana a ella impidieran que se liberasen.

   De la choza una extraña mujer hizo acto de presencia, se antojaba que era muy vieja y de aspecto demacrado  y sin embargo parecía ágil de movimientos, portaba un bastón de madera enegrecida, culminado por la esmeralda roja que el guerrero buscaba formando uno de los ojos del emblema con cabeza de lobo que adornaba el final del extraño bastón…

 

Alberich: Por fin la encuentro. ¿Me preguntaba quién sería el responsable de haberme conducido a través de Jarnved con tan pasmosa facilidad?, pues creo recordar que nadie a salido jamás de aquí.

 

Grid: Te has dado cuenta de ese detalle. Si estás aquí es por que yo he querido que vinieras, de lo contrario este bosque hubiese sido tu ruina.

 

Alberich: Si os aventuráis a dejar entrar a un enemigo es posible que lo paguéis caro. ¿Por qué me habéis facilitado la entrada a Jarnved?

 

Grid: Es sin duda el conocimiento lo que espero de vos. Pero no era a quién yo esperaba realmente, el guerrero del lobo hace bien de mantenerse alejado de estos lugares.

 

Alberich: Ya veo, eres la vieja bruja de Jarnved, la madre del lobo Fenrer.

 

   Para Alberich no pasa desapercibido el bastón de la vieja bruja de Jarnved, portador de la esmeralda roja ni tan poco el olor a almas demoníacas que emanaban de ella, esa energía es diferente a cualquier energía proveniente de cualquier cosmos. Esa energía es puramente el mal de la tierra misma combinada con los elementos del mismísimo agujero profundo del Hellheim.

 

 

Grid: Decidme guerrero de Asgard, ¿Se ha hecho ya mi hijo con el reino de Asgard?

 

Alberich: Si, de hecho eso es lo que me trae a este tenebroso y mal oliente lugar.

 

Grid: Mi hijo ya se ha hecho con Asgard, es impresionante, en tampoco tiempo, su poder ha crecido descomunalmente tanto como su ambición. ¿Decís que eso os trae a este lugar, pero qué exactamente?

 

Alberich: Lo sabéis muy bien, dadme la joya esmeralda de vuestro bastón.

 

Grid: Vaya, pretendes encerrar nuevamente a mi hijo en el confín de los tiempos, ¿y crees que a mi me harás partícipe de ello? Jajajaja

 

Alberich: Para nada vieja bruja, pero no es exactamente eso por lo que estoy aquí.

 

Grid: Tus palabras me confunden asgardiano, ¿acaso no eres un guerrero de Asgard?. Entonces ¿para que demonios quieres tú la esmeralda del tercer sello?.

 

Alberich: Je, Asgard es un reino decadente gobernado por personas indignas de tal honor, yo Alberich de Megrez conquistaré el derecho al trono de Asgard y seré Rey. Yo utilizaré la esmeralda para usar a tu hijo a mi conveniencia, Él conquistará todo para mí y luego no será más que un perro servicial ante mi poder. Jajaja

 

Grid: ¿Esas son tus intenciones?, el enemigo de Asgard está en sus propias filas.

 

Alberich: No te confundas vieja bruja, Asgard tiene que ser salvada, solo caerán aquellos que se opongan a mi reinado. Por fin la casa de Delta volverá a ser la más poderosa del reino y desde Asgard iniciaremos la conquista de otras partes del mundo, tales como las cálidas y prosperas tierras del sur. Por que no agrandar el imperio jajaja. Esta oportunidad no se puede escapar. Ya hemos hablado bastante, vamos, entregadme la esmeralda te prometo que tu hijo no Karls seguirá con vida y ningún mal le haré, salvo que se revele contra mí.

 

Grid: ¿Crees que podrás dominar a aquél al que incluso los dioses temen?, eres un inconsciente asgardiano.

 

Alberich: Desde luego que si, Karls es la reencarnación de Fenrer no el propio Fenrer, por consiguiente tiene la debilidad propia de los seres humanos, Jajaja

 

 

Grid: Sin duda eres una de las mentes más privilegiadas de todo el reino de Asgard y un temible rival para cualquiera, eres muy peligroso para la misión de mi hijo, aún así jamás podrás utilizar a mi hijo. De cualquier modo tampoco saldrás vivo de Jarnved.

 

Alberich: ¿Eso significa que no me darás la esmeralda por las buenas?

 

Grid: Desconoces el lugar en el que te encuentras, este lugar está cargado con la maldad y el poder de tiempos inmemoriables.

 

   Levantando el báculo en alto clama un hechizo que concentra las almas más funestas del bosque de hierro.

 

Grid: Me he equivocado al dejarte entrar aquí, pero ahora arreglaré eso, veo que tu firme convicción es inquebrantable y tus ansías de poder superan incluso a la de muchos dioses y demonios de antaño. No hay otra opción que destruirte asgardiano, QUE LAS ALMAS NEGRAS QUE HABITAN EN EL JARNVED TE DESTRUYAN Y SE LLEVEN TU ALMA AL INFIERNO. Jajaja ahora tu alma pertenecerá a este lugar.

 

   La vieja Grid invoca a todo un cortejo de almas impías y demoníacas prestas para atacar aquél que ha osado invadir su territorio…

 

Alberich: Jajajaa que ridícula te ves, piensas que esos espectros podrán con alguien que domina su mundo de sombras. Mira vieja bruja. Estos son LOS ESPIRITUS DE LA NATURALEZA.

 

   Los espíritus de la naturaleza hacen de barrera mística contra el ataque de los espíritus que se habían congregado por medio del hechizo de la vieja bruja.

 

 

Grid: Ha creado un escudo de espíritus, un campo espiritual de protección. ¿Pero quién es esta reencarnación de los demonios de los antiguos?

 

Alberich: Los espíritus no son problema para mí, mientras sean espíritus yo los controlaré y desharé cualquier hechizo o rito por antiguo que sea, tanto da si son espíritus demoníacos. Los espíritus crean una barrera la cual me protegen por que me fundo con ellos mismos, yo soy uno más entre ellos en esos momentos, por eso son incluso capaces de atacar a cualquier forma hostil que no esté en concordancia con ellos.

 

 

Grid: Vaya aunque lo hubiese deseado no te hubiera podido impedir la entrada a este bosque, eres el único que sin mi permiso puede adentrarse en Jarnved. Muy bien jugado guerrero, pero ante mí tampoco pueden hacer nada, al igual que a ti, a mí también me protegen los espíritus de este lugar aunque estos son muy distintos de los que te sirven a ti.

 

 

Alberich: Si crees que esto es un empate estás muy equivocada, Tus negros hechizos no pueden conmigo y yo soy un guerrero de Asgard, vamos dame inmediatamente la esmeralda o lo pagarás con tu vida ya hemos jugado bastante. Dame la joya que me convertirá en Rey.

 

Grid: Crees que por que hayas detenido a mis espíritus malignos ya eres el dueño de la situación. Ahora comprenderás el terrible poder que hay realmente en Jarnved. QUE LAS FUERZAS DE LA OSCURIDAD SE MUESTREN Y ABRAN EL CAMINO A AQUELLOS QUE DESEAN VOLVER.

 

   Tras la vieja Grid se abre un túnel que forma la boca de un lobo, y de este surgen una inmensidad de ojos blanquinosos, los cuales se aproximan cada vez más hacia la luz que hará que sean vislumbrados. Unas siluetas sombrías parecen arrastrarse en multitud hacia la salida de la boca oscura…

 

Alberich: ¿Has abierto la boca del infierno?

 

Grid: Este es el Kruachan la boca oscura de la maldad y estos son los seres que habitan la isla de los muertos en los que CromDubh el Dios deforme los guía para atraer hacia allí a nuevas víctimas. Tú te convertirás pronto en una más de ellas y te arrastran hacia allí. Jajaja Pronto serás un engendro del mal más que habite la isla de los muertos.

 

Alberich: CromDubh el dios contrahecho, se dice que ese dios tenebroso nació deforme y de su deformidad nació una inmensa maldad, le encanta devorar la carne viva hasta hacerla putrefacta y que sus huéspedes se conviertan en muertos vivientes que formen parte de sus ejércitos. Pero jamás me tocarán sus sucias manos, los espíritus de la naturaleza no dejarán que avancen.

 

Grid se ríe pues el poder de Alberich efectivamente los detiene, pero estos lejos de morir pues ya están muertos, vuelven a levantarse y cada vez avanzan un poco más camino de su objetivo.

 

 

Alberich: Parece que no pueden morir, pero no te preocupes tus engendros no avanzarán más, su condición de inmortales les hará la prueba más difícil de su no vida, jajaja los encerraré para toda la eternidad en una prisión de la cual jamás escaparán y tu dios perderá parte de sus ejércitos jajaja igual se enfadará un poco contigo jajaja. ATAUD DE AMATISTA.

 

   Ante el asombro de la vieja de Jarnved todos los engendros salidos del Kruachan son encerrados en los temibles ataúdes que aprisionan cuerpo y alma.

Grid: Eso no es posible… la puerta del Kruachan se cierra…

 

Alberich: Tu dios es un dios cobarde… Odín es el único dios y bajo su poder uno puede ser un rey próximo a los dioses, ahora te toca a ti. QUE EL ATAUD DE AMATISTA SE CIERNE SOBRE TI.

 

Grid: Nooo, no puedo ser encerrada como hijo, nooo

 

   El ataúd logra encerrar a la vieja, quedando el báculo en el suelo, momento el cual Alberich aprovecha para recogerlo y extraer la piedra incrustada en el ojo del lobo.

 

 

Alberich: ¿De modo que está es el arma que me cubrirá de gloria?, jajaja

 

 

Grid: Yo desciendo de los dioses oscuros Alberich, jamás moriré aunque sea encerrada durante milenios.

 

Alberich: Tal vez eso sea lo peor, tu alma y tu cuerpo vivirán separadas en ese ataúd pues el gran poder de este es separar y absorber las almas, ya que eres inmortal no perecerás pero jamás serás la misma jajajaa. Terrible destino tienes al haber jugado con poderes que no debías.

 

  Alberich se dispone a marcharse, cuando la vieja Grid le dice unas palabras…

 

Grid: Aunque tengas ese sello jamás podrás usarlo contra él, pronto comprenderás tu error, tú no tienes poder para utilizarlo, este sello es muy diferente al de los otros dos, tu ambición será tu tumba y pronto serás un cadáver más en manos de mi poderoso y bien amado hijo de la destrucción jajajaja.

 

Alberich medita esas palabras mientras se marcha del lugar, esas palabras inquietan al guerrero pero su esperanza de ser el dominador del mundo no han muerto con ellas. Sabe de sobras que podría ser esta la oportunidad, pero que la paciencia le traerá otras posibles oportunidades de conseguir sus fines. Sin duda si los guerreros legendarios han despertado es por que Asgard no solo se encuentra en peligro en esta ocasión… y así sumido en pensamientos Alberich va al encuentro de su verdadero destino.

 

 

 

CAPÍTULO 13: CAMINO DE RECONQUISTA

 

 

 

Zyd se encuentra a las puertas de Asgard (capital), mientras se percata que algo extraño ocurre allí, ningún soldado-guardia intenta detenerlo, pero fijándose un poco mejor comprende lo que ha ocurrido.

 

Zyd: Están todos congelados, ¿Este no es el poder de Hagen?, tendré que ir rápido es posible que me necesite contra el gran lobo.

 

Mientras, Hagen sigue reduciendo el número de soldados de lobos que guardan las puertas de entrada hacia el patio de Valhalla.

 

Hagen: Con mi poder no podréis aguantar mucho más tiempo, abandonad y vuestras vidas serán perdonadas.

 

Enfrente de Hagen un destacamento de soldados hace caso omiso de sus advertencias y se lanzan al ataque.

 

Hagen: Pobres locos, Mirad lo que mi poder congelante puede hacer. VIENTO DEL NORTE.

 

   El poder de Hagen congela por completo a todos sus oponentes…

 

Hagen: No sois rivales para un guerrero divino.

 

Hilda: Vamos, nuestra misión es detened a Karls, es posible que nuestros amigos estén ya luchando contra él.

 

Zyd: No aún no están aquí.

 

Hilda: Ese cosmos es…

 

Hagen: Zyd, Zyd de Mizar.

 

Zyd: Por fin llego, Fenrir pronto se nos unirá, cuando supe que Karls estaba atacando Asgard me vine enseguida, pero encontré en el camino enemigos y tuve que derrotarles.

 

Hagen: Bien hecho Zyd.

 

Zyd: ¿Que hay del pueblo de Asgard?

 

Hilda: No hay por que preocuparse, el pueblo está a salvo, mientras triunfemos.

 

Zyd: No habrá problemas el enemigo ha perdido muchos efectivos…

 

Hilda: No infravaloréis al enemigo, aunque sus soldados sean vencidos, el mayor peligro al que se ha enfrentado el mundo de Asgard no es una nimiedad. Incluso los dioses a los que veneramos tuvieron problemas con él y solo pudieron detenerle por un tiempo.

 

   En ese instante los valerosos guerreros llegan al patio del gran recinto desde donde se ve con gran plenitud la estatua de Odín…

 

Hilda: Que horror, ¿que es eso…?

 

Zyd: No es posible, semejante sacrilegio…

 

Hagen: Les haremos pagar por todo el mal que han hecho.

 

Eyvind: ¿Que les pasa asgardianos?, ¿Acaso vuestro dios no está así mejor? Jajajajaa

 

   La estatua de Odín decapitada por Karls hace algunos días, tenía ahora sobre sus hombros la cabeza de un lobo gigante, el cual le daba un aspecto más aterrador y sangriento.

 

Eyvind: Es la era del lobo, ahora su dios está completo, o mejor dicho el que ha de gobernar y mandar en todo el reino, mi señor Karls, que él mismo es superior a su dios.

 

Hagen: Yo os haré pagar por eso no lo dudes… pero que es ese supercosmos que siento aparecer de repente.

 

   En ese instante un cosmo maléfico se presenta… y arrodillándose frente a él, Eyvind capitán de sus huestes le presta sus respetos…

 

Eyvind: Mi señor Karls… estos entrometidos han venido para ser aniquilados, déjeme que yo mismo acabe con sus patéticas vidas.

 

Karls: Veo que esta vez es Hilda en persona la que se presenta ante mí, vienes a tu propia destrucción, Hilda de Polaris, tu ejército no saldrá vivo de aquí. Puedes acabar con ellos mi fiel servidor, pero deja a Hilda para mí, será la ofrenda que le haremos a mi nuevo reino. Ella dará con su vida la primera sangre en honor a las matanzas venideras, desde aquí pueblo a pueblo irán cayendo uno a uno hasta que todo el reino del norte esté bajo un yugo de muerte y sangre y después seguiremos la obra por el resto del mundo.

 

Eyvind: Como deseéis mi señorKarls.

 

 

Hagen: Zyd, deja que me ocupe de yo de él.

 

Zyd: De acuerdo Hagen pero ten cuidado, este guerrero tiene un cosmos mucho más poderoso que el del resto de sus hombres.

 

Eyvind: Preferís morir uno a uno, esta si que es buena, desde luego valor no os falta asgardianos, morid pues como perros, presas de los lobos jajaja.

 

Karls: Esto va a ser muy divertido…

 

El cosmos de Eyvind comienza a crecer de manera desconmensurada…

 

Hilda: Ten cuidado Hagen el cosmos de este guerrero no es normal…

 

Hagen: Lo siento en mí mismo, sus vibraciones son terroríficas, es un poder que linda con los más altos guerreros con los que jamás he combatido.

 

Eyvind: El poder que ostento me lo brinda el propio Fenrer por ser su más ferviente seguidor. Ahora comprobaréis mi poder…

 

Mientras en otro lugar Fenrir guerrero de Epsilon se afana en llegar lo antes posible a Asgard pues está decidido a atacar al propio lobo Fenrer y enfrentarse a sus más terroríficos miedos.

 

Fenrir: ¿Qué ocurre Jing?, ¿por qué te paras?

 

   El lobo y amigo de Fenrir se detiene bruscamente y comienza a gruñir hacia el lado del bosque nevado que se abre por todo el camino antes de llegar a Asgard.

 

Fenrir: Ya veo, es un nuevo enemigo… ¿Quién será?

 

Sombra: Jajaja veo que tu lobo es extraordinario, me ha visto casi al instante…

 

Fenrir: ¿Quién eres déjate ver?

 

   Avanzando poco a poco se va deslumbrando la silueta oculta por la sombra del bosque…

 

Loke: Soy loke. Preparaté a recibir mi poder. LOBO AULLADOR

 

Fenrir: LA GARRA DEL LOBO.

 

   Ambos poderes convergen en mitad entre ambos contendientes estando el poder muy igualado.

 

Loke: Vaya, si que eres poderoso, desde luego la reputación de los guerreros legendarios de Asgard es del todo cierta.

 

Fenrir: Tú, no pareces del ejército de Karls, parece que portas una armadura nórdica, ¿Quién eres y por que me atacas?

 

Loke: ¿Crees que los guerreros legendarios de Asgard sois los únicos grandes del reino?.

 

Fenrir: ¿Que quieres decir?

 

Loke: Acabo de comprobar lo cierto que hay en ustedes los guerreros legendarios y desde luego son ciertas todas las habladurías, pertenezco a la guardia personal del gran ministro Dolbare.

 

Fenrir: Pero Dolbare desapareció hace mucho tiempo de Asgard. No puedo creer que ahora se hallé en estos lugares.

 

Loke: Y no se haya, solo yo he venido para saber de la situación.

 

Fenrir: ¿Entonces sabrás lo que está ocurriendo?

 

Loke: Desde luego.

 

Fenrir: ¿Y no piensas hacer nada al respecto?

 

Loke: Esa no es mi misión, solo estaba de paso, tendréis que arregláoslas solos. Dolbare aún está demasiado lejos de aquí, cuando sea el momento regresará al lado de Hilda.

 

Fenrir: Maldito cobarde.

 

Loke: Me he acercado a ti, con el fin de calibrar tu poder y desde luego no me has decepcionado. Pero aquí acaba todo, debo volver para informar. Tú mejor que nadie sabes que tienes que obedecer la orden de tus superiores y esta no pasa en este momento por iniciar una batalla contra el gran lobo.

 

Fenrir: ¿Y si lo era atacarme?

 

Loke: Eso era solo por diversión mía, jajaja hace tiempo que no me enfrento a alguien con tanto poder y agallas. Nos veremos pronto, espero, guerrero divino.

 

   Y con estas palabras Loke desaparece dejando solos a Fenrir y a Jing.

 

Fenrir: Tenía un poder similar al mío este guerrero y sin duda no habrá mostrado todo su poder, pero ¿que es lo que pretende ese tal Dolbare?, En fin tengo mucha prisa y no me puedo detener aquí por más tiempo. Ahora me enfrentaré a mi destino.

 

 

 

 

CAPÍTULO 14: EYVIND, EL SEMIDIOS.

 

 

   En Asgard dos formidables contrincantes se encarnan en una temible batalla, mientras los ojos del gran lobo observan el acontecimiento sumido en pensamientos sangrientos de una nueva era que está por nacer, otros ojos observan la lid de una manera muy distinta, pues en ella está el futuro de todo un reino y el olvido de los dioses a los que sirven.

 

 

Eyvind: Empecemos, pronto te quitaré esos aires de gran guerrero, mi victoria será aplastante, en unos segundos te destruiré, habrías hecho mejor en enfrentarme a mi junto con tu compañero.

 

Hagen: Eso lo veremos, mi aire glaciar te congelará fácilmente.

 

   El aire glaciar de Hagen surge cual torbellino hacia su oponente pero este con una sola mano lo detiene. Ante el asombro del propio Hagen, Hilda y de su compañero Zyd.

 

Eyvind: Una gran fuerza, te felicito, pero no lo suficiente para hacerme entrar en frío glaciar. Observa el poder que poseo y verás como lo comprendes todo. AULLIDO VELOZ.

 

   El poder de Eyvind impacta por sorpresa en Hagen derribándolo…

 

Zyd: No es posible… que ataque tan veloz, ni siquiera he podido ver nada.

 

Hilda: ¡Hagen!

 

Hagen incorporándose como puede lanza una mirada de odio por lo que acaba de pasar a su rival… jamás nadie había conseguido darle semejante golpe.

Hagen: Estoy bien, debo enfrentarme a él en serio.

 

Hilda: No digas tonterías Zyd puede ayudarte…

 

Hagen: No, dije que me enfrentaría a él solo y eso será lo que haga…

 

 

   Volviéndose hacia su rival…

 

Hagen: Veo que no fanfarroneabas en absoluto, pero ahora se que no debo andarme por las ramas el furor del volcán acabará contigo de una vez por todas.

 

 

Eyvind: Crees que un poco de calor me va a afectar, jajaja todos tus ataques estarán orientados a un fracaso total.

 

Hagen: Esquiva esto si puedes. FUROR DEL VOLCÁN.

 

   El furor del volcán golpea fuertemente a Eyvind el cual es arrastrado por el poder de Hagen, pero este logra controlarlo en el instante en el que se iba a producir el impacto.

 

Hagen: Es impresionante, ha aguantado el poder del volcán sin sufrir herida alguna.

 

Hilda: !Hagen!

 

Zyd: Este guerrero no es un guerrero normal de eso no cabe duda. Nosotros los guerreros legendarios de Asgard tenemos un poder inmenso, este poder es el que nos otorgaron los dioses, pero él… no hay dudas proviene del más interno de los infiernos.

 

Hagen: ¿Cómo has…?

 

Eyvind: Tu compañero tiene razón, El poder de Karls fue el que me trajo de vuelta, mi alma corrupta se consumía en el infierno del Hellheim, pero mi poder despertó cuando el lobo empezó a nacer y Surt me llevó hacia su mundo de fuego, después me preparó para ser el protector del gran lobo cuando este reencarnara y así con el poder del lobo y los dones que Surt el gigante de fuego me entregó, volví al mundo de Asgard.

 

Hilda: Entoncés tú formas parte del ejército maldito de la diosa Hell contando además con el apoyo de Surt.

 

Eyvind: El poder que los dioses verdaderos me entregaron me ha convertido en un semidiós. Ningún guerrero por poderoso que este sea podrá jamás conmigo.

 

Zyd: Cuidado su cosmoenergía está creciendo de manera desmesurada. Tal vez él sea casi un Dios…

 

Hilda: Hagen, cuidado no habla en vano, siento un poder inmenso en él.

 

Eyvind: Observa ese poder y muere calcinado por el lobo de los fuegos del infierno. LOBO LLAMEANTE.

 

 

   El poder se abate sobre Hagen pero Hilda con todo el poder del que es capaz consigue detener el avance de tan terrible energía, gracias a la lanza que el mismo Odín entregó a su sacerdotisa, esta lanza  recibía el nombre de Gungnir y junto a la argolla dorada Draupner y sus poderes adquirían una parte divina que Odín le otorgó en favor de protectora de su pueblo. Hilda consiguió detener el poder de Eyvind, pero la tensión y el poder desplegado era tan alto que causa el desmayo de la sacerdotisa y esta cae en los brazos de Zyd completamente agotada.

 

Zyd: ¡Hilda!

 

Hagen: ¿Qué?, ¡Hilda!, No hay duda alguna, si Hilda a caído agotada es que ese poder es de índole divina.

 

Eyvind: Se ha desmayado, has tenido suerte que ella interviniera o ya estarías siendo pasta de las llamas más poderosas del Hellheim y del mundo de fuego.

 

Zyd: Eso es cierto, del poder emanaban dos energías muy poderosas y distintas entre si, parece que el poder se lo brindan dos mundos de fuego opuestos.

Hagen: ¿Por qué opuestos?

 

Eyvind: Es evidente, El mundo del fuego de Surt se encuentra por encima del Gimle (cielo del norte) y muy por encima de Asgard, allí todo es centelleante y abrasador, sin embargo el otro fuego proviene del más interno del inframundo, el Hellheim, el fuego de las almas y de la diosa de los mundos inferiores. ¿Que ocurre cuando dos poderes opuestos se combinan?, ese es mi poder, un poder digno de un dios.

 

Zyd: Si no luchamos juntos, jamás podremos vencerle, Eyvind es demasiado fuerte, sus poderes se los otorgan fuerzas opuestas y divinamente maléficas. No es un guerrero normal.

 

   Zyd dejando a Hilda que continuaba desmayada en lugar seguro, se dispone a ayudar a su compañero.

 

Zyd: Se fuerte Hilda, nosotros venceremos a este individuo.

 

Hagen: Combinemos nuestros ataques. No puedo creer que incluso Hilda se haya desmayado al contener semejante poder.

 

Zyd: POR LA GARRA DEL TIGRE VIKINGO.

 

Hagen: EL FUROR DEL VOLCAN.

 

Eyvind: Por fin peleáis en serio.

 

El resultado de los dos poderes tiene como consecuencia un aumento importante de energías que logra golpear de forma inesperada al poderoso semidiós.

   Pero este aunque encorvado hacia delante se yergue nuevamente y comienza a reír.

 

Eyvind: Gran poder, muy bien, pero ahora eso no os sirvió de nada, a pesar de mi poder también tengo esta armadura, bañada con sangre de lobos, son los lobos los que han hecho poderosa esta armadura. Jamás podréis hacer mella en ella.

 

Zyd: No es posible…

 

Hagen: No es un rival fácil de vencer.

 

   Pero en ese momento unas pequeñas grietas aparecen en la armadura de Eyvind, justo en el lugar del impacto…

 

Eyvind: ¿Cómo es esto posible?, hasta ahora nadie había logrado traspasar mis defensas… ¿Es posible que este ataque combinado haya surtido efecto?

Esto lo pagaréis, ahora no tenéis la ayuda de la sacerdotisa de Asgard. LOBO LLAMEANTE.

 

   El impacto alcanza a los dos guerreros y ambos son derribados por el poderoso golpe del señor de los lobos. Pero ambos se levantan nuevamente aunque heridos y casi sin energías…

 

Eyvind: Admiro el valor de los guerreros divinos, será un honor mandaros a las brumas del Niflheim.

 

Zyd: Aunque nos vuelvas a golpear nunca renunciaremos a la misión de proteger a Asgard y a la señora Hilda.

 

Hagen: Es Odín quién nos guía, volveremos a levantarnos una y otra vez hasta daros muerte. Tu poder es colosal, pero ahora sabrás lo que valen los guerreros divinos.

 

   Acumulando toda la energía de la que eran capaces, los guerreros se disponen a realizar un último ataque en la que la vida les irá en ello, por otro lado el guerrero Eyvind se da cuenta del valor que desplegan estos guerreros y del compromiso que tienen para con su causa. Si, sin duda para Eyvind son los guerreros más valientes contra los que jamás ha combatido.

 

Eyvind: Mirad, vuestro estado es lamentable y aún así insistís, estáis acumulando un poder incluso mayor del que jamás habías desarrollado por si solos. Será un placer daros muerte y mandaros con vuestro señor Odín.

 

   Eyvind comienza también a acumular su poder, pero en ese momento se percata de una cosa, tras Hagen y Zyd una sombra inmensa aparece para darles fuerzas…

 

Eyvind: ¡Es Odín!, luchan junto a Odín en un ataque desesperado…

 

Karls: ¡Odín!, sabes que tus guerreros poco pueden hacer y por ello les prestas tus fuerzas, jajaja pero no veo un poder tan grande en ellos, aunque venzan morirán… todos los guerreros de Odín deben morir. ¡Eyvind! Mátalos, que Odín vea las miserables fuerzas con las que cuenta… Su humillación será total.

 

Eyvind: Si mi señor Karls. TORNADO AULLIDO DE LLAMAS.

 

   Eyvind, expandiendo sus manos crea un dos fuegos distintos entre si provenientes de cada uno de los mundos y los conjunta en sus puños el cual los une uno encima de otro formando anillos de fuego de distinta intensidad y color, el fuego azul de las sombras del Heillheim y el más ardiente color amarillo que encarna el fuego del centelleante mundo de fuego, Los fuegos de Hell y Surt están en ese ataque, este sale fulgurante hacia su objetivo mientras Zyd y Hagen utilizan sus cosmo energías para invocar al poder del Gran volcán y al poder del Atómo Azul. Estas energías se unen formando una combinación de la cual se desprenden cristales de hielo y esencia de las estrellas del norte.

 

   Un terrible impacto tiene lugar pero a este se le suma una energía prodigiosa, Odín con su aliento inesperado logra romper y desestabilizar todos los poderes de la naturaleza y del universo que allí se conjugan.

 

Zyd: E…sss Odín…

 

Hagen: Está con nosotros, Odín nos da su fuerza…

 

Eyvind: No puedo creerlo, el poder es tan grande que no puedo controlarlo, Es Odín, Odín ha roto la unión entre los fuegos distantes, no puede ser, mi poder está sucumbiendo… se desestabiliza…Es… como si se partiera en dos.

 

   El poder combinado de los dos guerreros divinos barren el poder que iba desapareciendo de Eyvind, ante su asombro comprende que el propio Odín ha roto el vínculo con su energía entre esos dos mundos ya que el mundo de Asgard siempre a servido de barrera para que estos no se unan.

 

Eyvind: Aghhh el poder es muy grande no lo puedo contener…

 

   Dicho esto el poder consume a Eyvind, este ve impotente como las fuerzas que le prestaron sus dioses son  desintegradas y para colmo el inmenso poder de los guerreros divinos conjugados con las fuerzas de Odín hacen salir victoriosos a esos guerreros de leyenda.

 

Eyvind: ¿Es que acaso su Dios es más poderoso que los míos a los que sirvo?, En cualquier caso ha sido un honor caer en una lucha tan fiera contra semejantes rivales, jajaja mi muerte…Aghhh es digna de un… guerrero…

 

   Y así diciendo estas palabras el guerrero fallece.

 

Zyd: Hemos vencido, la armadura de Eyvind se ha desintegrado.

 

Hagen: Sin la ayuda de Odín, no hubiéramos vencido.

 

Zyd: Pese a que su causa era equivocada a demostrado ser un guerrero de honor, sin la ayuda de Odín este guerrero habría acabado con nosotros.

 

Karls: Bravo, habéis podido con el poder de Eyvind, solo gracias a la intervención de Odín, pero ese Dios cobarde ahora no podrá hacer nada. Ahora sois mis propias presas.

 

 

 

CAPÍTULO 15: EL DESTINO FINAL DE UNA MALDICION.

 

 

   Karls aparece frente a los guerreros dispuesto Él mismo a participar en el combate…

 

Karls: Vuestro Dios no os ayudará más…

 

   De Karls empieza a emerger una potente energía la cual deja atónitos a los dos heridos guerreros…

 

Zyd: Esa fuerza…

 

Hagen: Es superior a la que hemos sentido proveniente de Odín…

 

Zyd: Es mucho más poderosa que la de… Odín.

 

Karls: Odín, jajaja no podrá hacer nada, Este poder mío es imparable. Vuestro dios no puede contra mí, Para ser un rival digno debería encontrarse físicamente aquí, jajaja y aún así poco podría hacer. Mira Odín como destruyo tu obra, primero caerán tus defensores y después tu reino, jajaja.

 

Zyd: Ese cosmos, no podremos detenerlo, supera con creces al de Eyvind…

 

Karls: Sabed que gracias a vuestra debilidad, vuestra señora Hilda será sacrificada al gran lobo y  sus primeras gotas de sangre iniciarán la Era más esperada de todos los tiempos. MI ERA, El norte jamás será un pueblo de débiles alfeñiques, volverá al esplendor de otros tiempos y todos los pueblos de la tierra serán sometidos al yugo de la sangre y de la muerte jajaja.

 

   Con tan solo un gesto, una fuerza diabólica se abate sobre los dos guerreros divinos…

 

   Estos abatidos, se vuelven a levantar apoyados el uno en el otro, sin fuerzas y sin esperanzas intentan un pobre ataque, sus fuerzas están tan agotadas que apenas logran golpear a Karls, pero este ataque tan desesperado y débil no tiene efecto alguno sobre Karls.

 

Karls: Ese es vuestra última acción, vuestra muerte será sangrienta y desagradable. Mi destructor de cuerpos os despedazará.

 

 

   Karls emite un poder terrible en forma de lobo gigantesco de fauces abiertas hasta el borde del desgarre.

 

 

   En el momento que se iba a producir el choque contra los cuerpos ya semiinconscientes de los dos guerreros, alguien detiene el poder.

 

 

   Una fabulosa espada absorbe el poder del lobo en ella, una espada portada por un héroe legendario, ambos Zyd y Hagen antes de caer al suelo inconscientes pronuncian un nombre… Sigrid.

 

Karls: ¿Eres tú?

 

Sigrid: Aquí me tienes nuevamente, esta vez he venido para derrotarte, al igual que mis antepasados derrotaron al dragón Fafner, hoy yo completo la grandeza de mi casa destruyendo para siempre la amenaza que el lobo representa para este reino.

 

Karls: Pensé que estabas muerto, es increíble, veo que los guerreros legendarios de Asgard son más valerosos de lo que imaginé. Aún así esperas vencerme con esa espada… ya me doy cuenta, como tus pobre poderes no son lo suficientemente poderosos como para abatirme, has recurrido a una antigua leyenda para intentar derrotarme… jajaja esas leyendas del pasado jamás volverán a servir ahora aquí.

 

Sigrid: Te demostraré que te equivocas, esta espada a sido capaz de atravesar al gran dragón del cual se decía que era impenetrable, la espada mágica de mi antepasado Sigfrido será la acabe con tu leyenda y a la vez con esta nueva era que quieres crear.

 

Karls levantando una mano en forma de garra de su poderosa armadura crea un viento extraño y maléfico que se dirige hacia Sigrid, este se escuda en la espada y vuelve a contener el ataque, no sin ciertos sufrimientos.

 

Karls: Vaya esa espada es algo más de lo que parece, ¿pero ahora que piensas hacer con ella?

 

Sigrid: Acabar contigo de una vez por todas.

 

    De Sigrid empieza a liberarse un gran poder y todo su cuerpo se carga de una energía cósmica terrible, el poder de Sigrid se desborda y hace trizas todo lo que le rodea…

 

Karls: Una energía interesante.

 

Hilda Recobrando meramente la consciencia observa que quién le ha protegido era su valeroso guerrero de Alfa…

 

Hilda: ¡Sigrid!, eres tú…

 

   Pero Sigrid apenas escucha a Hilda, su concentración es total, entonces Sigrid carga contra Karls con todo el poder que es capaz de desplegar…

Hilda: ¡No Sigrid!, no debes atacarle así, no podrás, el lobo…

 

   Pero Sigrid sigue sin oír una sola palabra de lo que su señora le dice y acercándose cada vez más a Karls jura que está vez la espada sagrada cumplirá su objetivo, pues esta espada no es de origen divino y por lo tanto podrá matar al lobo.

 

   Karls espera con los brazos extendidos cual si fuera a abrazar a un niño, el guerrero de Alfa aunque sorprendido por el proceder de Karls continúa su carga con la punta de la espada preparada para atravesar de parte a parte a su enemigo.

 

   Llegado el momento  la espada es capaz de penetrar en el cosmos de Karls, pero una vez toca la armadura del lobo, la espada se rompe en dos pedazos, dejando sorprendido al guerrero de Odín. Karls, con un fuerte poder libera de si su fuerza y esta golpea en su plenitud a un desprotegido Sigrid, que es enviado del fuerte golpe cerca de donde inconscientes descansan sus compañeros.

 

Sigrid Con la mitad de la espada en la mano y gravemente herido se pone de pie…

 

Sigrid: Has… destruido la espada de los tiempos, aquella que fue capaz de matar al gran dragón…

 

Karls: Por fin comprendes mi poder guerrero, Yo a diferencia de tu Dios soy mucho más poderoso, el poder recorre mi cuerpo y mi alma, ningún arma podrá jamás vencer al gran lobo, ese es el poder del destino del mundo, todos los dioses y los hombres de la tierra tienen que ser aniquilados, para que un nuevo poder gobierne en la tierra, un poder basado en la fuerza.

 

   Sigrid sin esperanzas ve heridos a sus compañeros y observa a su señora Hilda, no él no va a permitir que a su señora le ocurra nada. No ha podido con Él, no puede con Él, es un rival que nada tiene que ver incluso con los dioses. Pero él como guerrero divino y fiel servidor de Odín dará su vida por aquello que debe hacer.

 

   La maldición del oro completa aquí su fin y todo vestigio de aquella maldición y todo objeto participativo en aquella afrenta del pasado obtiene el final que le corresponde. La maldición se ha detenido por fin, aunque falta algo, el último portador de la espada debe también perecer para aplacar a los demonios del destino que aquella maldición despertó…

 

Sigrid: Tal y como dijo mi antepasado, no necesito una espada para que veas mi poder y mi valor, ahora verás el último poder de Sigrid, el gran dragón al que estoy unido por el vínculo de la sangre resplandecerá en todo el firmamento del norte y hallaré tu muerte o la mía, yo siempre serviré a mi señor Odín y a mi señora Hilda. Por el reino de Asgard.

 

   Sigrid empieza a condensar todo su cosmos y parte de su vida, pues quiere intentar un ataque desesperado, esta vez toda su vida va en ello, victoria o muerte es la única salida para el guerrero.

 

Hilda volviendo nuevamente en si comprende el proceder de su valiente protector pero…

 

Hilda: No Sigrid, no debes perder tu vida… Asgard te necesita, necesita de tu poder…

 

Sigrid: Si un guerrero de Odín me considero, debo serlo hasta el final, es esto… me va la vida o mi final.

 

Hilda: Al gran lobo no se le puede vencer, debemos darle tiempo a los guerreros divinos pues traen algo con lo que poder vencer a Karls.

 

Sigrid: Pero no han llegado, tal vez fracasaran, lo cierto es que ahora solo yo estoy en condiciones de proteger a Asgard y lo haré…

 

Karls: Basta de hacerme perder el tiempo, guerrero esta vez no te salvarás, esta vez esparciré tus restos desmembrados con el poder del gran lobo.

 

Sigrid: Tú usas el poder del lobo, pero no eres el lobo mismo, en esa condición de humano encontraré un resquicio por el cual te derrotaré.

 

Karls lanza un potente golpe contra Sigrid y este se lanza contra esa fuerza cargado con todo su poder.

 

Hilda: ¡Noo!, Sigrid…

 

   Pero en ese instante unas enormes hachas interceden y separan las dos fuerzas de los contendientes.

 

Sigrid mira al responsable, pero sabe de quién se trata, allí estaban de pie Tholl y Mime que acababan de llegar.

 

Tholl: Ya estamos aquí, juntos derrotaremos a Karls.

 

Sigrid detiene su fuerza destructora, e incrédulo observa a sus compañeros.

 

Mime: Tenemos las esmeraldas Hilda, venceremos a Karls.

 

Hilda: Con esto venceremos a Karls.

 

Sigrid: ¿Que tipo de arma es esa?

 

Hilda: En esas esmeraldas van guardados los sellos que antaño encerraron al gran lobo.

 

Tholl: Según lo que nos contó Alberich, hay que usar los sellos en orden… yo me enfrentaré primero a Karls.

 

Mime: Déjanos esto a nosotros Sigrid protege a Hilda, mi música vencerá, la música aplaca a las fieras.

 

Karls: Os veo muy optimistas, eso pronto cambiará…

 

Tholl: Eso lo veremos,

 

Tholl lanza las hachas hacia Karls pero esto las detiene con un solo gesto.

 

Karls: Vuestros poderes son insignificantes y aunque me ataquéis todos juntos nada conseguiréis.

 

Tholl: Pronto compredenrás tú error y te darás cuenta de la osadía de haber entrado en Asgard como enemigo.

 

 

 

CAPÍTULO 16: EL ERROR DE ALBERICH

 

 

   Tholl se encontraba frente a Karls dispuesto al combate, Mime de Benetnach le secundaba, el lobo estaba contento cuantos más enemigos mejor pues mayor sería su gloria…

 

   Tholl mostrando la esmeralda amarilla y esta cargada de un brillo luminiscente la lanza sobre Karls…

 

Tholl: Esta es la esmeralda amarilla que guarda el sello de Leding…

 

 Al escuchar el nombre de Leding Karls comprende a lo que se enfrenta…

 

Karls: Esas son las cadenas de esos malditos dioses, las habéis encontrado… malditos acabaré con vosotros…

 

   Pero en ese momento la joya se ilumina más y de ella sale la cadena llamada Leding que aprisiona al lobo…

 

Karls: ¿Cómo osáis tocarme?

 

 

Tholl: Esa es la cadena Leding, tan dura y gruesa como el mejor metal de los dioses… con esta cadena se te condena al exilio para siempre gran lobo del norte.

 

Karls: Jajaja crees que con este hilo tan fino puedes detener al gran lobo que hasta los dioses temen, me hacéis reír guerreros divinos, vuestra estupidez y osadía será vuestro gran error.

 

   Karls usando su terrible y maléfica aura, concentra su poder y hace trizas a Leding… ante el asombro de Tholl y el resto de defensores de asgard.

 

Karls: Como véis una simple cadena no puede contener el poder del gran lobo dormido durante siglos en los confines del norte. Ahora os destruiré…

 

   Karls lanza el poder del gran lobo el cual se cierne sobre los guerreros que forman un muro protector delante de la gran sacerdotisa para que esta no resulte herida. Pese a que los guerreros son abatidos todos estos se vuelven a poner en pie dispuestos a combatir… Zyd y Hagen se vuelven a alzar con ojos odiosos hacía su enemigo… mientras que Sigrid, Tholl y Mime vuelven también a la lid.

 

Mime se adelanta y muestra la joya anaranjada que guarda a Drome.

 

Mime: Esta es Drome, tal vez Leding no resulte tan gruesa pero esta está hecha con los materiales más poderosos de todo el reino del norte…

 

   Drome es lanzada y esta se deshace del sello del que era presa y se abalanza sobre su enemigo. Pese a los intentos de Karls en que esta no le tocara, Drome cumple su función y nuevamente como milenios atrás ocurriera apresa a su enemigo.

 

Karls: ¡Drome!, maldita sea esta cadena impía.

 

   Pero al igual que ocurre con Leding el poder de Karls destruye aunque con más dificultad la cadena de la esmeralda anaranjada.

 

Mime: Drome también ha fallado…

 

Hilda: Y Alberich, ¿es que aún no ha llegado?

 

Tholl: Nada sabemos de él, si no lo ha conseguido tendremos que enfrentar al lobo en estas condiciones.

 

Mime: Pero ahora el lobo está más debilitado, ha tenido que luchar contra el poder de las cadenas y estas absorben parte de sus poderes, tenemos una posibilidad si le atacamos todos juntos.

 

Zyd: Debemos dar tiempo a Alberich, tal vez esté de camino, aunque tal vez no haga falta que venga…

 

Zyd, Tholl, Hagen y Mime ensalzan sus potentes cosmos para lanzarse al combate, mientras Sigrid se queda en retaguardia protegiendo a la sacerdotisa Hilda…

 

Zyd: POR LA GARRA DEL TIGRE VIKINGO.

 

Tholl: EL PUÑO DE TITÁN

 

Mime: REQUIEM DE CUERDAS

 

Hagen: FUROR DEL VOLCAN

 

   Los poderes inducidos por sus gigantescos cosmos son lanzados hacia Karls, este con una potencia inesperada los destruye y lanza con sus ondas una tormenta de garras que golpean en los guerreros y los derriba.

 

Sigrid: Todos han sido vencidos con una facilidad pasmosa.

 

Hilda: ¡Hagen, Tholl, Mime, Zyd!...Para nada a perdido su fuerza… este ser es demoníaco.

 

Karls: Creéis que unas simples cadenas pueden arrebatar el poder al gran lobo Fenrer, ahora comprenderéis vuestro error.

 

   Karls lanza su basto poder sobre los dos que hasta ahora continúan en pie, Sigrid intenta contener el poder con las llamas del dragón pero este poder resulta insuficiente, por ello Hilda con su lanza se incorpora a la defensa, pero cada vez las fuerzas de Karls ganan terreno y los dos guerrero y sacerdotisa están al borde de la muerte.

 

   Con un gesto noble Sigrid se pone delante recibiendo prácticamente él todo el daño del ataque y cae al suelo herido, mientras Hilda apenas se mantiene en pie tras haber consumido casi todo su poder de defensa…

 

Karls: Ahora tanto tú como el reino de Asgard sois totalmente míos. Jajaja

 

Alberich: Yo no estaría tan seguro de eso…

 

   Karls vuelve la mirada y se encuentra que otro guerrero divino le hace frente…

 

Karls: Otro estúpido que viene a ser destruido por mi poder. ¿A cuantos más os tengo que poner en orden?.

 

Hilda muy debilitada observa a Alberich…

 

Hilda: Alberich… bien, no todo está perdido…

 

   La gran sacerdotisa cae al suelo, cansada y débil.

 

Alberich: ¡Hilda!...

 

Karls: ¿Y a ti como quieres que te mate?, ya se desmembraré todas las partes de tu cuerpo.

 

Alberich: Estás muy seguro de tu poder, pero no cuentas que estás frente a un rey.

 

Karls: ¿Tú un rey?, no me hagas reír. Sin duda la locura se ha apoderado de ti. Estás apunto de morir ante el gran lobo y solo se te ocurren sandeces.

 

Alberich: En realidad estás temblando, mira lo que poseo.

 

Alberich enseña la esmeralda roja a Karls, la cual guarda la única cosa capaz de detener al gran lobo.

 

Karls: Es Gleipner, ¿Esa vieja te entregó la esmeralda?, debí haberla matado.

 

Alberich: La vieja del bosque de hierro pace por toda la eternidad esclava de mi ataúd de amatista. Ella no pudo resistir mi poder.

 

Karls: ¿y crees que eso te funcionará conmigo?.

 

Alberich: Sabes que si, en lo más profundo de tu ser la temes…

 

Karls: Maldito como te atreves…

 

Alberich: Cualquier gesto que hagas lanzaré a Gleipner contra ti.

 

Karls: ¿Quiere eso decir que no vas a lanzar la cadena sobre mi?.

 

Alberich: Eso es, jajaja a menos que hagas todo lo que yo te diga… Gracias a tu poder yo seré rey y tú serás solamente mi fiel lacayo jajaja.

 

Karls: Debo haber entendido mal, pretendes dar órdenes al gran lobo, tú un miserable insignificante, a Fenrer le temen incluso los dioses, jamás me doblegaré ante la voluntad de nadie, recibirás mil muertes por esto.

 

Alberich: Ya lo veo, me imaginé que podría errar en mis propósitos, bueno ya tendré otra oportunidad, alguien como tú me podría dar más quebraderos de cabeza que otra cosa. Por eso te condenaré a ser aprisionado nuevamente por aquella cadena a la que temes.

 

   Karls se mueve rápido para golpear a Alberich pero este lanza la esmeralda roja… Aún con eso Alberich recibe un desgarrador golpe  que apunto está de costarle la vida… La esmeralda cae al suelo sin que de ella se desprenda cadena alguna…

 

Alberich: ¿Qué…? ¿por qué Gleipner no ha cumplido su cometido?, ¿En que me he equivocado?

 

Karls: Jajaja el poder de Gleipner está muy desgastado, jajaja  Nada puede detener ya la era que se aproxima.

 

Alberich: El golpe que me ha dado me ha hecho realmente daño, apenas me restan fuerzas para seguir luchando. Debo admitirlo esta vez todo está perdido… El poder de Fenrer es muy superior a todo lo conocido…

 

Karls: Has dicho bien tus últimas palabras aunque prefiero que veas como tu sacerdotisa muere en el altar de los sacrificios, jajaja tu deber y el de los guerreros divinos a fracasado… Veréis a Odín en lo más profundo de la prisión de las nieblas del Niflheim, decidle que el único dios soy yo.

 

 

CAPÍTULO 17: SANGRE DE LOBO

 

 

Alberich: Ya todo está perdido, algo me ha faltado, mis conocimientos no han encontrado la autentica verdad, es por ello que he fallado…

 

Karls: ¿Te pones delante de mí, todavía?, está bien, te mataré a ti primero, tú solo no puedes hacer nada contra el autentico rey del norte.

 

Fenrir: Él no está solo…

 

Alberich: Fen…rir… aléjate, Karls es muy poderoso…

 

Karls: Tú… tú eres…

 

Fenrir: Yo soy el guerrero Fenrir de Alioth, guerrero divino de Epsilón.

 

Karls: Tú eres aquél al que estaba destinada la armadura del Lobo y que Odín corrompió.

 

Fenrir: Tal vez, pero ese es mi destino verdadero.

 

Karls: Te ofrezco una posibilidad para salvar la vida por el lazo que te une al lobo Fenrer, Únete a mí y obtendremos todos los reinos de la tierra para nosotros. Deja de servir al indigno Dios de la guerra Odín y sirve al que de verdad deberías servir.

 

Fenrir: Yo soy un guerrero divino, y solo Hilda u Odín son a los que debo obediencia.

 

Karls: ¿Esa es tú última voluntad?. Bien sea así. Morirás

 

   Con un solo gesto Karls da un fuerte golpe a Fenrir el el cual cae herido…

 

Karls: Solo al final es cuando lo entiendes… decideté de una vez y no sigas en tu error.

 

Fenrir se vuelve a levantar e incrementa su cosmo energía para desarrollar su ataque más temido.

 

Fenrir: Jamás te serviré, ahora comprobarás mi poder. MANADA DE LOBOS.

 

Alberich: Fenrir, cuidado las técnicas no le afectan por potentes que sean, solo dependíamos de los sellos y el último ha fallado.

 

   Pero Fenrir ignora las palabras de Alberich. El poder de Fenrir atenta contra Karls pero este sin ninguna dificultad lo para con las manos extendidas.

 

Karls: ¿Ese es el poder de un lobo?, no me hagas reír, tu insignificante poder no es nada comparado con el poder del gran lobo, es normal que un poder así sirva a dioses tan débiles.

 

   Karls vuelve a golpear fuertemente a Fenrir derribándole por segunda vez y ocasionando la perdida de abundante sangre.

 

Karls: Que hermoso color el rojo de la sangre, ¿No lo crees Fenrir?, tu poder y tus fuerzas están condenadas al más rotundo de los fracasos. No te lo volveré a repetir únete o muere…

 

Fenrir: Lo vuelvo a decir, jamás me uniré a ti. QUE LA GARRA DEL LOBO TE DESTROCE.

 

   Pero al igual que antes el poder de Fenrir se estrella contra Karls sin producir ningún efecto en él.

 

Karls: Es inútil, tus ataques son muy débiles, ¿Por qué razón sigues atacándome?, ¿Acaso te volviste loco al comprobar todo mi poder?.

 

Fenrir: No, no lo estoy, yo como guerrero divino jamás me rendiré.

 

Zyd: Y nosotros tampoco…

 

Fenrir ve a lo que se refiere su recién incorporado compañero, todos los guerreros legendarios se ponen nuevamente en pie para intentar una última gesta desesperada y vencer así al terrible poder que oprime el mundo que ellos conocen.

 

Alberich: Yo también estoy con vosotros.

 

Hilda que también se vuelve a levantar ayudada por Sigrid, también decide que luchará junto a sus guerreros por la paz en Asgard.

 

Karls: Estúpidos asgardianos, no entendéis bien aún a lo que os enfrentáis…

 

Fenrir: Lo entendemos perfectamente Karls, es por eso que volvemos al combate, entendemos que no puedes ganar Karls, el poder que despertaste tiene que volver a dormir, por el bien de Asgard y el de los pueblos libres. La falsa era del lobo no debe empezar ni perdurar y no perdurará. Nosotros pondremos al lobo donde le corresponde estar.

 

 

Karls: Es inútil, vuestra mezquindad para conmigo no tiene razón de ser, me deberías alabar como a un dios…

 

Karls estaba fuera de si, furioso por la constante sublevación de aquellos que le deberían temer, si, pensó, son autenticos guerreros de Odín, pero de nada les servirá pues la furia que templaba su corazón vuelve a ser emitida, el poder de la bestia que duerme se volvía a despertar, ese poder que jamás debería haber sido liberado, vuelve a golpear como antaño hizo en su corazón… La bestia, el autentico poder de verdad del lobo Fenrer estaba dispuesto a mostrarse.

 

Hilda: Esa fuerza es aún mayor de la que jamás he sentido.

 

Alberich: Ese es el autentico poder del lobo, mirad parece que está sometiendo al portador de su alma.

 

Fenrir: Tal y como lo pensé… Karls es solo un recipiente, el autentico lobo a aparecido por fin.

 

Hagen: Y nosotros luchábamos contra un rival así.

 

Sigrid: Sea cual sea el rival es el enemigo de todos nosotros.

 

 

   Unamos nuestra fuerza, guerreros divinos por Asgard, por Odín, concentremos nuestra fuerza en un punto y que Odín nos ayude…

 

Todos los guerreros divinos e Hilda concentran sus cosmos en un punto para unirla a la lanza de Odín que portaba la gran sacerdotisa de Asgard, mientras la silueta de su señor Odín aparece tras ellos para volver a infundarles valor, fuerza y poder… Por el contrario el lobo Fenrer que ahora había tomado la total posesión de Karls emitía un cosmos terroríficamente inmenso dispuesto a triturar y despedazar todo a su alrededor…

 

   El gran lobo emite su furia y los guerreros divinos lanzan todo su poder… De la lanza de Hilda surgen todos los poderes del norte junto a su señor Odín y esta fuerza de choque queda latente en medio de los contrincantes mas el poder del lobo es muy superior y de inmediato comienza a retroceder las fuerzas concentradas hacía la posición de los defensores del norte…

 

   De pronto una silueta cruza corriendo en medio de la batalla y se une a uno de los guerreros de Odín que había dejado de emitir su fuerza para el bien de los defensores.

 

   Este era el lobo de Fenrir el cual le entregaba la esmeralda roja que yacía en el suelo a su amigo de manada Fenrir de Epsilón…

 

Este, audaz y valeroso incrementa su cosmos y se lanza hacia Karls ahora poseído en su totalidad por la autentica maldad y fuerza del lobo Fenrer.

 

   Cuando ya todo estaba perdido y la fuerza estaba a punto de alcanzar a los defensores de Asgard se produce el milagro y Fenrir logra lanzar la esmeralda roja y de esta sale la cadena Gleipner. La cadena se aferra al lobo el cual aunque emitiendo su furia y su poder se ve incapaz de soltarse o destruir la maldita cadena que lo aprisiona. Echando espuma por la boca de rabia el alma desbordada de poder del lobo empieza a apaciguarse y esta sale despedida del cuerpo de Karls rodeada de una cadena fantasma, esta la hace desaparecer quedando tendido en el suelo el cuerpo del portador de su negra alma el niño que fue Karls. Mientras nuevamente el alma del lobo era confinada de nuevo en el holm tenebroso en el que siempre se había hallado su prisión.

 

Fenrir: Esta es la verdad de mis sueños, mi verdadero enfrentamiento… mi armadura solo me decía que yo tenía que ser el que liberara el sello de lo contrario todos pereceríamos incluso yo, no eran sueños de maldición sino de esperanza…

 

 

Alberich: Ahora lo comprendo todo. El verdadero lobo debía de aparecer de lo contrario Gleipner nunca hubiera podido aprisionar el alma autentica del lobo si es que esta permanecía resguardada en el cuerpo de Karls. Por eso tuvimos que intentar que el verdadero Fenrer se mostrara. El único que podía usar la esmeralda era alguien que tuviera parte del poder del propio lobo…

 

   En medio de  todo se encontraba montada la armadura del lobo Fenrer… de esta comienza a manar abundante sangre que impregna todo bajo ella, acto seguido la armadura se funde en la propia sangre del lobo y desaparece como tragada por arenas movedizas.

 

 

   De la estatua de Odín se desprende la cabeza del lobo y esta al chocar contra el suelo se hace añicos.

 

Hilda: El poder del lobo ha desaparecido…

 

Alberich: Eras tú, Fenrir el único que podía combatir realmente contra el lobo.

 

Fenrir: No, sin vuestra ayuda yo solo no habría podido hacer nada, me expuse ante el lobo a sabiendas que tenía las de perder, pero confiaba en que vosotros traeríais el sello que podría usar contra él y que me daríais el tiempo que necesitaba para que, el lobo sin darse cuenta de lo que pretendía no se fijara en Jing ya que este me traería la joya para aprisionar de una vez por todas el alma del lobo. Según lo que averigüé solo alguien con la sangre del lobo podría activar el último sello y esta armadura goza de la sangre del lobo Fenrer, pero este tenía que dejarse ver tal y como era, de no haber aparecido el autentico lobo la amenaza hubiera persistido y tal vez todo habría sido inútil.

 

Hilda: Habéis salvado una vez más a Asgard mis valerosos guerreros legendarios.

 

Sigrid: Nosotros no hemos hecho otra cosa que cumplir con nuestro deber…

 

Hilda: Ahora todo el pueblo de Asgard podrá volver a su patria y rehacer sus vidas…

 

  En ese momento Karls se alza de nuevo ante ellos…

 

Sigrid: Karls…

 

 

 

CAPÍTULO 18: YO, FENRIR

 

   Nuevamente Karls se yergue frente a los guerreros divinos, no obstante de él ya no emanaba la energía maléfica y terrible de Fenrer. Acercándose hacia Fenrir este se arrodilla ante él.

 

Karls: Por todo el mal que mi malvada alma ha hecho te pido que seas tú mismo el que me quite la vida.

 

Fenrir: ¿Qué estás diciendo, Karls?, Tu vida no me pertenece, ni a mí ni a Asgard. El lobo te ha utilizado como a todos los guerreros que lo seguían. No tienes culpa de nada.

 

Karls: Aún así no puedo continuar a sabiendas de que por mi culpa podría haber llegado el fin de los tiempos.

 

Hilda: Karls, tu corazón solo estaba mancillado por un mal que no podías controlar, el destino es injusto muchas veces, pero todo tiene un porque de las cosas. La voluntad de los dioses es inescrutable y a veces hay que recorrer un sendero duro y difícil para llegar a donde uno debe llegar. Por eso yo como representante de Odín perdono todos tus actos Karls.

 

Karls: Yo… no se que decir… siempre soñé con ser un guerrero de Odín…

 

Fenrir: Ahora puedes reparar tu daño, entrena para ser un futuro guerrero para defender el reino de Asgard y servir a tu nuevo señor Odín tal y como deseabas en tu juventud..

 

Karls: Eso haré, pero hay algo de lo que quería comentaros…

 

Hilda: ¿Qué quieres decirnos?

 

Karls: El lobo… he sentido su poder dentro de mí, tan fuerte como para comprender que una bestia así no puede andar suelta por ahí, es incontrolable.

 

Hilda: Si es cierto, el poder de Fenrer es muy grande y temible…

 

Karls: Me refiero a que esto no será nada comparado con si alguna vez aparece sin reencarnar, el poder del lobo podría precipitar el fin de todos los pueblos de Asgard en un momento…

 

Hilda: Odín no lo permitirá, mientras los guerreros legendarios sigan luchando por Asgard, el mal nunca tendrá las fuerzas suficientes como para vencernos.

 

Karls: Bueno, yo me marcho, ayudaré a todas aquellas poblaciones que han sido destruidas por la causa de los sangrientos sicarios del lobo y que estos mataban en su nombre, para reconstruir y volver a dar vida a todo aquello, después cumpliré mi promesa de hacerme un guerrero digno de Odín y espero que la próxima vez pueda luchar a vuestro lado, no como un enemigo.

 

   Tendiendo la mano a Fenrir, este le devuelve el gesto y se despide de él…

 

Karls: Tú eres el autentico lobo del norte, Fenrir de Alioth.

 

Despedida pues finalizada, Karls emprende la larga marcha para reconstruir lo deshecho y mientras los guerreros de Asgard vuelven a su vida normal antes de que empezara la guerra.

 

   Corriendo por la estepa, Fenrir dirige a su manada de lobos como amigos y en lo alta de una cima mira a la luna llena del norte…

 

Fenrir: Si mi amigo Jing, nuevamente nos encaminamos a nuestro mundo, aquél al que pertenecemos, esta es ahora mi familia, esta es mi manada, mis amigos y juntos luchamos por la superviviencia no solo nuestra sino de nuestros propios dioses… yo Fenrir de Alioth guerrero divino de Epsilón pongo mi  fuerza y mi poder al servicio de los dioses, pues son ellos los que nos proporcionan la luz con la que veremos un nuevo amanecer en este frío norte…

   Fenrir y sus amigos corren hacia la estepa de Asgard, ese es el autentico reino al que pertenecen, a la vez tan cerca de Asgard y tan lejos, pues esa es su vida y su razón para vivir, surcar los mares de nieve en busca de presas mientras se acerca un nuevo día en el que serán reclamados para luchar por la paz de una nueva era. Pues él es Fenrir aquél que salvaron los lobos y como tal ahora forma parte de este pedazo de tierra nevado… hasta el fin de sus días… está condenado por sangre a servir aquella tierra dura y helada que los dioses les otorgaron para dar muetra de su fuerza y de su fe.

 

   En otro lugar mucho más sombrío y tenebroso, donde los árboles son de corteza negra y de sus ramas cuelgan fantasmales las ramas que señalan donde empieza el camino hacia el infierno, hay un claro que circunda una vieja choza y ante ella se yerguen ataúdes de amatista, unos encierran a los muertos para toda la eternidad pero uno de ellos encierra a una vieja decrepita ya convertida en calavera, por su caracter inmortal su vida no perece, pero alma y cuerpo se encuentran aprisionados en lugar donde ambos se separan. La vieja canta una nueva profecía…

 

 

_Desde los bosques sombríos imploro al más interno de los infiernos…

 

 

_Día habrá que el navío de los muertos volverá a surcar el océano de brumas. A bordo la diosa Hell volverá a su morada para reunir nuevamente a sus huestes…

 

_Día habrá en que a ella se unirán las fuerzas del más ardiente de los fuegos, el gigante de fuego volverá a empuñar la resplandeciente y abrasadora espada que quemará la vida…

 

_Noche habrá en que el perro guardián de Gnipa aulle de furia y dolor, pues con sus malditos ladridos despertará a los gigantes del frío y con ellos las bestias más atroces del mundo volverán a levantarse para combatir junto a los ejércitos del mal.

 

_Noche y día habrá en que sol y luna sean devorados por los lobos hijos de Fenrer, las estrellas de los cielos se precipirán hacia la tierra y el hijo del mal despertará nuevamente para devorarlo todo. Junto a él, la gran Serpiente Midgard se alzará sobre la tierra para estrangularla con su tamaño, fuerza y poder.

 

_Todas las criaturas se unirán al Lobo el cual comandará a todos los espectros y seres de las brumas y del pecado. La tierra hallará su final y la era de los dioses desaparecerá.

 

_Yo Grid lo juro que en ese momento volveré al mundo y alentaré a las huestes de las tinieblas para que  el autentico final llegue, la oscuridad de los dioses…

 

_Dioses, Guerreros, Humanos y Bestias del mundo ese día conoceréis el autentico horror…

 

_Aquello que se le conoce como el verdadero CREPUSCULO DE LOS DIOSES Y DEL MUNDO.

 

RAGNAROK.

 

_Yo Grid os maldigo a todos…jajajajajaja

 

 

FIN

Edited by archad
Link to comment
Share on other sites

Bueno, bueno...

 

Brutal... 

 

Ya sabía yo que "La Era del Lobo" sería un pedazo de fic, amigo mío me ha encantado, me ha gustado mucho, le tienes el punto cogido a estos guerreros divinos y sencillamente has sobrepasado con creces mis expectativas. Unos combates muy fluidos y aplastantes, una trama muy bien desarrollada y que... que me gusta el cabrón de Alberich, no puedo evitarlo.

 

El sueño de Fenrir, la historia sobre el pasado de Sigrid y su espada junto a la maldición- bendición de su casta... ,  que bien lo has rematado todo, que inteligente y estupendamente conducida la historia hasta desembocar en esas misteriosas palabras de la bruja Grid que nos llevan a Ragnarok, tío voy a tener que echarle un nuevo ojito a tu otro fic :Face (16):  en plan... mira lo que "viene in dispués"... el ansia me puede...

 

Excelente trabajo Archard, te superas amigo mío en cada nuevo trabajo es un gustazo pasarse por aquí y dejarse transportar a este reino de hielo y nieve perpetuos. Descansa ahora un tiempo que te lo mereces, aunque bien sé que algo más te ronda por ahí :laugh:.

En fin, fantástico regalo que me has hecho... iba a decir para pasar la tarde del sábado leyendo, aunque eso ahora no tiene mucho sentido :biggrin: sí es que, no pude aguantarme....  Un abrazo crak, no dejes de sorprendernos (aunque eso suponga pasarse largas horas frente al ordenador constriñendo neuronas para darle ese singular toque que nos caracteriza a ambos a nuestros fics...)

 

Cuídate amigo, estupendo fic que deberían pasarse a leer ya todos... 

Link to comment
Share on other sites

  • Invitados

Gracias compañero Plata, tú como siempre estás ahí y eso es muy de agradecer. Bueno este fic viene a ser una tercera parte de los otros dos trabajos que anteriormente publiqué sobre Asgard. Como siempre me gusta dejar una puerta abierta para algo sensacional, el superragnarok bien podría ser el colofón total a estas mini sagas que e inventado, quién sabe si alguna vez las neuronas apuntarán a ese nuevo ragnarok u otras ideas que alguna vez me has dado con una generación de guerreros divinos distinta a esta era (lo que pasa es que estos personajes han sido tan poco utilizados que aún queda mucho jugo por sacar), al igual que has hecho con tu fic sobre poseidón y los generales, pero es una buena idea o hacer gaidens de cada personaje por separado , pero con eso ya se sabe si no hay musa no hay obra, XDDDD para esa inspiración debería irme al polo norte y venir con las ideas más frías jajajaa.

 

Cierto que llevo al menos un tercio de otro fic totalmente diferente de todo lo que he elaborado hasta ahora, no tengo ni idea de como quedará, tendré alrededor de unas 20 páginas ya de ese, pero ya resulta un tanto complicado sacar tiempo, creo que me pasé de rosca intentando hacer dos al tiempo y tan diferentes y así estoy... medio loco. 

 

bueno yo de vez en cuando releo algunas cosillas de tus fanfics que me han gustado, pues como te dije tienes partes de tus trabajos que sencillamente son extraordinarias y sensacionales.

 

siento muchos las molestias cuando publiqué este fic, pasó algo extraño después de repasar y publicar no se había guardado y las correcciones no salieron, ahora creo que ya está todo arreglado, creo que la hice demasiado extensa y por ello no se plasmó, aunque yo vi que si estaba expuesta. En fin cosas que pasan jajaja

 

Bueno gracias nuevamente por pasarte y comentar, que eso ayuda y bastante a seguir en la brecha, Saludos

Link to comment
Share on other sites

bueno, me alegra un montón volver a leer un fic tuyo, llevo poquito pero ya me esta apasionando,en cuanto lo tremine te digo la valoración global, desde luego lo que llevo me esta gustando mucho, a ver si esta noche saco un poco de tiempo para terminarlo.

Link to comment
Share on other sites

  • Invitados

Gracias Akalanata, seguro que vuelves a ver la saga de Asgard, a mi me pasa cada vez que hago un nuevo fic sobre estos guerreros.

 

espero que te guste como lo han hecho los otros dos.

 

Un saludo y ya me cuentas pero tranquilo disfrútalo bien, que si no luego me seguís pidiendo fics y la mente de uno no es infinita XDDDDD

Link to comment
Share on other sites

Bueno ya la terminé, me ha parecido genial, sigues en tu linea, me gusta como utilizas la mitología nórdica, me ha parecido un buen relato y como siempre que escribes sobre asgard me dan ganas de volver a ver la saga de asgard y la película (jeje de la que has utilizado algún personaje en este fic) así que en breve me veo revisionando esos capitulos.

Link to comment
Share on other sites

  • Invitados

jeje venía a cuento usar ese personaje jejeje y por lo menos que exista relación entre ellos, pues guerreros nórdicos son todos.

 

la verdad que si, me siento muy cómodo y a gusto escribiendo sobre los asgardianos, creo que es un tema que puede dar para mucho, pues es muy rica en mitología y los personajes son unos pedazos de guerreros extraordinarios y lo mejor de todo; cada uno con un carisma fabuloso.

 

Bueno nuevamente te diré que mientras hacía el relato escuchaba temas musicales tan buenos como Toward valhalla temple, Frey, Hero of love and justice, etc... todo sobre la saga Asgard, vamos lo que se dice entrar en tema de lleno y resulta una pasada.

 

Bueno Akalanata celebro que te haya gustado el tercer fic sobre esta gran saga, creo que ambos volveremos a ver y disfrutar la genial saga nórdica... como dije a un compañero... que me vayan haciendo sitio en Valhalla aunque sea como escriba... y ahora que me estoy poniendo más cachas igual hasta me dan una espada y todo.

 

un saludo

Edited by archad
Link to comment
Share on other sites

Al fin pude sacar tiempo para leer tranquilamente y como se merece este nuevo fic "La era del lobo" y que mejor día,tal como hoy,de frío para sumirse un buen rato en un relato nórdico.

 

Si me permites y como subtítulo pondría "La era de archad"licenciado y catedrático en relatos asgardianos y para entrar en materia,lo mínimo que podría decirte es

que has creado una magnífica historia mezclada con un halo de fantasía,magistralmente narrada e ideal para acercarse tanto al mundo de saintseiya como al de 

los mitos y crónicas nórdicas,excepcional el relato de sigfrido y la historia de las 3 esmeraldas,que ponen de manifiesto el  estudio que has llevado a cabo de la materia así como la narración ágil y fluida que le has dado a esta historia,capaz de dejar sin aliento y siempre dejando la inquietud de el qué pasará en el próximo capítulo.El prólogo ha sido todo un acierto así como así como "aullidos desde el corazón"

,donde con ese TUM,TUM, casi sin aliento,despierta esta grandísima narración"LA era del lobo"

 

 

Un grandísimo placer y lujazo volver a leerte amigo  archad,como siempre quedo pendiente de este hilo de:parada y lectura obligatoria.

Un abrazo.

Edited by PEDRO
Link to comment
Share on other sites

  • Invitados

TUM, TUM así tengo el corazón con vuestros comentarios, igual también me convierto en lobo... quién sabe... XDDDD

 

Que mejor día de frío que leer algo sobre el mundo helado de Asgard y disfrutar con ello y más con tan ardientes combates. Vale debo decir que la saga Asgard me ha encantado de escribir, además de disfrutar con su música mientras la elaboraba, tan grato es que te guste como hacerla créeme. Me sumí en el mundo de la mitología Nórdica y creo que hasta yo mismo he tentado a Odín y he traído el frío hasta aquí XDDDDD

 

Bueno gracias por tus comentarios como siempre PEDRO, el placer es realmente mío que te pases por aquí y más que hallas disfrutado de este fic. Lo cierto es que cada vez tengo menos tiempo para dedicarle a esto que me gusta, pero poco a poco voy teniendo momentos y este es el resultado.

 

Un aullido desde el corazón... para la gente como tú que cada vez estoy más contento de habéros conocido y de poder cambiar palabras... palabras enormemente dictadas desde el corazón y bien merecidas,  por que como ves hay un trabajo enorme, aunque a veces no lo parezca en todo tipo de asuntos de esta sección de creatividad ya sean fanarts, fics, dioramas, customs... 

 

Gracias amigo mío por estar siempre ahí y animar para que esto no decaiga y sigan surgiendo tales historias, en gran parte es por gente como tú la que ha hecho posible la mayoría de todas estas obras... mi eterno agradecimiento. 

 

saludos y a cuidarse mucho que viene el invierno y quién sabe las sorpresas que nos deparará. 

Link to comment
Share on other sites

  • 3 months later...
  • Invitados
Guest shakmus

Querido compañero del norte...POR FIN !!!!!  Despues de largos meses de ausencia por fin vuelvo a casa y puedo recupererar un poco el tiempo perdido.

 

Aun no lei este trabajo pero ahora me pongop a ello no sin antes cerrar las persianas y coger un  buen aperitivo y sentarme relajado ante el ordenador pues creo que sera un autentico placer.

 

He aqui mi opinion

Link to comment
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
  • Recently Browsing   0 members

    • No registered users viewing this page.
×
×
  • Create New...