Jump to content
Search In
  • More options...
Find results that contain...
Find results in...

El terror tiene nombre: Absalón


plata

Recommended Posts

Bueno compañeros, esto se supone que lo debí hacer hacer algún tiempo, para que no os perdáis, estos relatos siguen este orden:

[b]1- EL MENSAJERO
2- THATSOTHAL, LA BESTIA SANGUINARIA
3- UN DÍA FUNESTO. JEZBETH.
4- ELIGOR Y EL DEMONIO DEVORADOR
5- EL TERROR TIENE NOMBRE, ABSALÓN
6- EL LEGENDARIO KLYCSUS
7- ASTHAROTH, EL PUÑO DERECHO DE UN DIOS
[/b]


Buenas compañeros, antes que nada quiero daros las gracias por adelantado, si sigo subiendo estas locuras es por que he encontrado en vosotros el apoyo necesario, son vuestros comentarios lo que me animan a seguir con estas historias "criaturicidas" (joder con la palabreja...). Bueno, el final de toda esta aventura está próximo (os doy mi palabra de honor), y ahora que por desgracia tengo más tiempo libre del que me gustaría, con más motivo...
Sin más os dejo con Absalón y de paso os revelo el nombre de mis dos últimas y queridas criaturitas... Espero que lo disfrutéis...


GLANSTONBURY

Lentamente, Mu fue abriendo sus ojos. ¿Estaba flotando?, a su alrededor todo era de color rojizo, incluso el rostro de Shaka, quién al parecer le hablaba, aunque él no era capaz de entender una sola palabra…
-Mu, vamos Mu, despierta…
Finalmente, una descarga sacudió todo su cuerpo. Mu abrió los ojos de golpe, y Shaka lo ayudó a incorporarse, aunque viciado, el aire llenó sus pulmones…
-¡Sha…Shaka! ¡Arrrg! ¿Qué…?
-Tranquilo, Mu, respira- Shaka sonrió- me alegro de que estés de vuelta, temí por tu vida.
-¿Shaka, dónde estamos? ¿Y Eligor?- el rostro de Mu se oscureció- no, no era Eligor, Shaka, ¿qué ha pasado?
-No, no fue Eligor quién te dejó tan maltrecho- Shaka ayudó a Mu a levantarse, aún le costaba tenerse en pie.- Había alguien más allí, alguien mucho más poderoso que Eligor y más malvado también.- Shaka colocó el brazo de Mu sobre sus hombros a la vez que, sujetándolo por la cintura lo ayudaba a levantarse.- El demonio devorador.
-¿El demonio devorador?- a la mente de Mu acudió la imagen de un niño famélico y descarnado- el niño- dijo finalmente.
-¿El niño? Yo sólo vi una espantosa forma espectral.- Shaka frunció el ceño.
-Shaka, yo…- Mu estaba confuso.- Alguien me ayudó, una poderosa y misteriosa energía me rodeó…
-Sí, Miguel.
-¿Miguel?
Ambos caballeros iniciaron el ascenso a través del pozo. Shaka permanecía callado…
“Shaka, ¿qué ocurre?, ¿por qué guardas silencio?”, Mu necesitaba respuestas y Shaka como siempre andaba perdido en sus pensamientos, en el exterior una densa bruma se fue abriendo al paso de los caballeros…
-¿Dónde estamos?- preguntó finalmente Mu algo incómodo por el hermetismo de Shaka.
-Perdona Mu, estamos en Glanstonbury. Miguel me habló de estas aguas milagrosas, me dijo que sólo ellas podían sanar tus heridas.
-¿Glanstonbury? ¿Miguel? Shaka, no estoy para acertijos ni adivinanzas, ¿por qué permaneces tan callado?- Mu detuvo su andar, obligando a Shaka a detenerse.
-Hace años…-Shaka suspiró- hace trece años conocí a Miguel durante mi breve estancia en el monasterio de los siervos de Dios. El hermano Josué, quién nunca interrumpía mis estudios ni mis meditaciones, vino a buscarme; me dijo que alguien muy importante quería conocerme. Esa fue la primera vez que vi a Miguel, aunque…- Shaka respiró profundamente- tuve la sensación de que ya lo conocía, de que nuestros caminos se habían cruzado mucho antes.
-¿A qué te refieres?
-Mu, no sabría explicarlo.- Shaka comenzó a andar de nuevo.-Vamos Mu, nuestros amigos nos esperan, Atenea nos espera…
Sin embargo ambos caballeros se detuvieron. Una poderosa energía blanca y pura inundaba el lugar…
-¿Es Miguel, no es así?- preguntó Mu, quién no pudo por menos que admirar la pureza de aquella poderosa y misteriosa energía que los rodeaba.
-Así es, y él y yo tenemos que hablar…

EN EL SANTUARIO

Aldebarán permanecía sentado con los brazos cruzados sobre el pecho y los ojos cerrados, mientras que Milo no dejaba de andar de un lado para otro…
-Tranquilízate Milo, pronto estarán de vuelta.
-¿Qué demonios está pasando?, lo sabes tú Aldebarán- Milo se detuvo en seco- ¿quién era ese hombre que estaba junto a Mu? ¿Qué hacía ese demonio en la guarida de Eligor? ¿Qué relación guardan ese hombre y el demonio con Shaka?
-Miguel- contestó Aldebarán.- El hombre se llama Miguel- “aunque no estoy muy seguro de que sea un hombre”, se dijo así mismo Aldebarán.
-¿Miguel?, y ¿quién se supone que es?, sigo como al principio, sin tener la más mínima idea.
-Bueno, es un amigo de Shaka.- la voz de Aioria retumbó en el interior de la casa del carnero.- y por lo que nos ha contado Aldebarán es, un poderoso aliado. Atenea descansa. Le he preguntado si sabía o conocía algo acerca de ese tal Miguel.- Aioria se sentó junto a Aldebarán.- Se limitó a sonreír y a tranquilizarme; me dijo que Miguel es alguien muy especial y que es un alivio contar con su ayuda…
-Shaka me dijo que Miguel es quién custodia a Jano, y que sólo él puede guiarnos en esta lucha contra estos seres primordiales o lo quiera que sean…- dijo Aldebarán.
-Espero que Shaka esta vez nos de alguna explicación más- dijo Milo- no se vosotros, pero yo no estoy tranquilo. No dejo de preguntarme qué hacía allí ese otro ser, ese maldito demonio que casi mata a Mu…

EN LA COLINA DE TOR

-Ven conmigo. Si así lo deseas puedes acompañarme.- dijo Shaka.
-Estás seguro, no prefieres hablar a solas con él.
-Mu, sólo busco respuestas; no tengo nada que ocultar, lo único que deseo es conocer la verdad…
… y ambos caballeros iniciaron el ascenso a través del serpenteante camino a la cima de la colina de Tor, dónde, junto a la única torre que quedaba en pie de lo que en un día fue el monasterio de San Miguel, un hombre que vestía una armadura plateada los aguardaba…
-Sé que te debo una explicación, Shaka de virgo.- la voz de Miguel sonaba lejana.- Siento que la duda planea sobre tu corazón, sin embargo, no debes permitir que esas brumas, que esos pensamientos nublen tu razón.
El hombre se volvió y contempló a los dos caballeros, aunque sus ojos estaban fijos en Shaka.
- ¿Qué tienes que contarme, Miguel?- preguntó Shaka- ¿A qué se refería ese demonio? ¿Por qué me habló como si me conociera?
-Shaka, ahora no es el momento.- “No puedo revelarte nada ahora, no sabes cuánto lo siento, sin embargo no puedo.” Una sombra planeaba sobre los indescriptibles ojos de Miguel.
-Hablas de duda, me dices que no permita que su bruma nuble mi razón, y eso es precisamente lo que veo en tus ojos, ¿por qué callas Miguel?
Miguel apartó su mirada, para un ser de su naturaleza la mentira no era una opción, sin embargo tampoco podía revelar la verdad…
-Shaka, yo…- Miguel volvió a clavar sus ojos en los de Shaka.- No me está permitido revelarte nada por el momento- sus ojos volvieron a recuperar la difícil tonalidad azulada que los caracterizaba y Shaka supo que le estaba diciendo la verdad.- sin embargo, llegado el momento, seré yo mismo quién te revele la verdad.
Mu permanecía callado, sus ojos no dejaban de escudriñar al misterioso hombre que hablaba con Shaka, “¿qué clase de ser eres?”, se preguntó, “no alcanzo a comprender qué eres. No eres humano. No eres un hombre; ¿qué es lo que siento?, ¿por qué me cuesta tanto discernir tu verdadera naturaleza?, al igual que en Shaka, hay en ti, algo… ¿Divino?”, entonces un ligero estremecimiento recorrió todo su cuerpo; Miguel hablaba con Shaka, sin embargo también le hablaba a él. Mu alzó la vista. La mirada de aquel hombre traspasaba a Shaka, sus indescriptibles ojos estaban fijos en él…
-…no sabes cuánto lo siento, apenas habéis librado una batalla y otra mucho peor se aproxima. Siento que estaba vez siquiera tengáis algo de tiempo para reponeros de vuestras heridas, sin embargo, estos seres llevan milenios aguardando este momento.
-¿A dónde debemos partir en esta ocasión?- preguntó Shaka.
Mientras tanto, Mu no dejaba de recibir imágenes a la vez que se desarrollaba otra conversación paralela a la de Shaka en su mente…

“-¿Qué significa esto?- preguntó Mu.
Cómo en un sueño, Mu abrió los ojos. Los rayos del sol le deslumbraban, estaba tumbado, el cuerpo le dolía, tenía algo aferrado en su mano derecha. Alzó la mano y descubrió una cuerda, el extremo estaba roto… A pesar del intenso dolor que recorría todo su cuerpo era capaz de moverse. Con mucho cuidado se fue incorporando, extrañado contempló sus ropas; aquellas no eran sus vestiduras habituales, de eso estaba seguro. Lentamente, se fue levantando hasta ponerse en pie. A su alrededor había un sinfín de objetos, una mochila, un saco de dormir, útiles de escalada… confuso, Mu anduvo unos pasos, buscó entre los objetos algo que pudiera darle una pista, algo que le resultara familiar, sin embargo, aquellas no eran sus cosas…
Entonces unas imágenes acudieron de repente a su cabeza, estaba escalando, sus manos se aferraban a los cortantes salientes de la roca mientras que él seguía comprobando la seguridad de sus anclajes, cuando de golpe descendió varios centímetros; el corazón le latía con fuerza, lo sentía a punto de estallarle… de nuevo volvió a caer, estaba suspendido sobre el vacío, a sus pies un insondable precipicio lo aguardaba y… la cuerda se rompió y el cayó al precipicio… Al instante otra visión acudió a su cabeza…
La tierra vomitaba ríos de sangre y fuego, sus compañeros… no, aquello no podía ser…, Shura, Death Mask, Saga… pero si estaban muertos…, sus antiguos camaradas yacían ¿muertos?, ¿malheridos?, en torno a él. Un terrible ser, del que manaba una poderosa energía “densa”, oscura, maléfica, luchaba contra Aioria y Milo, pero estos fueron barridos de un solo golpe… Entonces ese ser clavó sus ojos en los suyos…
-Llegado el momento,- la voz de Miguel lo sobresaltó.- me pregunto si quedará en tu interior la fuerza suficiente para poder llevar a cabo tú misión.
-¿Mi misión?,- preguntó Mu- ¿de qué me estás hablando? No entiendo nada, ¿por qué me muestras esto?
-Mira Mu, mira atentamente,- le dijo Miguel- estoy seguro de que conocerás a alguien…”
A la vez con Shaka…

-Absalón, la espantosa criatura alada, aquella cuya sola presencia infunde el terror en el corazón de todos los seres, una bestia temible que surca los cielos desatando terribles tormentas y tempestades. Klycsus, el poderoso ser que habita en las pesadillas, un ser legendario cuyo poder mental es comparable al de los dioses. Y Astharoth, probablemente el más poderoso entre las siete criaturas que Jano encerró, además de su favorito… Astharoth; Shaka, su poder es casi comparable al de Jano, no es de extrañar que lo eligiera a él sobre las demás criaturas; Astharoth puede abrir espacios dimensionales, es capaz incluso de controlar el espacio-tiempo. Como ves, el hecho de que permaneciera encerrado se debe sólo a que Jano dispuso que el permaneciera en la tierra para controlar y dominar a sus otras criaturas. Si Astharoth llega a descubrir lo que ha ocurrido…
-Podría liberar a Jano de su prisión. - dijo Shaka.
-¿Qué piensas Shaka?- preguntó Miguel- Sí, la verdad es que es una lástima que vuestras fuerzas estén tan mermadas, sin embargo,- Miguel comenzó a concentrarse.- si algo caracteriza a los caballeros de Atenea, a los legítimos custodios de la tierra, es vuestra tenacidad y capacidad para superar cualquier adversidad…
En la mente de Mu…

“¿Qué mire atentamente?, pero, ¿qué es lo que debo mirar? De nuevo su mente fue golpeada por las visiones…
Bajo un cielo apocalíptico se estaba librando una batalla entre las fuerzas del bien y del mal; criaturas de pesadilla infectaban la tierra, devorando, arrasando, torturando, matando… del cielo descendían poderosos seres que, junto a sus compañeros, luchaban contra este ejército comandado por…
No, eso no podía ser…, eso era imposible, él no podía comandar a esos seres… de todos los hombres que conocía, de todos los caballeros, él no podía…
-¿Qué significa esto? ¿Dónde se encuentra Atenea?
-Atenea no está.- dijo Miguel- y por primera vez en la historia, no sólo de los hombres, sino de los seres celestiales, libraremos esta batalla conjuntamente.
-¿Qué?- preguntó Mu.- ¡Basta!
-A todos nos llega el momento de realizar algún sacrificio. Mu, caballero de Aries, tú eres el elegido para portar la única arma capaz de detener a ese hombre… Dime, llegado el momento, ¿serás capaz de superar los estrechos lazos de amistad que te unen a él y llevar a cabo tu misión?"

-¿Una excepción?- preguntó Shaka
-Así es.- Miguel extendió los brazos, su poderosa aura comenzó a aumentar en intensidad.- Como bien sabes, no me está permitido intervenir directamente en las cuestiones de los hombres a menos…
-A menos que un demonio superior intente desestabilizar el orden natural…
-Así es.- Miguel sonrió y comenzó a desplegar sus alas…- Estas criaturas, a pesar de todo su poder y su maldad, no pertenecen a la jerarquía de los demonios superiores, de hecho, siquiera están considerados criaturas demoníacas. Teóricamente no puedo intervenir en una confrontación directa con ellos…
-Sin embargo…- prosiguió Shaka.
-Al igual que ilumino el camino de los hombres, puedo, en una situación de extrema gravedad y siempre que ese hombre recurra a mí por voluntad propia, interceder por él, canalizando toda mi fuerza y poder hacia su persona.
-Pero, para poder canalizar toda tu fuerza hacia una persona, ese hombre, ese ser, debe poseer algo que tú le hayas entregado; algo con lo que… -“la pluma plateada”, pensó Shaka, “por eso me la entregaste…”- tú le protejas.

EN EL SANTUARIO

Aldebarán abrió los ojos y alzó la mirada, Aioria se puso en pie de inmediato, Milo detuvo su deambular; ante los ojos de los tres caballeros Mu y Shaka se materializaron…
-¡Mu!- Aioria descendió hasta donde ambos caballeros se encontraban.-Mu, ¿estás bien?, ¿ya te has repuesto de tus heridas?- Aioria no daba crédito a lo que sus ojos veían; cuando Shaka partió con Mu en sus brazos, este estaba más muerto que vivo, y sin embargo ahora…
-Sí, creo que nunca antes me había sentido mejor.- contestó Mu, sin embargo una extraña mueca apareció en sus labios.
-¿Seguro?- preguntó Milo, a quien no le había pasado desapercibido aquel extraño gesto.
-Sí, me encuentro muy bien.
“¿Qué misterio es este?”, se preguntó Aldebarán, “eres reservado Mu, pero no al extremo de Shaka; ¿qué te ha pasado?” Aldebarán sacudió su cabeza meditabundo, algo preocupaba a Mu… pero ¿qué era lo que le preocupaba?

ABSALÓN LA PODEROSA BESTIA ALADA

A medida que se iban acercando, la tormenta crecía en intensidad. Vientos huracanados barrían y sacudían la vegetación, mientras que las olas penetraban en el interior asolando los poblados cercanos a la costa… Mu y Aioria contemplaron entristecidos a las gentes de esos poblados en su lucha por sobrevivir, conscientes de que debían llegar al cráter del volcán antes de que Absalón consiguiera romper definitivamente sus cadenas y sobrevolara el poblado.
Finalmente alcanzaron la boca del volcán. Fuertes temblores sacudían la tierra, una lluvia de cenizas cayó sobre las doradas armaduras oscureciéndolas, vapores venenosos ascendían desde las entrañas de la tierra, sin embargo los caballeros se hallaban protegidos por sus poderosos cosmos y por algo más…
-Absalón no debe de tardar mucho en despertar.- dijo Aioria.
-Debemos descender al interior del volcán, si es posible, debemos evitar a toda costa que esa criatura abandone su prisión…
Sin embargo, en esos momentos, un terrible graznido surcó el cielo. Ambos caballeros cayeron de rodillas al suelo, llevándose sus manos al pecho, donde sus corazones corrían desbocados… Unas poderosas descargas azuladas se abatieron sobre la tierra… hasta sus oídos llegaron el clamor, el dolor de las gentes del pueblo, mientras que toda la vegetación comenzaba a arder y las olas alcanzaban la base del volcán.
Hasta la boca de ambos caballeros llegó el sabor metálico de la sangre, sus pieles estaban erizadas y sentían un terrible hormigueo en la nuca.
-Así que este es su poder.- dijo Mu.- Infundir el terror, el pánico en el corazón de las personas.
Llevándose la mano a la boca del estómago, Aioria se fue poco a poco incorporando, nunca antes había sentido nada parecido, un nudo en el estómago casi le impedía respirar…
-Mu, debemos sobreponernos, no podemos perder más tiempo, debemos encontrar a ese engendro y destruirlo.
Haciendo una gran esfuerzo, Mu fue poco a poco recobrando su compostura, el corazón aún les palpitaba con violencia cuando… tras una tremenda sacudida que casi les hace caer desde la cima del volcán, toneladas de rocas, cenizas y lava fundida salieron despedidas; el cielo se oscureció por completo, la temperatura era insoportable y, desde el interior del volcán, una terrible figura, un ser de pesadilla provisto de unas alas de fuego graznó al cielo…

KLYCSUS EL LEGENDARIO SEÑOR DE LAS PESADILLAS

Abriéndose paso a través de la total oscuridad, iluminando con sus cosmos apenas unos pocos centímetros, Aldebarán y Milo avanzaban rompiendo, resquebrajando literalmente el negro manto que se cernía amenazante sobre la ciudad. Debían avanzar con extremo cuidado, procurando no pisar ni golpear los cuerpos de las personas que yacían dormidas en el suelo…
-Dios mío,- dijo Aldebarán- ¿qué se supone que les está haciendo?
-¡Oh, no!- Milo se lamentó cuando contempló el rostro de una niña que yacía sobre el pecho de su madre. El rostro de la pequeña estaba desencajado, sus labios temblaban y, sus cabellos, sus largos cabellos oscuros se estaban volviendo blancos.- ¡Malditas criaturas! Aldebarán ¿dónde demonios…?- Milo giró sobre sí mismo- ¿Aldebarán?
“Estaba a mi lado, hace unos segundos estaba justo a mi lado…” se dijo Milo así mismo, “No nos hemos separado, ¿cómo puede ser esto posible?”
-¡Milo!- gritó Aldebarán.
Aldebarán comenzó a buscar en torno a él; “estaba a mi lado, permanecíamos tan pegados que nuestras armaduras chocaban… ¿cómo es posible?, no me he separado de él, debe de estar muy cerca…”
Sin embargo, la oscuridad que se cernía sobre la ciudad también se cernía sobre sus corazones…
“Es una pesadilla,” se dijo Milo así mismo, “claro, ese es su poder, en realidad no nos hemos separado, estaremos entonces… ¿soñando?”, al percatarse de la realidad, Milo abrió los ojos de golpe… “No, no debemos dormir, Shaka y Mu nos advirtieron, tengo que despertar, tengo que abrir los ojos y tengo que…”
“Son imaginaciones mías o aquí hace cada vez más frío”. Aldebarán seguía buscando a Milo, concentrando su cosmos había conseguido que este aumentara en intensidad, “en la oscuridad, incluso la llama de una cerrilla debería ser suficiente para guiar a alguien…” entonces lo vio, algo así como un destello, una luz dorada que avanzaba hacia el este, un cosmos brillante, poderoso, que debía pertenecer a Milo…

ASTHAROTH EL PUÑO DERECHO DE JANO

Shaka contempló absorto el cielo limpio y puro del pueblo. Una suave brisa con intenso olor a salitre meció sus cabellos… “qué día tan hermoso, aquí sólo se respira paz y tranquilidad”, pensó, sin embargo, al instante recordó el porqué de su estancia en aquel lugar.
“´Recuerda Shaka, que Astharoth es capaz de manipular el tiempo, puede desplazarse a través de las dimensiones, así como abrir y cerrar portales en torno a él. No hace falta que te diga que su fuerza es prodigiosa, es un adversario temible, por algo es el favorito de Jano. Es una lástima que estos tres seres hayan despertado al mismo tiempo, si consigues atraer su atención, si eres capaz de entretenerle el tiempo suficiente…, si consigues eso, os quedará al menos una oportunidad…”
Las palabras de Miguel aún resonaban en su cabeza; entretener a Astharoth, jugar con él al juego del gato y del ratón, mantenerlo ocupado el tiempo suficiente para que los demás completen sus respectivas misiones y entonces…
Shaka abrió los ojos de golpe, algo, alguien había aparecido a su espalda…

CON EL PÁNICO EN EL CUERPO

-¡Muro de cristal!
Mu activó su protección en torno a él y a Aioria, al tiempo que sobre ambos caía una lluvia de lava y materiales volcánicos. Con la erupción, Absalón había asomado al cráter del volcán desde donde observaba a los dos caballeros.
-Bonito pajarraco- comentó Aioria al tiempo que incrementaba su cosmos.
-Es espantoso- dijo Mu.
Absalón semejaba más bien una enorme serpiente alada, provista de dos poderosas garras y un pico extremadamente fuerte y recortado. La lava bañaba su escamosa piel y alimentaba sus poderosas e ígneas alas.
-¡Plasm…!- Aioria iba a lanzar su ataque sobre Absalón, cuando la criatura volvió a lanzar su potente graznido al cielo. Al instante, Aioria sintió como la sangre se le paralizaba en el interior de sus venas.
Mu contemplaba absorto a su compañero, a él también le costaba moverse, ¿cómo era posible?... entonces Absalón batió sus tremendas alas… una inmensa ola de fuego, lava, rocas y demás materiales provenientes del volcán se dirigía a toda velocidad hacia ellos.
Concentrándose, Mu consiguió aferrar a Aioria por el brazo y tele transportar a ambos apenas un segundo antes de que la ola impactara contra ellos. Entonces Absalón emprendió el vuelo.
Ambos caballeros aparecieron justo a los pies del volcán, enormes olas inundaban, arrasaban la costa y lamían la base del volcán, rompiendo contra los pies de los caballeros…
-¿Qué me ha sucedido?- preguntó Aioria- Por primera vez en mi vida no he sido capaz de llevar mi ataque a su fin, estaba…
-Paralizado.- concluyó Mu,- estábamos paralizados por el miedo.
Otro graznido sesgó la oscuridad reinante…
-¡Aioria!- con un gesto Mu lanzó a Aioria varios metros hacia atrás, mientras que activaba su muro de cristal sobre el que impactaron cientos de descargas azuladas, que el muro fue incapaz de detener. Mu lanzó un alarido al recibir el impacto de los rayos potenciadas sus descargas por el mar…
El caballero cayó sobre la tierra húmeda, mientras que Aioria corría en su dirección…
-¡Mu!- gritó Aioria, cuando vio que el caballero comenzaba a levantarse.- ¿Te encuentras bien?
-Podría haber sido mucho peor. Cuidado Aioria, ahí viene de nuevo…
Desde el cielo, Absalón dirigía sus ataques hacia los caballeros. En esta ocasión, la criatura realizó varias pasadas circulares sobre los caballeros quienes, de buenas a primeras, sintieron como en torno a sus cuerpos aumentaba la temperatura considerablemente…
-Pero, ¿qué demonios pretende?- dijo Aioria- ¿cocernos?
En ese momento, y desde el cielo, un inmenso aro de fuego se cernió sobre los dos caballeros que quedaron atrapados en su interior… el agua del mar comenzó a hervir y evaporarse, de suerte que sus armaduras doradas los protegían, sin embargo, aquella calor comenzaba a ser insoportable… hasta donde sus ojos les permitían ver, todo era fuego y destrucción…
-Sácame de aquí Mu.
Al instante Mu se tele transportó junto a Aioria de nuevo al cráter del volcán. Absalón se lanzó en picado en dirección a ellos…
-Esta vez no te vas a ir sin recibir nada a cambio.- dijo Mu al tiempo que, concentrando su cosmos lanzaba su ataque- ¡Extinción de la luz estelar!
Absalón recibió el golpe de Mu en el momento en el que se disponía a lanzarse con sus garras sobre los caballeros; el poderoso ataque le hizo retroceder, algunas de sus plumas de fuego se abatieron sobre la tierra, pero, al parecer, no había sufrido mucho más daño…
-Mu- empezó Aioria- quiero que me envíes a su espalda.
-¿Cómo?
-Haz lo que te digo, usa tus poderes telequinéticos, sitúame justo encima de él, sobre su espalda, entre sus alas…
Absalón se dirigía de nuevo hacía ellos… la energía de Mu comenzó a rodear a Aioria y al instante, este despegó del suelo apareciendo justo encima de Absalón, entre sus poderosas alas, donde el calor era insoportable…
Al notar el cuerpo de Aioria sobre su espalda, Absalón lanzó un poderoso graznido; Mu volvió a caer de rodillas al suelo, el corazón le latía desesperado… su sangre parecía no querer fluir por sus venas… una terrible punzada le hizo llevarse la mano al pecho, su corazón quería salir al exterior, sentía como intentaba por todos los medios estallar en su interior… “Aioria”, pensó…
El terrible graznido casi le hace precipitarse al vacío desde la espalda de Absalón hasta el cráter del volcán, sin embargo, a pesar de que el corazón le iba a salir por la boca, Aioria, había conseguido aferrarse en un último momento a la cola de la criatura, dónde había hundido su puño, provocando que Absalón se retorciera a causa del dolor y agitara violentamente la cola en un vano intento por zafarse del caballero que no soltaba a su presa… Desde allí, concentrando su cosmos, Aioria alzó su puño izquierdo descargándolo algo más arriba, hundiéndolo en la escamosa carne del ser que se retorcía a causa del dolor mientras que él ascendía, escalaba sobre su espalda…, otro golpe, otro más… hasta llegar de nuevo a situarse entre las alas del espantoso ser…
Mu contemplaba desde el cráter del volcán la batalla que estaba librando su compañero… Absalón se retorcía a causa de los tremendos impactos que le propinaba Aioria, lanzándose empicado sobre la tierra, realizando giros imposibles en el aire, pero Aioria seguía allí, sobre él… tal era su tenacidad…
Entonces, de repente Absalón extendió sus enormes alas. Realizó varios giros con su cabeza y cerrando posteriormente sus alas de golpe…
-¡Mu!- gritó Aioria.
Miles, de plumas de fuego, descendieron sobre el caballero de Aries quién intentó por todos los medios esquivarlas, las plumas se clavaban en la tierra, haciéndola estallar, arrasando con todo a su paso… varias impactaron contra Mu, provocando que este cayera rodando desde la cima del volcán…
-¡Maldito engendro del demonio!- gritó Aioria, al tiempo que incrementaba su cosmos… descargas doradas rodearon su cuerpo… con toda su ira contenida, Aioria, hundió sus pies sobre la espalda de la criatura, que no dejaba de estremecerse y retorcerse por el dolor… con sus pies anclados sobre la criatura, Aioria recuperó la verticalidad de su cuerpo…”es ahora o nunca”, pensó…allí, escondida tras su armadura, junto a su pecho, se hallaba la pluma plateada que Shaka le había entregado…- veamos ahora que tan grande es tu poder…
Aioria se concentró en su ataque, invocó, tal y como Shaka le había dicho, la ayuda, la protección de aquel misterioso ser, entonces lo sintió…
Desde su interior, desde su corazón, comenzó a brotar una poderosa aura blanca que lo rodeó por completo… sus brazos, sus músculos, comenzaron a temblar, sin embargo aquella sensación no era desagradable, más bien al contrario… entonces supo que había llegado el momento…
Aioria concentró todo su cosmos, Absalón no dejaba de debatirse con el caballero cargado a su espalda, nunca antes su energía, su poder había sido tan…
Llegado el momento Aioria gritó como nunca antes lo había hecho, Mu contemplaba atónito a su compañero, al gritó de Aioria se sumó otra voz…
-¡PLASMA RELÁMPAGO!
-¡PUÑO DE DIOS!
Una inmensa bola de energía blanca y pura, rodeada por miles de rayos dorados, impactó de lleno sobre el cuello de Absalón… la cabeza del ser estalló en miles de pedazos y mientras que el cuerpo del ser, rodeado aún por las poderosas descargas del ataque de Aioria se precipitaba al suelo convertido en una masa llameante… Mu, concentraba toda su energía en torno a Aioria, quién, de no haber sido por la intervención de su amigo, habría acabado estrellándose junto a lo que quedaba del cuerpo de la criatura en el interior del volcán…
-Aioria, ¿te encuentras bien?- Aioria tenía los ojos desencajados y en blanco- Mu tuvo que sacudirlo varias veces para que se recuperara…
-¿Qué ha sido eso?- consiguió articular.- Mu, yo…
-Lo has hecho, Aioria,- sonrió Mu- has acabado con ese ser terrorífico… Edited by plata
Link to comment
Share on other sites

  • Invitados
tiene que ser condenadamente difícil la historia que estás elaborando amigo, bueno esta parte no es la más terrorífica pero está genial, tiene ideas fantásticas que ya están provocando chispas en mi cerebro :D igual saco alguna idea de eso jejeje

bueno amigo ahora que estas menos liado seguro que terminas la obra que me estas dejando intrigadísimo

Bueno un saludo y decirte también que me gusta tu forma de comentarla te hace caer en las propias garras de Astaroth y Jano :lol: :lol:

PD. en cierto modo me recuerdan algunos personajes a otros de otros mangas exactamente no son los mismo pero... algún parecido tienen jejeje
Link to comment
Share on other sites

Buenas Archard, gracias por pasarte por aquí y comentar. La verdad es hace mucho tiempo que se me fue la pinza con esto de los bichejos, pero fíjate lo que son las cosas... la historia que en un principio tenía en mente no tenía nada que ver con estas criaturas, era más bien algo parecido a lo que Miguel le ha desvelado a Mu entre visiones...(así es como a mí se me presentan las historias...). En su momento me pareció muy, pero que muy complicada de llevar a cabo, y me decanté por mis criaturitas.
Por cierto, si se parecen a alguna de los comics es pura casualidad, mi intención era que se parecieran más a las criaturas de mi mentor H.P. Lovecraft, sólo que algo más actualizadas, sin tantas cosas bulbosas y... bueno, ya te imaginas...
Voy a intentar aligerar algo la cosa, pero siempre que acabo una parte me quedo un poco... vacío de ideas. :blink:
No se por dónde le voy a meter mano a lo que sigue :D
Lo de las visiones de Mu, son otra historia :mellow:
Link to comment
Share on other sites

  • Invitados
ya no som exactamente igual solo que el caracter me lo parece :lol: los personajes son tuyos exclusivos :rolleyes:
Link to comment
Share on other sites

Muchas gracias Milo de Escorpio por seguir leyendo mis locuras, cada vez que termino una parte me quedo un poco :Face (27): estoy a la espera de que me sobrevenga una de mis visiones.... entonces comenzaré de nuevo.... tengo mucha guerra que darle a estos dorados :lol: Gracias de nuevo compañero.
Link to comment
Share on other sites

  • 2 months later...
q gran trabajo compañero plata y q bien narrado esta. el el primero de tus trabajos q leo y te aseguro q no sera el ultimo. fantastica la descricion de las escenas.
Link to comment
Share on other sites

Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar, la verdad es que se agradecen mucho vuestros comentarios, a mí me basta con que disfrutéis mucho con la historia... por cierto Tango, esto empezó con el mensajero.... :D Lo digo por que aquí te habrá pillado la historia como un poco descolgá...
Muchas gracias de nuevo y un saludo [b]Tango[/b] :)
Link to comment
Share on other sites

No te preocupes amigo plata, te escribí aki porq fué hasta donde llegue de tu obra, mañana me he propuesto terminar tu obra del tiron!!!! :rolleyes:
Link to comment
Share on other sites

Después caí, pero en fin... gracias compañero, valor tienes si lo haces del tirón... :D
Un saludo y de nuevo gracias por pasarte por aquí y leernos... :)
Link to comment
Share on other sites

  • Invitados
Guest Revenge
Pues amigo recien inicio a leer pero sabes ya estoy enganchado al 100% haaaaaaa

me gusta tu forma de narracion, forma de escritura y de como manejas los momentos en tu historia..

La verdad espero que sigas y sigas ya que la historia esta estupenda.
Link to comment
Share on other sites

Muchas gracias compañero, espero que disfrutes mucho pues esa es la idea... si has llegado hasta Absalón, sólo te puedo decir que te dejes atrapar por Klycsus y que caigas rendido ante Astharoth... :D
Gracias de nuevo [b]Revenge[/b], compañeros como tu sois los que nos empujáis a seguir escribiendo...Un saludo :)
Link to comment
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
  • Recently Browsing   0 members

    • No registered users viewing this page.
×
×
  • Create New...